La cámara de Diputados rindió homenaje a Adelina Alaye

La presidenta de Madres de Plaza de Mayo La Plata, Adelina Dematti de Alaye, fue destinataria de un emotivo homenaje brindado por la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires;el acto contó con la participación de su vicepresidente, Julián Domínguez, los intendentes de La Plata, Pablo Bruera, de Chivilcoy, Ariel Franetovich, y de la secretaria de Derechos Humanos provincial, Sara Derotier de Covacho.

El 27 de julio pasado, la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad un proyecto de declaración presentado por la diputada Valeria Amendolara, en el que se pedía al Poder Ejecutivo que por decreto designara a Alaye como ciudadana ilustre de la provincia de Buenos Aires.
Durante la ceremonia, con un recinto colmado por integrantes de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, legisladores, concejales, representantes del Ejecutivo bonaerense y del juez federal Julio Reboredo, entre otros, los diputados Domínguez, Amendolara y el intendente Bruera, exaltaron la “larga y valiente trayectoria en defensa de los derechos humanos y el inquebrantable compromiso de Alaye con la democracia argentina”.
La homenajeada, quien es subsecretaria de Derechos Humanos ad honorem del municipio de La Plata, comenzó su reconocida y denodada lucha luego de la desaparición de su hijo Carlos Esteban, a manos de un grupo de tareas de la dictadura, registrada el 5 de mayo de mayo de 1977, en el barrio Moscón, de la ciudad de Ensenada.
Durante estos 31 años de inclaudicable militancia, Adelina Alaye ha recopilado gran cantidad de información relacionada con los secuestros, desapariciones y torturas, así como tambiín datos relacionados con los grupos represores, conformando de este modo uno de los archivos más completos del genocidio perpetrado por la dictadura militar, el cual fue declarado en agosto de 2007 como patrimonio de la Memoria del Mundo por la UNESCO.
En ese archivo, como lo ha descrito la dirigente de Madres de Plaza de Mayo, guarda centenares de fotografías de marchas, reuniones y represiones de distintas fuerzas de seguridad, tomadas a escondidas en esos trágicos años por ella misma con una cámara familiar, a riesgo de su integridad personal y de las innumerables amenazas recibidas.
Las fotografías, como los variados documentos guardados por Adelina Alaye, han sido de gran valor en la investigación que sigue la justicia federal platense en el proceso conocido como Juicio por la Verdad, cuyos integrantes tiempo atrás condenaron a Miguel Etchecolatz, mano derecha del jefe policial Juan Ramón Camps, y al capellán policial de esos años, Cristian Von Wernich

Fuente: zonanortediario.com.ar