Detienen a un depravado sexual con la ayuda de un placero municipal

En el día de ayer Claudio Villalba, un empleado de la Secretaría de Servicios Públicos de la Municipalidad de San Martín, colaboró en la detención de un hombre que hace meses perturbaba a los chicos de los colegios aledaños; desde su camioneta se masturbaba mirando a los jóvenes.Claudio Villalba es empleado de la Municipalidad de San Martín y el encargado de cuidar la plaza Las Heras, San Andrís. En el día de ayer colaboró en la detención de un depravado sexual que hace meses perturbaba a los chicos de los colegios aledaños. “Se masturbaba dentro de su camioneta mirando a las jóvenes que salían de las escuelas”, declaró Claudio.

Los alumnos de la Escuela 26 y del Instituto Nuestra Señora de La Merced alertaron al guarda parque que habitualmente el hombre apresado concurría al mediodía y se masturbaba cuando ellos pasaban y les gritaba utilizando un vocabulario subido de tono, especialmente cuando veía a chicas. “Cuando los chicos me dijeron eso empecí a prestar más atención a una camioneta Peugeot 504 blanca que estaba en los alrededores”, afirma Villalba en la declaración policial. Los días pasaban y el vehículo descrito por los jóvenes no aparecía. Hasta que una mañana, Claudio, vio a la camioneta en una esquina de la plaza con el hombre dentro y masturbándose mientras miraba a dos nenas de 4 o 5 años. Alertado por esto, el placero se acercó al rodado y el depravado escapó rápidamente del lugar, aunque el empleado municipal logró divisar la patente: VUZ 960.

Con los datos del vehículo, los comentarios de los chicos y la descripción del hombre, decide llamar al 911 cada vez que notaba la presencia de la camioneta en las inmediaciones. “Cuando me comunicaba para avisar que estaba por acá, el tipo me veía y se iba. Cuando la policía llegaba ya era tarde”, cuenta con resignación Claudio.

Luego de varios intentos fallidos, un oficial de la policía bonaerense ofreció su telífono celular “para poder actuar de manera inmediata”. Así fue que ayer, mientras realizaba cuidados de jardinería en la plaza, vio cómo el sospechoso estaba dentro de su camioneta masturbándose mirando a dos chicas que jugaban en las hamacas. “Me escondí detrás del mástil para que no me vea y llamí al celular que me dio el policía. Cuando llegó el oficial, pidió refuerzos y lograron detenerlo”, concluyó Claudio.

Fuente: zonanortediario.com.ar