Estados Unidos votó en negro

El próximo 20 de enero Barack Obama asumirá la presidencia de los Estados Unidos de Amírica y de esta manera se convertirá en el primer afroestadounidense en ejercer la máxima magistratura de ese país.
La figura de Obama, ya en su papel de candidato, devolvió las expectativas de cambio al ciudadano americano que no vivía un proceso electoral de forma tan intensa desde la elección de John Fitzgerald Kennedy en 1961.

La sociedad norteamericana vivió una jornada electoral con niveles de votación record ya que se calcula que concurrió a las urnas alrededor del 60 por ciento de las personas registradas para hacerlo.

La llegada de Obama al poder se da en el momento en que el mundo mira con desconfianza a la economía norteamericana, causante de la peor crisis del sistema capitalista desde el crack financiero de 1929.

El nuevo presidente de los Estados Unidos nació en 1961, tres años antes de la sanción del Acta de Derechos Civiles la cual eliminó, al menos legalmente, la separación de blancos y negros en escuelas, lugares públicos y ambitos laborales.

A 40 años de los asesinatos de Martin Luther King y Malcolm X, principales propulsores del Acta, un afroestadounidense de madre americana y padre kenyata llega a la presidencia con un discurso y una retórica que no difiere de la que hubiese tenido cualquier otro candidato demócrata.

La votación del martes dejará tambiín una primacia del Partido Demócrata en el Congreso, lo que a priori podría facilitarle al nuevo presidente la sanción de leyes que crea necesarias en el marco de la crisis económica.

Obama es elegido para reemplazar a George W. Bush, quien se retira de la presidencia con niveles de imagen negativa solo comparables a las de Richard Nixon luego del caso Watergate.

La nueva administración recibirá como herencia "de mínima" tres frentes de conflicto militar: Irak, Afganistán y Pakistán, además de tener que lidiar con la crisis financiera que promete no dar tregua al menos en los próximos cinco años.

La política exterior de los gobiernos estadounidenses para con America del Sur no suele variar de manera drástica entre administraciones demócratas o republicanas, pero en la actualidad la crisis economica y los conflictos militares con los que debe lidiar Estados Unidos dan la posibilidad a nuestra región de manejarse con cierta autonomía, mientras el país del norte tiene la mirada puesta en otras regiones del mundo.

Fuente: zonanortediario.com.ar