DEPORTES


Deporte y pasión

Los más importantes clásicos reales e históricos del Fútbol Argentino



Fecha: 20/01/2009   11:19  |  Cantidad de Lecturas: 6706

En la edición del 8 de diciembre de Zona Norte Diario le ofrecimos un informe especial acerca de los clásicos históricos del fútbol argentino, protagonizado por los dos clubes más populares de la Zona Norte del Gran Buenos Aires: Platense y Tigre, dando cuenta acerca del origen y los motivos de la rivalidad entre ambos; en la presente nota, ampliamos esa información detallando todos los clásicos reales de nuestro fútbol, con sus antecedentes y datos curiosos







Este testimonio surge por la confusión reinante en los diversos foros de internet donde las nuevas generaciones de hinchas de fútbol inquieren acerca de quienes son los auténticos rivales de equipos como: Velez, Quilmes, Chacarita, Ferro, Argentinos Jrs. O Almirante Brown, por citar alguno de los tantos ejemplos que hemos encontrado.
A menudo, cuando los rivales se encuentran en categorías diferentes (por cuestiones deportivas) es común que las rivalidades tradicionales se 'duerman un poco' y con el tiempo surjan otras que a futuro solo aportarán confusión.
Lamentablemente, erróneamente a cualquier partido ‘picante’ se lo llama clásico. Pero a ciencia cierta, éstos son los verdaderos clásicos históricos del fútbol argentino: Boca vs River; Independiente vs Racing; Huracán vs San Lorenzo; Gimnasia vs Estudiantes de La Plata; Platense vs Tigre; Ferro vs Velez; Lanús vs Talleres de Remedios de Escalada; Bánfield vs Los Andes; Rosario Central vs Newell’s; Colón vs Unión; Belgrano (Cba) vs Talleres (Cba); San Martín (Tuc) vs Atlético (Tuc); Ben Hur de Rafaela vs Atlético de Rafaela; Arsenal vs El Porvenir; Chacarita vs Atlanta; Sp. Italiano vs Dep. Español; Almirante Brown vs Nueva Chicago; Dep. Merlo vs Argentino de Merlo; All Boys vs Argentinos Jrs; Flandria vs Luján; Argentino de Quilmes vs Quilmes; San Telmo vs Dock Sud; Estudiantes vs Almagro; Alvarado de Mar del Plata vs Aldosivi; Excursionistas vs Defensores de Belgrano; Atlas vs Leandro N. Alem; Villa Dálmine vs Defensores Unidos; Barracas Central vs Sp. Barracas (hoy llamado: Sp. Barracas Bolivar); Central Córdoba de Rosario vs Argentino (R); Comunicaciones vs General Lamadrid; Instituto de Córdoba vs Rácing (Cba); Villa Mitre de Bahía Blanca vs Olimpo; Villa San Carlos vs Def. de Cambaceres; etc, etc, etc.
La gran mayoría de ellos encuentran su explicación por cuestiones estrictamente barriales, de vecindad, y sus orígenes se remontan a la era amateur (entre 1915 y 1931).
Si bien a Boca-River se lo denomina el superclásico del fútbol argentino, a criterio de quien escribe este informe, este mote debiera llevarlo la rivalidad entre Racing e Independiente, teniendo en cuenta que a cada estadio solo los separan 400 metros y que ambas hinchadas tienen una convivencia permanente en el mismo lugar desde hace más de 100 años.
Esta rivalidad comenzó a principios del siglo XX, cuando empezaron a compartir la ciudad de Avellaneda.
Mientras en la era amateur Independiente obtuvo la primera victoria de la historia de este clásico por 3 a 2; Racing se adjudicó el primer clásico del profesionalismo por 7 a 4. Desde 1931 hasta 1973 ‘la academia’ detentó la supremacía en estos partidos, pero desde 1974 hasta hoy ‘el rojo’ dio vuelta la estadística logrando prevalecer.
Al día de la fecha (21 de enero de 2009), la estadística de partidos oficiales por todo concepto (era amateur en Segunda y Primera División, y Profesionalismo) arroja lo siguiente: Independiente ganó 78 partidos, empataron 62 veces, y Racing se impuso en 59 ocasiones.
Este clásico no se disputó en 1910 y 1911 ya que Independiente aún estaba en segunda división. Esto volvió a suceder en 1984 y 1985 debido al descenso de Racing a la segunda división.
Teniendo en cuenta lo apuntado para Racing e Independiente, sin dudas la apreciación más justa para Boca-River debiera ser: “El clásico más importante del fútbol argentino”.
La rivalidad entre ‘xeneizes’ y ‘millonarios’ comenzó a cimentarse a principios del Siglo XX, cuando dichos clubes compartían el barrio de la Ribera de la Boca. Ha sobrevivido a numerosos capítulos que quedaron en la historia del deporte argentino, tanto positivos como negativos, como la gran final que Boca le gana a River en 1976 por 1 a 0 (la única de la historia) en cancha de Racing; la vuelta olímpica que River da en la cancha de Boca en 1986 con dos goles de su máximo ídolo: Norberto Alonso; el trágico episodio de la Puerta 12, con el fallecimiento de más de 60 hinchas boquenses que sufrieron una avalancha al encontrar cerrada esa puerta de egreso; o la muerte de dos riverplatenses en una emboscada en la Boca, tras un encuentro entre ambos clubes.
Algunas fuentes indican que el origen de este clásico tiene su punto de partida en un amistoso jugado el 2 de agosto de 1908 en el campo que Boca Juniors tenía en Dársena Sur con triunfo del local por 2-1.
Sin embargo, la mayor parte señala como primer ‘superclásico de la historia’ el disputado el 24 de agosto de 1913 (en cancha de Racing) con victoria de River por 2-1.
La estadística total (por todo concepto, partidos oficiales y amistosos, era amateur y profesional, copas...) indica que Boca ganó 119 partidos, empató 101 y River ganó 105.
Reconocimiento: Para señalar su gran relevancia mundial, es importante destacar una encuesta realizada por el diario inglés ‘The Observer’. Con motivo de su 50 aniversario éste periódico decidió consultar a expertos del deporte sobre un evento que consideren apasionante. El editor de la revista ‘World Soccer Magazine’ fue el elegido para el fútbol y describió este encuentro como: "insuperable por ningún otro en el mundo por su pasión e intensidad".

