Hijos y Amigos de San Isidro organizó su noche de serenatas

La lluvia del sábado pasado, que hizo bajar notablemente la temperatura convirtiendo la noche primaveral en otoñal, no impidió la realización de la 27° edición de ronda de serenatas organizada por la Asociación Hijos y Amigos de San Isidro.
La ronda de serenatas partió a las 20.30 desde la esquina de Chacabuco e Ituzaingó y entre el numeroso público que se hizo presente estuvo el intendente de San Isidro, doctor Gustavo Posse.

En el inicio, el programa de la noche fue anunciado por el secretario de la Asociación Hijos y Amigos de San Isidro, Ricardo García, quien anunció que desde ahora esta actividad lleva por nombre “Helio Pereiro”, en homenaje a quien fuera uno de sus máximos impulsores y que falleció el 28 de julio pasado.

Luego, el presidente de la entidad, el historiador Jorge Tirigall, se encargó de contar como era el lugar desde donde partió la ronda de serenatas. Recordó que sobre la calle Chacabuco, donde ahora hay dos entidades bancarias, se situaba la última caballeriza del centro de San Isidro y casi a su lado, la casa de quien fuera el primer ciudadano ilustre del partido, Natalio Salvatori.

En esta ocasión, el barrio elegido para homenajear a las damas fue el centro de San Isidro. Las señoras homenajeadas fueron Adela Tarraf, Susana Tirigall, Elvira Domínguez, Francisca González, Lidia B. de Tablado e Hilda E. Gianazza de Monti.

Todas ellas recibieron por parte de un grupo de cantores, una prosa, un aplauso, una canción, un ramillete y un diploma para el recuerdo.

Tras hacerlo con la primera homenajeada, Adela Tarraf, al intendente Posse le tocó nuevamente entregarle el ramo a Elvira Domínguez, en la tercera parada, en la calle Chacabuco, entre Martín y Omar y Belgrano, en tanto que cuando le estaban rindiendo homenaje a Francisca González, el jefe comunal tuvo que oficiar de inspector de tránsito indicándole las maniobras que tenía que hacer un conductor que justo salía con su vehículo de la cochera ubicada al lado de donde se estaba cantando la serenata, frente al palacio municipal de la calle 9 de Julio.

Además de las serenatas, frente a la plazoleta “Domingo de Acassuso”, en la esquina de Av. del Libertador y 9 de Julio, todos los presentes cantaron el vals “Pedacito de cielo”, para culminar la noche con una recepción en la Casa de Alfaro, la primera sede municipal, ubicada en Ituzaingó 557, en pleno casco histórico sanisidrense.

Fuente: zonanortediario.com.ar