Aníbal Fernández: "Julio Cobos está detrás de la decisión de Redrado"

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró hoy que el vicepresidente Julio Cobos está detrás de la decisión del ex titular del Banco Central Martín Redrado de no aceptar el pedido de renuncia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y todo su gabinete, para generar "una 126", en referencia a la fuerte discusión que generó la resolución 125 (retenciones al agro) en la sociedad.
"Hay manijas muy grandes de otros lugares. El vicepresidente Cobos está detrás de esto, porque se lo ha contado el propio Redrado a amigos míos. Cobos quiere que este decreto sea la 126", es decir que genere la misma discusión que la resolución 125 (modificaciones a las retenciones por las exportaciones agropecuarias), dijo el jefe de ministros en declaraciones a radio Diez.

Agregó que, según le transmitió el propio Redrado a amigos suyos, "Cobos lo llamó y le dijo que se quedara tranquilo que íl era el que presidía la Comisión conforme el artículo 9 de la carta orgánica del Banco Central" y recordó que "el vicepresidente no ha parado de tener actitudes permanentes en contra del gobierno, y es el que más ha acicateado este tema".

"Me parece que lo más duro que estamos teniendo en este caso es la actitud del vicepresidente de la Nación, siendo la cabeza de oposición, pretendiendo ser candidato que, aunque tiene todo el derecho a serlo, podría hacerlo sin conspirar contra el gobierno", aseveró Aníbal Fernández.

Tambiín dijo que "cada una de las acciones que lleva a la práctica el vicepresidente tiene la característica de una conspiración contra las acciones del gobierno, que han demostrado tener estatura y que no han significado en ningún momento menoscabar, achicar o tirar por la borda todo lo conquistado".

En este marco, Aníbal Fernández calificó esta situación, creada a partir de la decisión de Redrado, de no renunciar, y de Cobos, de apoyarlo, como una "trapizonda" totalmente "cuestionable y criticable ya no desde el punto de vista político sino institucional".

Vaticinó, en este contexto, una "foto de Redrado con el vicepresidente (o algún cercano a íl) en el cortísimo plazo" y recordó que las mismas voces que hoy "salen en defensa de las reservas" son las mismas que siendo funcionarios las utilizaron.

"Gerardo Morales (actual senador radical) fue funcionario de (Fernando) de la Rúa. Cuando (Carlos) Menem se va del gobierno deja 36.000 millones de dólares de reserva y cuando se hace cargo Kirchner en el 2003 lo hace con 8.000 millones, todo lo que desapareció no fue por arte de magia sino por la písima administración", consignó Aníbal Fernández.

"Lo que se está haciendo hoy, con reservas por 48.240 millones, fruto del ahorro, no es sacar plata para gastarla sino para crear un fondo que va a permitir pagar las deudas durante el 2010 dando, así previsibilidad al bajar las tasas de interís no sólo al Estado nacional sino tambiín a los privados", aseveró.

Explicó que si se colocaran las reservas en cualquier plaza el Estado recibiría "el 3 por ciento de interís" y que si se tomara un prístamo para pagar los vencimientos de deuda durante el 2010 se tendría que pagar intereses del "10 al 14 por ciento", y afirmó que "estamos hablando de varios cientos de millones de dólares" que se perderían de no utilizar las reservas.

En este sentido, el funcionario recordó que las reservas del Banco Central ya se utilizaron para pagar al Fondo Monetario Internacional, y subrayó que, sin embargo, "enseguida se recuperaron".

"Si ya lo hicimos una vez con el FMI y la recuperamos sin ningún inconveniente (había 18.000 millones de dólares y se utilizaron 8.000 para el pago), por quí no ser inteligentes y hacerlo con lo propio que nos da muchos más beneficios que pagar un prístamo", se preguntó el jefe de ministros.

Finalmente, dejó claro que la creación del Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento y la Estabilidad es "en beneficio del país" porque lo que hace es dar "previsiblidad, bajar las tasas de interís, y no pagar intereses innecesarios".

Y recordó que "las reservas acumuladas nunca fueron satisfacción de Redrado".

"Redrado se oponía a que se acumularan las reservas, entonces en este marco más de una vez hubo que insistir hasta los gritos para hacerle entender que teníamos que seguir acumulando reservas", concluyó.

Fuente: zonanortediario.com.ar