* Atlanta vs Chacarita

Hoy por hoy, muchas jóvenes parcialidades de diferentes clubes consideran a Chacarita Jrs como su auténtico clásico rival, pero no tengan ninguna dudas de que es el Club Atlético Atlanta el real clásico de los “funebreros”.
Si bien, el estadio de Chacarita se encuentra en San Martín (Provincia de Buenos Aires) y el de Atlanta en Villa Crespo (Capital Federal), hasta mediados de la década del ’40 a ambas canchas solo las separaba unos cuantos metros, siendo el origen de esta rivalidad estrictas cuestiones de vecindad.
Mientras la dirección de la cancha de Atlanta era Humboldt 470, la de ‘Chaca’ se situaba en el 345 de la misma calle.
Chacarita mudó sus instalaciones al distrito bonaerense en 1945, siendo inaugurado el 8 de julio de ese año.
Cuenta la leyenda, que los terrenos del “funebrero” en Villa Crespo fueron incorporados al patrimonio de los “bohemios”. Este episodio potenció la pica histórica entre ambas parcialidades (que no se ven las caras en un estadio de fútbol desde hace una década, por militar ambas instituciones en distintas categorías).
Con los nuevos terrenos anexados, en 1960 Atlanta construyó su actual estadio (hoy en vías de remodelación).
El primer enfrentamiento oficial entre ambas escuadras aconteció el 13 de noviembre de 1927, luego de la reunificación de las dos federaciones de fútbol que existieron en Argentina durante los años 1920. Aquel encuentro terminó con victoria de Chacarita por 2 tantos a 0. La primera victoria oficial de Atlanta llegó en 1930 tras imponerse por 1 a 0 en condición de visitante.
En total por partidos oficiales jugaron en 126 oportunidades, con 34 victorias para Atlanta y 144 goles, contra 54 triunfos de Chacarita y 191 goles, mientras que los 38 encuentros restantes finalizaron en empate.

* Argentinos Jrs vs All Boys

El rival histórico de la Asociación Atlética Argentinos Jrs es el Club Atlético All Boys, donde ambas parcialidades protagonizan varios hechos de violencia sin la necesidad de enfrentarse ambos equipos, ya que el ‘Bicho’ y el ‘Albo’ llevan 10 años sin disputar este clásico de barrio.
Hoy por hoy, y desde hace muchos años, a ambos estadios solo los separan 15 cuadras uno del otro. Y los une la Av. Alvarez Jonte.
En cada enfrentamiento entre ambos equipos, la historia señala que las hinchadas marchaban caminando en masa por esta arteria (cortando la circulación vehicular) y se desplazaban de un estadio al otro, claro está dependiendo de la localía.
Desde la era amateur y hasta 1955 (en la profesional, cuando Argentinos Jrs se asentó definitivamente en Primera) los jugadores de uno y otro han disputado este importante encuentro deportivo: con uñas y dientes bien apretados.
Toda una 'fiesta' para los barrios Floresta y La Paternal.
Luego, desde 1973 a 1980, se revivió la rivalidad en Primera División (ya que All Boys estuvo en la divisional superior a lo largo de 8 años consecutivos), y más tarde volvieron a enfrentarse en el ascenso, cuando descendió Argentinos.
Dentro de las canchas, el 'bicho' y el 'albo' se enfrentaron en más de 60 ocasiones, en ambas categorías. Y ‘fuera de las canchas’ es algo cotidiano, donde cada uno que deambule por esos barrios puede ver pintadas alusivas entre uno y otro.
Es importante destacar que desde hace varios años la gente de Argentinos Jrs ha cosechado una gran rivalidad barrial muy fuerte e importante con Velez Sárfield por cuestiones de cercanía, compartir con continuidad la Primera División, haber salido campeones (los dos) de la máxima categoría, haber ganado copas internacionales; tener una nutrida cantera en cuanto a divisiones inferiores...
A su vez, desde 1980 la hinchada de Argentinos Juniors también comenzó una rivalidad con la gente del Club Atlético Platense.
Esto surgió a partir de un partido jugado en el Nacional de 1980. Platense necesitaba ganar para quedar cerca del campeonato, sin embargo perdió con gol de Diego Armando Maradona por 1-0.
Luego del partido la hinchada del equipo de La Paternal festejó el triunfo en forma desmedida y ese fue un trago muy amargo para los ‘calamares’.
¡Pero a no confundirse! La rivalidad entre estas hinchadas surgió ese año y no antes, como suele decirse erróneamente en diversos foros de internet. Por eso, de ninguna manera debe considerarse a Platense y Argentinos Jrs como ‘el clásico’ y mucho menos como un ‘clásico histórico’. Y ésta es su explicación:
Entre ambos no hay relaciones de vecindad, es muy difícil encontrar un simpatizante de Platense en La Paternal o sus adyacencias y lo propio sucede con la gente de Argentinos Jrs, prácticamente no hay ninguno en la zona de Saavedra, Núñez, Vicente López, Olivos, Munro, Martínez o Villa Urquiza.
Por otro lado, de 1980 para atrás los enfrentamientos deportivos entre ambos no han sido muchos ni trascendentes (o sea: no pelearon mano a mano un campeonato, una copa o la lucha por no descender).
Mientras Platense comienza a disputar campeonatos oficiales en Primera División en 1915 (era amateur, en la misma liga que Racing, San Lorenzo, River o Tigre, entre otros), con la gente de La Paternal recién se ven las caras en 1927 y solo por una década, ya que en 1937 el ‘Bicho’ pierde la categoría.
Mientras Argentinos Jrs retorna a Primera en 1955, ese mismo año Platense desciende a la B y regresa a Primera en 1964, enfrentándose los dos nuevamente en 1965 (o sea, 28 años después).
Pero solo lo harán por 7 temporadas, ya que en 1971 los “calamares” descienden a la “B” por 5 años. Y luego sí, lo harán con una continuidad importante desde 1976 a 1999 (año en que Platense vuelve a descender).

