“No pertenezco a ninguna banda, soy inocente”

Así se declaró en Tribunales el psicólogo Jorge Corsi, acusado de violar a un chico y formar parte de un grupo de pedófilos; luego de pasar dos semanas sin efectuar declaración alguna, incurrió en lo que siempre criticó como profesional: atacó a la víctima diciendo que se trata de un joven con "problemas mentales" y "fabulador".
A quince días de ser detenido, el protagonista principal de la causa se acercó voluntariamente a los Tribunales de Lavalle a declarar ante la jueza María Fontbona de Pombo y negó todas las acusaciones que pesan en su contra. “Mi cliente hizo referencia a problemas mentales del denunciante, al que asegura conocer y describió como fabulador”, dijo el abogado defensor, Roberto Casco. Incluso agregó que esos problemas Corsi ya los había notado antes de saber de la existencia de la causa. Y que sus amigos, Marcelo Roca Clement, Augusto Correa y Pablo López Vidal – los otros acusados en la causa- , le habían mencionado que era un chico con complicaciones con su familia, y hasta habían solicitado su ayuda.
Jorge Corsi, psicólogo especialista en temas de abusos a menores, está acusado de asociación ilícita, corrupción de menores y abuso sexual, delitos que presumen penas que van de los 8 a los 25 años de cárcel. En su contra existe el testimonio de un menor que, en declaraciones efectuadas en Cámara Gesell, lo acusa de haberlo violado en fiestas sexuales de la que participaban otros adultos. En su denuncia el menor cita el domicilio de Corsi como uno de los lugares donde ocurrían los encuentros sexuales.
A los otros tres involucrados en la causa, López Vidal, Correa y Roca Clement, se los acusa de armar reuniones con menores de edad, a los que obligaban a ver películas pornográficas. Era en esas “reuniones”, la mayoría en la casa de Corsi , en que los chicos eran abusados y hasta, en algunas ocasiones, forzados a participar en relaciones sexuales.
“Desconozco las relaciones que hayan tenido las otras personas mencionadas, yo jamás abusí de ningún modo de este chico”, aseguró Augusto Correa en su declaración del 24 de julio. “Me dijo que era gay y que yo le gustaba”, agregó Correa insistiendo en que el denunciante se le insinuaba.
El 29 de julio fue el turno de López Vidal frente a la Jueza: “Mi error fue confiar en la relación tan sincera que teníamos con Marcelo (Roca Clement). Me dijo que iba a conocer a una eminencia que me podía ayudar con el tema de la depresión. Era un hombre de edad, muy celoso de su nombre. No quería decirme cómo se llamaba. Un mes tardó en decirme que era Jorge. Nunca supe su apellido hasta que salió en las noticias. Sólo sabía que era profesor de la UBA y que viajaba mucho a España”, afirmó. Durante toda su declaración, López Vidal trató de mostrarse como víctima, como un adolescente homosexual conflictuado. “La dominación que tenía esta gente sobre íl era muy importante, al punto de que cuando Pablo les dijo que quería comenzar a tratarse con un psicólogo porque estaba confundido, Corsi se lo impidió y le regaló un libro sobre jóvenes gays para que leyera”, declaró Fabián Lertora, abogado de Vidal. Sin embargo, para la Jueza de Fontbona de Pombo el chico, que hoy tiene 21 años, actuaba como reclutador.
Más de 15 días pasaron entre la detención de Jorge Corsi y su llegada a Tribunales para comparecer ante la Jueza. “Se acercó a declarar por solicitud nuestra, porque, hasta ahora, no habíamos tenido acceso a la causa”, dijo su abogado Roberto Casco. Pero no fueron muchos los datos que aportó el prestigioso psicólogo. Negó toda acusación y aclaró que sólo se juntaba con los menores para tener “charlas filosóficas”. Lo que es claro, es que Corsi utilizó todos sus conocimientos de psicología para desviar la atención y culpar de todo al menor denunciante. “Mi cliente dijo que el menor puede haber tenido algún tipo de desviación psicológica o haber realizado algún tipo de elucubración, la cual no puede aseverar la causa”, manifestó Casco y recalcó que “no hay ningún elemento probatorio sobre estas supuestas fiestas”.
Todo queda ahora en manos de la Jueza María Fontbona de Pombo, quien deberá decidir si Jorge Corsi, presunto líder de una banda de pedófilos, es procesado o no.

Fuente: zonanortediario.com.ar