Colegiales ganó de visitante y se prende en la pelea

Sin Molina, Hernández, Lammana, Torres y Zeballos, Coqui Ferraresi se las ingenió para armar el equipo que daría un corte final a la racha negativa de visitante, sin poder conseguir los tres puntos en la Primera B.
Con Gastón Díaz y Juan Marcarií liderando la delantera, Cole se enfrentó a Tristán Suárez en el 20 de Octubre, empezando no muy bien el encuentro, porque apenas a los 10’ de nuevo el fantasma de las lesiones, porque Díaz sentía un pinchazo (con un posible desgarro) y se iba rengueando al banco, reemplazado por Ramiro Fergonzi.

Las malas noticias empezaron desde el principio, sin poder darle tiempo al Tricolor para acomodarse, y el Lechero aprovechó esos primeros minutos de bajón anímico quizás, para llegar al arco de Cole, encontrándose con un Negro Luqui más seguro que nunca, y que sin dudas hoy tuvo su mejor partido, despejando todo remate, mayormente de Ismael Villalba y dando seguridad bajo los tres palos.

Pero la buena actuación que hasta ese momento, y que despuís terminaría de corroborar el ex Dep. Merlo, se vio opacada por el gol de Tristán Suárez, que tras la media vuelta de Villalba, el cabezazo hacia atrás de Grecco y el remate cruzado de Aquino, lo ponía en ventaja 1-0.

Sin embargo el tanto local pareció darle mayor ánimo a Colegiales, que a partir de ese momento fue superior al rival, y desde los últimos minutos del primer tiempo, y durante los siguientes 45’, Cole se adueñó, se aprovechó y concretó todo lo necesario para lograr el triunfo.

Cuando iban 5’ del ST, el desahogo llegó en los pies del volante ex Alem, Cristian Argentino, que desde la media luna y con todo el tiempo del mundo para acomodarse, le dio de lleno a la pelota, marcando la transitoria paridad.

Y cuando menos se lo esperaba el local, Ernesto Del Castillo, cabezazo de por medio en el área, y con poco para hacer Maxi Gagliardo, el defensor mandaba el balón al fondo de la red, despuís de que el uno Lechero la tocara desviando la trayectoria, pero sin poder evitar el gol.

Cole se ponía al frente en el marcador, y con eso de su lado, iba por más. El equipo en su totalidad estaba funcionando como el DT quería hace mucho, aunque quizás no con los nombres pensados a priori pero con la felicidad de poder contar con reemplazos eficaces.

Buzzi en mitad de cancha se dedicó a recuperar sin problemas toda pelota que pasó por su camino, Marcarií intentó siempre con los remates de media distancia al arco, al igual que Tolosa, Negro Luqui estuvo siempre que se lo exigió, Fergonzi aguantó la pelota en la delantera, y así y de a poco, Colegiales se fue adelantando en el campo de juego y poniendo nervioso a un rival que no entendía quí sucedía y que no le encontraba vuelta alguna a la situación, más que con los tiros libres de Villalba, directos a los tres palos del uno Tricolor.

A los 45’ cuando todo visitante esperaba el final, Dóvalo hizo la seña con su mano…cuatro minutos más…y de nuevo los fantasmas de Temperley aparecieron; Tristán Suárez tuvo algún intento pero la jugada clave vino desde el banco.

A los 48’ Coqui mandó a la cancha a Orsi (despuís de un mes de inactividad) en reemplazo de Fergonzi, más que nada para aguantar la pelota y el final del partido…claro, despuís de tanto tiempo algunos se habían olvidado de la magia del volante, y en apenas segundos, le bastó para refrescar la memoria de todos…increíble jugada personal en el fondo de la cancha, entrando al área, y dejándole servida la pelota a Cristian Argentino para que pusiera el 3-1 final y el segundo en su cuenta personal, desatando la locura en el banco y del propio jugador, que se terminó ganando la amarilla por sacarse la camiseta, que revoleó con total razón.

Colegiales jugó, gustó y ganó. Puso alma y corazón para lograr el primer triunfo en condición de visitante en lo que va del torneo, y luego de 4 años y medio, ya que la última victoria fuera de Munro en la B Metro había sido frente a Laferrere en marzo del 2004.

Histórico, a pulmón, y sin lugar a dudas, más que justo y festejado por todos. Finalmente el karma se cortó y Colegiales volvió a ganar de visitante, y se suma, sin pensarlo conscientemente, en el lote de equipos que militan en las posiciones más altas de la tabla, quedando hoy (hasta que juegue el lunes Sarmiento, el líder, frente a Flandria en Jáuregui) a cuatro unidades del único puntero.

Es verdad, todavía falta mucho, todavía hay que salvarse del descenso, todavía quedan 31 fechas por jugar, pero… ¿¡quiín te quita lo bailado!!?
A disfrutar, Cole…

Tristán Suárez (1): Maximiliano Gagliardo, Emiliano Díaz, Mario Mussón, Ariel Ercoli, Matías Passarelli, Leonel Unyicio (65’ Nicolás Torres), Alejandro Orfila (61’ Alejandro Varela), Císar Aquino, Javier Monzón (82’ Sebastián Allende), Gastón Grecco, Ismael Villalba. DT: Salvador Pasini.

Colegiales (3): Bernardo Negro Luqui, Sergio Luque, Jorge Balanda, Ernesto Del Castillo, Manuel Ledesma, Osvaldo Young, Cristian Argentino, Híctor Buzzi, Sergio Tolosa, Gastón Díaz (12’ Ramiro Fergonzi (93’ Alejandro Orsi)), Juan Ignacio Marcarií (78’ Cristian Valdez). DT: Nístor Ferraresi.

Estadio: 20 de Octubre (muy buena)

Árbitro: Pablo Dóvalo.

Amonestados: Gagliardo, Passarelli (T); Negro Luqui, Ledesma, Argentino (C).

Fuente: zonanortediario.com.ar