* Almirante Brown vs Nueva Chicago

En estos últimos tiempos, comúnmente diversos medios periodísticos denominan a Dep. Morón y Almirante Brown como “el clásico”, siendo esta apreciación también errónea.
Es cierto que entre las dos hinchadas hay ‘pica’, pero esta rivalidad surgió en los últimos años.
En la sangre de la gente de Almirante Brown, lo más semejante a un ‘clásico histórico’ es su antipatía con la gente de Nueva Chicago. Institución vecina, donde ambas hinchadas han protagonizado numerosos hechos de violencia a lo largo de toda la historia.
Mientras la masa del simpatizantes del ‘Torito’ está anclada en el barrio capitalino de Mataderos, la de los ‘mirasoles’ se sitúan muy cerca: en Isidro Casanova (San Justo, Provincia de Buenos Aires).
A ambas parcialidades las separa la Av. General Paz y las une la Av. Juan B. Alberdi (en Capital) y su continuación hacia el lado de la Provincia.
En aquellas recordadas jornadas de ‘gran efervecencia’, hinchas de uno y otro equipo se dirigían caminando masivamente por esta arteria hacia el estadio de Chicago o Brown.
La bronca entre ambos terminó de solidificarse luego del campeonato de Primera “B” de 1972, que los dos conjuntos pelearon cabeza a cabeza, siendo Chicago escolta de Brown a escasos puntos a lo largo del 95 % del certamen.
Los de Mataderos llegaron a vencer a los de San Justo, y hasta lograron arrebatarle la punta, pero los de Almirante volvieron a conquistarla al poco tiempo.
Hubiera sido la posibilidad histórica de que una de las dos instituciones vecinas subiera a la “A” por primera vez, pero... en la última fecha los dos se cayeron y el campeón fue el Club A. All Boys, que venía bien afiladito desde 15 fechas atrás.
Es bien cierto que la gente de Nueva Chicago también tiene una rivalidad importante con los ‘Albos’ de Floresta, pero ya hemos explicado que el rival histórico de All Boys es Argentinos Jrs.
Además, en sus últimas intervenciones en la máxima categoría, los de Mataderos cimentaron una pica importante con los hinchas de Velez Sárfield, pero es importante destacar que el clásico histórico de éste último es Ferrocarril Oeste.
Una Curiosidad:
En los primeros años, las parcialidades de Chicago y Brown eran amigas. Esto es muy atípico entre los clásicos históricos del fútbol argentino, pero realmente fue así. Algo semejante ocurrió con dos modernas y modestas instituciones de nuestro fútbol: Argentino de Merlo y Deportivo Merlo, quines hoy se odian.

* Ferro vs Velez

El descenso sin retorno hasta nuestros días del Club Ferrocarril Oeste, provocó nuevas enemistades importantes para la gente de Velez Sárfield que hoy por hoy se prestan a la confusión.
Las más importantes: Velez vs Argentinos Jrs (llamado ‘clásico’ por estos días) y Velez vs San Lorenzo.
Pero a no dejarse engañar: Velez vs Ferro es la auténtica rivalidad histórica.
El bien llamado: “Clásico del Oeste”, donde a ambos clubes e hinchadas los une las vías del ferrocarril y las estaciones Caballito y Liniers.

* Quilmes vs Argentino de Quilmes

Entre 1895 y 1899 había un equipo de fútbol llamado El Relámpago, formado por jugadores de descendencia criolla que pretendían mostrarse ante Quilmes Athletic Club, esta última entidad de raíces inglesas que monopolizaba el fútbol de Quilmes y no dejaban participar en su equipo a jugadores a nativos de estas tierras.
Por eso, el 1 de diciembre de 1899 un grupo de estudiantes argentinos del Colegio Nacional de Buenos Aires (algunos eran integrantes del equipo El Relámpago) fundó el Club Argentino de Quilmes, para la práctica de fútbol criollo.
El primer presidente de esta institución fue Julio Castellanos y la primera cancha estuvo ubicada en el terreno entre las calles Saveedra, Brown, Lavalle y Paso, donde levantaron una casilla como vestuario.
Los fundadores establecieron normas propias que se diferenciaban del club vecino inglés, como por ejemplo a la costumbre de agasajar a los equipos visitantes con té y masas que ofrecía el Quilmes Atletic Club se la reemplazó por mate cocido (de aquí el apodo de la institución: ‘El Mate’) con bizcochitos de grasa.
En la era amateur y en el ascenso (pero en el profesionalismo) ambos equipos fueron protagonistas de grandes batallas deportivas, entre ellas, cuando Quilmes y Argentino de Quilmes dirimieron el torneo de Segunda División de 1938.
Por aquel entonces, ‘El Mate’ llegó a la máxima categoría del fútbol profesional de la AFA, al salir campeón y ganarle a su clásico rival en la final, teniendo en cuenta que los dos equipos habían igualado en puntos el primer puesto.
En reiteradas ocasiones, ambas instituciones estuvieron en diferentes categorías, pero eso no fue motivo para que no se juegue ‘el clásico’, ya que comúnmente se disputaba la Copa Ciudad de Quilmes.
Hoy por hoy, Quilmes está en el Nacional “B” y Argentino en Primera “D”.

