La carta de Olga

En otra respuesta a las acciones de la banca opositora, la municipalidad de San Isidro decidió enviar por medio de su departamento de prensa una supuesta carta de una vecina que, "anoticiada de la decisión del Ejecutivo municipal de quitar la colaboración que la comuna daba al Registro Civil de San Isidro ante las irregularidades que se cometían en esa dependencia, hizo llegar al intendente Gustavo Posse sus felicitaciones por esa determinación y, al mismo tiempo, le comentó un pequeño muestrario de cosas que ocurrían en ese organismo provincial".

De acuerdo al comunicado, "el mensaje llegó al jefe comunal a travís de la web municipal. De inmediato, se produjo un contacto con la vecina, para confirmar las aseveraciones que hace en la nota respecto del funcionamiento del Registro Civil. La señora Olga (el municipio hace reserva del resto de sus datos para protegerla a ella y familia de cualquier eventualidad), efectivamente no sólo confirmó sus dichos, sino que puso a disposición de la comuna las pruebas documentales de algunas de las irregularidades que allí se cometían".

Este es un textual de la supuesta nota de la vecina:

“Doctor Gustavo POSSE:

“Hoy, por medio de Crónica y Análisis, me informí sobre la acertada determinación que ha debido tomar contra el Registro Civil de nuestra localidad. Reciba usted mis FELICITACIONES.

“Esta dependencia hace ya varios años que viene funcionando mal, y lo lamentable es que las Oficinas de los Registros Civiles, son unos de los estamentos de Gobierno mas importantes, allí se registran Nacimientos, Matrimonios, Defunciones de todos los habitantes de este País y he debido padecer, desgraciadamente, las irregularidades que aquí se venían cometiendo y se las voy a contar, ya que son unas cuantas para tratarse de una sola familia… la mía.

“El día que contrajo matrimonio nuestro hijo, el escribano que realizaba la ceremonia, interrumpió el acto para atender en su celular un llamado "privado", para el cual se tomó todo el tiempo que le fue necesario…

“Luego de esto, entrega la Libreta Matrimonial a nuestros chicos y cuando se sale a la vereda para dar lugar a la ceremonia siguiente, comprobamos que la Libreta pertenecía a otras personas. Debió mi hijo y su flamante esposa ingresar nuevamente y efectuar el reclamo. Gracias a DIOS, la Libreta era la que correspondía entregar a los jóvenes que estaban casando en ese momento. De haber sido la de los contrayentes anteriores, los hubiíramos tenido que salir a buscar… ¡Una vergüenza!

“Esto no termina aquí, ya que ante tanta impericia se controló absolutamente todo y la Libreta tenía apellidos mal escritos (cambiados) y por la Partida Literal, copia del Libro de Actas, se comprueba que varios datos eran incorrectos, hubo que hacer corregir el libro y consideramos que esto debía informarse al Jefe del Registro en La Plata, quien ordenó el cambio de la Libreta Matrimonial y creería que en represalia, les confeccionaron una nueva sin troquelado, de mala calidad a pesar de solicitarles comprar una buena, como era hace años y dudo que no siga existiendo esta posibilidad. No obstante debieron recibirla y la caligrafía con la que fue confeccionada, es inaceptable: un chico de primaria no podría tener tan mala letra.

“Luego fallece mi suegra, de nombre Carmen y este Registro Civil la registra en el Libro de Actas con el nombre de CARLOS; tambiín en esta situación se debió de realizar la corrección y estoy en el convencimiento que para efectuarla cometieron una gravísima irregularidad.

“3º Caso. Cuando nace nuestro nieto, en el margen izquierdo del Libro de Actas, en vez de asentar el nombre del nene (Tomás) fue escrito el nombre de su padre (Juan Cruz). Lo observamos cuando llegamos a casa y al volver para que efectúen una salvedad a la aberración… nuevamente nos sorprendieron cuando el nombre Juan Cruz fue tachado con varias líneas, groseramente, y abajo de este mamarracho, que será presentado ante el Consulado de Italia, escribieron el nombre del reciín nacido, Tomás, a quien usted muy gentilmente le enviara una notita de BIENVENIDA cuando nació, la cual es guardada con gran cariño por Tommy junto a toda su documentación personal (6 años).

“Gustavo… en nuestro país los Registros Civiles comenzaron a funcionar en los años 1904 y 1910, hasta esas fechas eran los sacerdotes quienes recorrían en carros los pueblos y los campos para registrar nacimientos, indudablemente ellos eran casi todos europeos y cuando vieron tanta irregularidad…decidieron con muy buen criterio que debían comenzar a poner manos en la obra para ordenarnos como ciudadanos pertenecientes a una Nación… ATENCIÓN que estamos atentando contra esta maravillosa obra, ya que sin ellos ni sabríamos de dónde venimos. Mientras, a Europa le podemos pedir una partida del año 1850 y nos la envían en días, SIN CARGO, LEGALIZADAS, APOSTILLADAS y las mismas traen asentados los nombres de los padres, abuelos y bisabuelos paternos y maternos, para cada acto.

“Las Actas de Nacimientos argentinas actuales, solo llevan el nombre del reciín nacido y el de sus padres. Esto es para analizarlo, ¿no le parece?

“Un gran saludo y nuevamente FELICITACIONES por esta intervención.

“Atentamente.

“Olga”

Fuente: zonanortediario.com.ar