Platense y sus hinchas se reencontraron en Primera tras 22 años

La pandemia del coronavirus postergó hasta este sábado el reencuentro de Platense con sus hinchas en la Liga Profesional de Fútbol (LPF) tras 22 años en el Ascenso, que se dejó atrás el 1 de febrero de 2021 luego de vencer a Estudiantes de Río Cuarto en los penales en la final del reducido.

Para esa fecha, las manos de Jorge De Olivera, actualmente relegado del once titular, y la definición de Matías Tissera, una fija desde el inicio, devolvieron a uno de los históricos clubes a la máxima categoría pero la pandemia impidió que la fiesta sea completa y en el debut como local las tribunas estuvieron vacías, con banderas colgadas, y River enfrente -derrota 1 a 0- apenas 27 días después de subir.

Y la espera terminó esta tarde, contra Patronato de Paraná, con un aforo reducido que le permitió a poco más de 14 mil socios acercarse, algo que hicieron desde horas del mediodía para estar listos en su lugar.

Por un momento, los barbijos y los cuidados de la pandemia se dejaron de lado y en varios grupos se pusieron a cantar, como en un ritual extraño, el mismo equipo que los vio dejar la Primera en la temporada 1998-1999 frente, justamente, al mismo que los recibió como local en la Copa de la Liga Profesional de Fútbol (LPF): River.

"Es una locura poder venir con mi hijo, que nunca lo vio en Primera, y por fin compartir esto. Lamento que no está más mi viejo, nos dejó hace unos años, pero sé que desde donde se encuentre nos va a alentar", le cuenta Rodolfo, de 55 años, a Télam, en el ingreso de platea recién terminada "Ginanni-Marino", que suplantó a la histórica Liniers.

"La platea la sacamos el martes, el primer día de la habilitación. Nos costó un poco desde lo económico sostener la cuota societaria, pero el amor por los colores están por encima de cualquier cosa. Amamos a Platense desde siempre. Somos del barrio y es nuestra identidad", continuó el fanático, que no se despegó un segundo de su hijo, de 23.

El abono le costó 33 mil pesos para la platea central y podrán asistir a todos los juegos de la 2021-22 y a los seis encuentros restantes de la temporada actual: Patronato, Rosario Central, Atlético Tucumán, River, Huracán y Vélez.

Más tarde, sobre la calle Zapiola se vieron varios hinchas caminar, como en una pequeña procesión, pasaron los controles, los que exigieron desde el Gobierno nacional, y en menos de unos minutos se metieron tranquilos aunque con una consignas contra Argentinos Juniors y Huracán, dos rivales que se cruzaron en Primera y en el ascenso.

Los bombos y las banderas reaparecieron con las canciones. Las sonrisas se vieron abajo de los barbijos. Y los últimos metros de ingreso al estadio parecieron eternos, al igual que la previa bajo la inesperada lluvia.

En la previa se recordó con un pequeño homenaje al fallecido Mauricio Hanuch (cáncer de estómago) y se le dieron tres camisetas a su mujer y sus dos hijos.

Apenas salió el equipo se escucharon las clásicas canciones y los futbolistas más ovacionados fueron De Olivera, Hernán Lamberti, Tissera y Facundo Curuchet, tres héroes de la nueva conquista, ya que fueron parte también del ascenso a la Primera Nacional en el 2018.

Los aplausos llegaron desde los cuatro costados y sobre todo desde la cabecera que da a la General Paz, donde para la barrabrava, que como se preveía nunca cumplió con los protocolos del distanciamiento social.

"La banda del Calamar", se leyó en el centro de la cabecera, con una bandera de poco más de cuatro metros. Y arriba, otra leyenda: "A la que todos le temen", por la barra. Además de un pedido de libertad para la facción detenida.

Esta vez, las banderas tuvieron custodios y los futbolistas aliento desde el primer minuto, aunque ahora con sabor a Primera.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar / Télam)