* Dep. Español vs Sp. Italiano

La rivalidad entre las hinchadas de estas instituciones obedece a antecedentes puramente de ‘colectividades’ y no vecinales, de todas formas teniendo en cuenta que Sp. Italiano acaba de inaugurar su estadio cerca de Ezeiza, y la cancha de Español se halla en el Bajo Flores (Capital Federal), a ambos estadios los une la Autopista Richieri, y en este sentido el criterio de vecindad será una mera cuestión de tiempo.

* Excursionistas vs Defensores de Belgrano

Este es conocido como “el Clásico del Bajo Belgrano”. Lo cierto es que la gente de Excursionistas y Defensores de Belgrano (cuyos estadios están a muy pocas cuadras y los une la Av. Libertador), se odian desde la era amateur del fútbol argentino.
A pesar de que en los últimos tiempos no se han enfrentado por militar en diferentes categorías, éste clásico tiene antecedentes de Primera División (entre 1915 y 1931) y en las diferentes categorías de ascenso.
Además se nutre de los siguientes condimentos:
1) Defensores de Belgrano lo bajó de categoría en la última participación de Excursionistas en la Primera “B”.
2) Excursionistas aventaja a Defensores en la estadística de partidos jugados entre uno y otro.
3) Adrián Suar llegó a hacer una tira televisiva sobre este “clásico del fútbol argentino” protaginizada por Carlos Calvo, ‘China’ Zorrilla, Mariano Martínez y Laura Azcurra. La misma (realizada hace una década) puede verse en el canal de cable ‘Volver’ los domingos a las 21 hs.

* ¿El Clásico del Sur?

Otro error de los medios periodísticos y del público en general es considerar a Banfield y Lanús como: “El Clásico del Sur”.
Debe tenerse en cuenta, que en las décadas del '60 y '70, ambas parcialidades eran amigas, y que los rivales históricos de estas instituciones son otros.
Los clásicos elegidos por historia de estos clubes eran Talleres de Remedios de Escalada (institución que queda en la misma localidad) para Lanús (eternos rivales a pesar de su fusión para participar en Primera División en 1934) y Los Andes para Bánfield, vecino del partido de Lomas de Zamora.
El ‘Granate’ y el ‘Taladro’ siguen conservando estos clásicos a pesar de que la nueva rivalidad entre ellos se comenzó a consolidar a fines de la década del ‘80.
Es importante señalar que en el caso de Los Andes se ha profundizado enormemente la mala relación entre sus hinchas y la gente del Club A. Témperley (otro vecino del distrito), a punto tal que hoy por hoy los del ‘mil rayitas’ consideran a los del ‘cele’ como su oponente principal.

* Huracán vs San Lorenzo

Hinchas de uno y otro, aseguran que San Lorenzo y Huracán es el clásico barrial de mayor linaje no sólo en la Argentina, sino en buena parte del mundo del fútbol, a nivel internacional (¿¿??).
Separados por las fronteras difusas de Boedo, Almagro, Parque Patricios y Nueva Pompeya, las dos divisas tienen hinchas que integran en muchos casos las mismas familias, con una alta adhesión, e incluso fanatismo, lo que le da al enfrentamiento un carácter particular. Para abonar la rivalidad, ambos nacieron en el mismo año: San Lorenzo en abril, Huracán en noviembre de 1908.
El primer partido entre los dos equipos se disputó el 24 de octubre de 1915 (en el estadio de Ferro) donde San Lorenzo, recientemente ascendido a Primera, actuaba de local. El partido finalizo 3-1 en favor del conjunto azulgrana. El primer gol lo marcó, a los 31 minutos, J. Laguna, jugador de Huracán. Luego sobrevinieron las expulsiones de Caldera y Palacio, también de la entidad de Parque Patricios y la remontada de San Lorenzo fue contundente. A los 51 minutos empataba M. Perazzo, F. Xarau lo ponía en ventaja y luego nuevamente M. Perazzo sellaba la victoria de los de Boedo.
El historial general (por todo concepto: amateurismo y era profesional) indica que San Lorenzo ganó 75, empataron 41 y Huracán ganó 39.
Mientras en el profesionalismo San Lorenzo obtuvo 10 campeonatos, Huracán logró solo 1 (en 1973).
No tengan dudas de que este clásico es importante desde lo barrial y pasional, pero llama la atención lo desparejo desde el punto de vista deportivo.

* El Clásico Platense

El Clásico Platense (clásico de la ciudad de las diagonales o clásico de La Plata) es como habitualmente se denomina al partido del fútbol argentino que enfrenta a los dos clubes más importantes de la ciudad de La Plata: Estudiantes de La Plata y Gimnasia y Esgrima La Plata.
El primer encuentro entre ambos equipos se disputó el 27 de agosto de 1916, durante la era amateur, cuando por el Campeonato de Primera División de la Asociación Argentina de Football Gimnasia se impuso por 1 a 0 a través de un gol en contra de Ludovico Pastor.
Ya en el profesionalismo, el primer partido oficial entre Estudiantes y Gimnasia se jugó el 14 de junio de 1931 y terminó igualado 1-1. El encuentro se desarrolló en el estadio de Gimnasia, por la 4º fecha del campeonato de ese año.
El resultado de mayor diferencia entre ambos, en tanto, se produjo el 15 de octubre de 2006, cuando Estudiantes goleó a Gimnasia por 7-0, por la 11º fecha del Torneo Apertura.
Según varios estudios vinculados a la investigación social en el fútbol, La Plata es una de las pocas ciudades del país, como ocurre en Rosario (con Rosario Central y Newell’s), Santa Fe (con Colón y Unión), Córdoba (con Talleres y Belgrano), Rafaela (Con Atlético de Rafaela y Ben Hur) y San Miguel de Tucumán (con San Martín y Atlético), donde los clubes locales superan en popularidad a Boca Juniors y River Plate, los dos equipos más convocantes de Argentina.
De todas formas, es importante aclarar que en el interior del país es muy común que una persona sea hincha de su club local como así también de Boca o River, la diferencia es que adhieren a su club de barrio cuando éstos se enfrentan con los dos ‘monstruos’ del fútbol argentino.

* El resto

La conformación de la rivalidad clásica histórica del resto de los clubes mencionados obedece al igual que clásico de La Plata a cuestiones meramente locales, rivalidades barriales y vecinales.
No incluimos en esta nota al clásico histórico entre Tigre y Platense (nacido en 1916, tras un fuerte enfrentamiento entre las hinchadas en la zona de Tigre luego del triunfo “calamar” por 1 a 0) debido a que usted puede acceder a su lectura si busca en este diario digital la edición correspondiente al 8 de diciembre.
Si no la leyó aún, solo le adelantamos que este clásico tiene que ver con cuestiones de cercanía, debido a que la gente del “matador” estuvo y está anclada a lo largo de toda la Zona Norte del Gran Buenos Aires y el público “calamar” en la zona norte de la Capital Federal y también en la Zona Norte del Conurbano. Así, es común encontrar simpatizantes de uno y otro luciendo sus camisetas, o bien graffitis con cargadas alusivas: a lo largo de Olivos, La Lucila, Martínez, Munro, Carapachay, Villa Adelina o Boulogne.
El grueso de hinchas tigrenses está en el distrito de San Fernando, Tigre y San Isidro, y la masa de hinchas de Platense en Saavedra, Núñez y Vicente López. El resto de los barrios mencionados es zona en común.
Los estadios, y toda la zona de influencia está unida por vías de acceso muy rápidas: como la Av. Maipú (en Vte. López, y sus diferentes denominaciones en otros distritos); la Av. Libertador; la Ruta Panamericana; las vías del ferrocarril TBA; el Tren de la Costa y las vías del ferrocarril Mitre.

