Lucas Gianella: “Es muy difícil resolver en medio de la pandemia lo golpeada que estaba la economía”

El concejal del Frente de Todos en Tigre, Lucas Gianella, habló con “Aquí no ha pasado nada”, espacio radial de Zona Norte Diario Online. En la charla se refirió a la actualidad del distrito ante la pandemia. Además opinó sobre las disputas del espacio a nivel local y dejó en claro que el año que viene “en las internas se van a resolver todas estas discusiones”.

– ¿Cómo está Tigre hoy en este contexto?

Con muchísimos problemas derivados después de cuatro años de un ataque muy profundo a la economía por las decisiones de Macri, Vidal y Larreta. Encima la pandemia terminó de fundir a un montón de gente que dejó de cobrar su sueldo o su empresa no tiene ganancia. Desde la política local, con una representación muy amplia de lo que es el Frente de Todos.

– ¿Cómo golpeó esto a los comercios?

Fue desastroso. Por un lado, hubo un ajuste a futuro enorme que fue la deuda, que no permitió que se pueda desplegar en todo su esplendor el gobierno sin la necesidad de recurrir a la emisión monetaria y a transferencias directas como el IFE y el ATP. Eso es un aminorador si se quiere, pero está hecha bolsa la economía y las PyMes. Sí queda claro el rol importante del Estado en una crisis como esta. Es bueno lo que el gobierno viene haciendo con sus medidas, que son políticas que no son una solución de fondo a algo que provocó también el macrismo y es muy difícil resolver en medio de la pandemia lo golpeada que estaba la economía. Las medidas tienden a que no empeore, no a que mejore.

– En Tigre se da una situación particular: un opositor está al frente del Concejo Deliberante. ¿Cómo ves la presidencia de Segundo Cernadas?

Claramente con una diferencia ideológica rotunda. La política lo que tiene es que uno cruza constantemente ideas contradictorias alrededor de los proyectos de ordenanzas y resoluciones. Me parece que es consecuencia de una tragedia como el fallecimiento de Alejandra Nardi, quien estaba estabilizada y ya se había decidido con todos los bloques por unanimidad que era ella. Seguía Cernadas en el orden y no hace falta explicar que hay una volatilidad y una discusión hacia adentro en el peronismo, a nivel nacional, provincial y municipal, y eso complica para saber hacia dónde va el timón. Quedó Cernadas y es una cuestión de que en cualquier momento se puede decidir de otra manera. Es lo que correspondía institucionalmente y lo que por ahora se sostuvo. Puede cambiar en cualquier momento. No es el emperador del Concejo.

– ¿Cómo está el Frente de Todos hoy en medio de las disputas internas que mencionaste?

Todos quieren ser parte de la solución y todos tienen una mirada convencida de lo que hay que hacer. Dentro de los matices que hay dentro del Frente, algunos con una vocación más social, otros con un perfil más desarrollista y productivo, y otros con un perfil más feminista, en definitiva, nos vamos encontrando cuando atendemos las demandas de la gente. Eso nos va uniendo de a poco. Hubo más acercamiento que alejamiento de posiciones. El problema es que no está claro el horizonte de la solución del problema. Hay mucho tironeo porque cada uno está convencido de su criterio y de sus prioridades, no son trampas que nos ponemos entre nosotros para hacer fracasar al otro. Yo personalmente estoy convencido de que Julio Zamora es el mejor intendente y soluciona un montón de cosas, sobretodo en la expansión del municipio como estructura en las localidades y los barrios, la inversión en salud y la inauguración de tres HDI. Hay una respuesta, pero del otro lado a veces se busca tensionar porque se quiere que se vaya en otra dirección, como el achicamiento del Estado, con propuestas que parecen que resuelven todo porque bajan ciertos impuestos, pero al final son 300 o 400 pesos que te desfinanciaron una secretaría. Son esas cosas que uno va discutiendo.

– ¿Se viene un 2021 más normal en cuanto a cumplir los planes proyectados por el gobierno?

Honestamente creo que se va a terminar de definir el año que viene hacia dónde va el Gobierno. Siempre es un desafío importante la primer legislativa que tienen los gobiernos cuando asumen. Y por las características de cómo se toman las decisiones en el Gobierno, me da la sensación de que hasta que no se termine de inclinar la situación para un lado o para el otro, no se va a profundizar. El desafío del peronismo es arrogarse la representatividad a través de los votos, es decir quiénes van a representar a los vecinos después de la legislativa, todo lo demás en el medio va a ser curar lo que fue el macrismo y lo que fue la pandemia. Aún no se termina de decidir para dónde encarar porque se está esperando a ver con quién se siente más representada la gente hacia adentro de esta interna que estamos hablando.

– Las internas a nivel local parecen haber recrudecido respecto al 2019. Hace unas semanas hubo una disputa entre el Movimiento Evita y La Cámpora para que asuma Milca Sosa y no Francisco Rosso. ¿Cómo esperas el cierre de listas en 2021?

La base es que no se puede pretender que te regalen nada. Entiendo la disputa de que uno representa una organización y cada uno da su batalla política, no puedo decir que está mal. Sobre lo que pasó la semana pasada mi postura era que tenía que asumir Milca Sosa. Si me remonto a un montón de cosas, con La Cámpora trabajé un montón y di mis primeros pasos en la militancia con ellos, pero me parecía que por género le correspondía a Milca. Los pingos se ven en la cancha, si tanto vas a militar una agenda y cuando una compañera por fin tiene la chance de ingresar al Concejo no se lo permitís es raro. Se podría haber tenido un gesto de grandeza y quedábamos todos felices, sentando un precedente en todos los distritos. Tampoco me parece que mi enemigo en la vida sea La Cámpora, pero sí se portaron mal con Milca y no fue justa la discusión. En las internas se van a resolver todas estas discusiones. Ya sabemos que armar las listas no es sencillo, pero cuando se defina esto se va a profundizar en una dirección.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar)