Vicente López: clausuraron el sanatorio Mariano Pelliza, cuyo dueño está detenido por “propagación dolosa” del virus

Lo resolvió el Municipio por “razones de seguridad e higiene”. Es del mismo propietario del Centro de Salud Norte de Villa Adelina, bajo investigación por la muerte de una paciente por Covid-19. PAMI les rescindió el contrato y el viernes comenzó la evacuación de sus afiliados.

Después de la cadena de contagios en el Centro de salud Norte, que fue cerrado y cuyos responsables están detenidos, el Municipio de Vicente López puso en la mira a la otra clínica del mismo dueño, Benjamín Teitelbaum. Esta noche, la Secretaría de Fiscalización y Control local resolvió la clausura preventiva del Sanatorio Mariano Pelliza -en Esteban Echeverria 3150, Munro- en la que aún permanecen internados 44 pacientes, de PAMI y de otras obras sociales. Su derivación se terminará de concretar entre mañana y el lunes, y la institución no podrá recibir más pacientes.

Según informaron fuentes de la intendencia que conduce Jorge Macri, “no se trata de una clausura sanitaria -por no tener autoridad para eso-, sino desde lo comercial, vinculado a las normas de seguridad e higiene”. La medida que se concretó pasadas las 20 horas del sábado, le fue informada a la Región Sanitaria V, al Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires -que es el que debe intervenir en materia sanitaria- y a las obras sociales de los pacientes que permanecen internados para que dispongan su traslado.

Funcionarios de Vicente López habían realizado el último viernes una inspección ocular en la que detectaron varias irregularidades. Entre ellas, falencias edilicias y el incumplimiento del protocolo de COVID-19. Por ejemplo, no se estaría tomando la temperatura al ingresar. Según fuentes municipales, “el lunes se deberán presentar en el Juzgado de Faltas para dar respuesta a las irregularidades encontradas”.

Imagen del operativo de clausura

La clausura por parte del Municipio se aceleró después de que PAMI le hiciera una inspección al Sanatorio Pelliza el miércoles pasado, y resolviera rescindirle el contrato como prestador a la firma ROPHE SA, dueña de ese nosocomio y del Centro de Salud Norte. Esto derivó en que el organismo que encabeza Luana Volnovich comenzara a evacuar el viernes a sus pacientes. Para ese momento, sobre el centenar de internados en el Pelliza, 41 eran de la obra social de los jubilados, de los cuales quedan todavía varios en el sanatorio. Según le informaron fuentes del PAMI, “tras la rescisión del contrato, las 25.000 cápitas que tenían ambas clínicas privadas serán redistribuidas entre otros prestadores”.

La derivación del resto de los pacientes de otras obras sociales, como IOMA, será vehiculizada a través de la Federación de Clínicas de la Provincia de Buenos Aires (FECLIBA), de la cual Teitelbaum es prosecretario.

Teitelbaum – de 66 años- está acusado de “propagación dolosa” de una enfermedad infectocontagiosa, y permanece detenido desde hace 10 días a la espera de que la jueza Arroyo Salgado resuelva su situación procesal. Sus abogados, Olmedo y Eusebio Goldaracena, reclamaron que no pudieron acceder al expediente desde el inicio de la causa hasta el día siguiente de su detención el 28 de mayo y, que tres días después, la magistrada impuso el secreto de sumario. También se quejaron de las condiciones de su detención y reclamaron la prisión domiciliaria por motivos de salud, que le fue denegada.

La faja de clausura en la puerta del sanatorio

Prácticas similares

Familiares de pacientes que estuvieron internados en el Sanatorio Pelliza se contactaron con el Juzgado Federal Nº1 de San Isidro, para denunciar prácticas similares a las que investiga Arroyo Salgado en el Centro de Salud Norte. Varios de los empleados de esta clínica contagiados de coronavirus habían sido atendidos en el Sanatorio Pelliza.

Una fue la sobrina nieta de un jubilado que falleció por coronavirus en el Sanatorio Pelliza. Era el padre de una empleada del Centro de Salud Norte que se había contagiado en esa institución, y que también estuvo internada en ese sanatorio. Al igual que en el Centro de Salud Norte, en el Sanatorio Pelliza nunca le informaron a la cochería que fue a retirar el cuerpo, que el jubilado fallecido tenía COVID-19.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar / Infobae)