Con las manos vacías

El equipo de Ischia perdió en Brasil y quedó afuera de la copa Libertadores; jugó un gran partido pero no alcanzó.

Las rachas no son eternas y este es un buen ejemplo. Boca con su mística copera y ese ímpetu que lo hace fuerte en los momentos más difíciles parecía que nuevamente iba a torcer la historia y producir un “Maracanazo”. A punto estuvo de hacerlo, pero la falta de definición y Fernando Enrique el arquero de Fluminense lo impidieron. Como los árboles, el equipo xeneixe murió de pie, perdió 3 a 1 sin merecerlo y quedó eliminado de la copa Santander Libertadores.
Comenzó ganando 1 a 0 con un gol de Palermo pero rápidamente los cariocas le empataron. Despuís llegó el 2 a 1 y en una acción fortuita el tercero que selló la suerte de Boca.
No fue la noche del equipo argentino que había empatado 2 a 2 en su cancha y necesitaba un triunfo para seguir adelante.
La alegría hoy es solo brasilera; Fluminense a la final, Boca, Boca se quedó con las manos vacías…

Fuente: zonanortediario.com.ar

loading...