* Curiosidades

Hay instituciones que actualmente participan en las diferentes categorías del fútbol argentino que aparecen en los torneos organizados por la AFA a mediados de la década del ’70. Es el caso de San Miguel, Defensa y Justicia, Berazategui o Laferrere, por citar alguno de los tantos ejemplos.
Por eso, es muy difícil encontrar un rival histórico para el primero de los nombrados, cuyo estadio está situado en la localidad de Los Polvorines, donde también está el Club Juventud Unida. En este sentido, podría afirmarse que éste podría llegar a ser su clásico, pero debido a las performances deportivas de uno y otro y la participación en categorías diferentes desde hace más de 25 años son muy pocos los enfrentamientos entre estos dos clubes.
Futurologías mediante, para la gente de Juventud Unida su clásico rival es el Club A. Muñiz (sito en la localidad vecina que lleva el mismo nombre).
De todas formas, le comentamos que la gente del Club A. San Miguel rivaliza fuertemente con la hinchada de Deportivo Morón, la de Tigre (con quien sellara una fuerte amistad a lo largo de la década del ’70, luego deteriorada) y la de Chacarita (entre otras).
El caso de los otros ‘nuevitos’: Defensa y Justicia (cuya hinchada no tiene piel con la de Quilmes) y Berazategui, ambos son vecinos. La cancha del primero está en Florencio Varela y el segundo en la localidad homónima, por eso, a futuro probablemente el destino de ser ‘un clásico’ sea inevitable.
Laferrere es en club situado en el partido de La Matanza, y para su gente, la pica apunta a sus vecinos de distrito: Almirante Brown y Dep. Morón. Como vimos, la rivalidad histórica de ‘los mirasoles’ es Nueva Chicago, en tanto la gente del “gallito” es uno de los tantos clubes sin un clásico determinado. Por eso, si la realidad deportiva les da a ambos continuidad en la misma categoría a futuro Morón y Laferrere puede convertirse en un gran clásico de la zona oeste del Gran Buenos Aires.
Al igual que Dep. Morón, el Club A. Colegiales (ubicado en Munro) es otro de los clubes de nuestro fútbol sin un clásico histórico establecido. Igualmente, su gente no se lleva bien con sus pares de Excursionistas, Defensores de Belgrano y San Miguel.

* Conclusión:

Para finalizar esta nota, cabe resaltar que a menudo en diversos foros de internet simpatizantes de distintas instituciones intentan confundir a las nuevas generaciones de hinchas inventando rivalidades históricas de sus respectivos clubes (con otros) que a las claras son antojadizas y solo responden a expresiones de deseo, sin un fundamento claro o apoyado por argumentaciones con peso y sustento propio.
Esto responde a un denominador común en hinchas de diferentes clubes, y daría la impresión que algunos aficionados a instituciones con escasos laureles en su haber necesitan nutrirse de los logros ajenos (de clubes mejor posicionados en lo deportivo) para sentirse más importantes.
“Si soy rival del exitoso, quiere decir que ese mérito también es mío”, ese es el concepto que prevalece. Un criterio por demás equivocado, debido a que si el rival alcanza aquello que para uno es una quimera, es precisamente ese logro lo que a uno lo convierte más pequeño de lo que realmente es.
Y además, vulnerar los hechos históricos por la propia conveniencia no solo es una falacia propiamente dicha sino que genera un problema de identidad.



Fuente: (Claudio Omar Antunovich para www.zonanortediario.com.ar)








 
 
 
Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

 



Zona Norte Diario Online
E-mail:[email protected]
Buenos Aires - Buenos Aires
Argentina

Copyright ©2018 todos los derechos reservados

SUSCRIBASE A NUESTRO NEWSLETTER
[email protected]