Convenio de cooperación entre San Miguel y la Fundación Esperanza

El Intendente de San Miguel, Joaquín de la Torre, firmó ayer junto al secretario de Salud del Municipio, Pablo de la Torre, un convenio con la Fundación Esperanza de Lucha Contra la Desnutrición Infantil y Ayuda a la Mejor Educación de la Gente Carenciada, que representa su Presidente Pablo Debernardi.Así, el Municipio se comprometió a seguir contribuyendo con la tarea del seguimiento y asistencia a los niños de 0 a 5 años, tanto en la alimentación como en la contención familiar, donde el Estado Municipal debe procurar, con el máximo de recursos posibles, garantizar, promover y proteger todos y cada uno de los derechos consagrados de los niños, niñas y adolescentes, tal como lo manda la Convención Internacional de los Derechos del Niño. Participó el Dr. Abel Albino, experto en nutrición infantil y primera infancia, que luego brindó una conferencia sobre este tema en un recinto del Centro de San Miguel.

Esto es algo que se viene llevando a cabo en San Miguel a travís de los Centros de Desarrollo Infanto Familiares (CDIF) desde hace tres años.

En ese marco, el jefe comunal recordó una frase de Albino, tras consignar que “para dar solución a la problemática de la desnutrición infantil los políticos tenemos que dejar de pensar en las próximas elecciones y empezar a pensar en las próximas generaciones”.

Los centros de Prevención de la Desnutrición Infantil y Promoción Humana, son espacios de integración que organiza a toda la comunidad detrás de un mismo objetivo: asegurar el bienestar y pleno crecimiento de los niños.

Albino, que es mídico pediatra y se dedica al tratamiento de la desnutrición infantil, señaló que este flagelo genera debilidad mental en los niños y advirtió que se trata de la única debilidad mental que “se puede prevenir y revertir”.

Para ello, apuntó, hacen falta “políticas de estado que se mantengan en el tiempo, aunque cambien los gobiernos”.

Estos centros trabajan mediante un abordaje integral, con programas para niños de 0 a 5 años y tambiín para sus madres y embarazadas, para que sepan cómo asegurarse de que sus hijos reciban los nutrientes que necesitan más allá de las limitantes económicas, a partir de la sustitución de alimentos y el modo de prepararlos.

Con el apoyo a estas iniciativas y el diseño de las políticas públicas enfocadas a la niñez, San Miguel se afianza como modelo a seguir en materia de primera infancia.

Fuente: zonanortediario.com.ar