En las decisiones del Radicalismo no pueden influir La Cámpora y Boudou

Repudiamos enírgicamente los maltratos a los chicos del Jardín Tribilín y confiamos en el poder de la Justicia para esclarecer los hechos. Nos parece alarmante que en lugar de dejar en claro este hecho taxativo se hayan desplegado actitudes politiqueras que instrumentalizan a las familias del Jardín Tribilín para armar una operación mediática en contra del Radicalismo de San Isidro y de su Intendente Municipal.Sabemos que el organismo encargado de controlar los jardines privados es la DIPREGEP (Dirección Provincial de Educación Privada), al respecto la ley es clara y la provincia actuó en consecuencia, haciíndose cargo y removiendo Inspectoras.

Nos preocupa que un día antes de la sesión que trató el tema “Tribilín” en el Concejo Deliberante de San Isidro, un concejal del radicalismo vinculado a un histórico dirigente de la provincia de Buenos Aires, manifestara que por “orden del partido” tenía que votar lo que dijeran los bloques de “La Cámpora” y el “Cristinismo” . Luego de su dubitativo e inexplicable accionar manifestó públicamente que “dejaba el cargo por defender a un partido y a una línea interna”.

Nos preocupa la orquestada puesta en escena de un operativo cuyo objetivo era promover un clima de convulsión, que incluyó la presencia de falsos padres del jardín Tribilín, y de Twitteros dentro y fuera del Concejo Deliberante, de manera coordinada con un móvil del canal C5N (del empresario K Cristóbal López), que sólo le otorgó la palabra a los concejales de la oposición. La operación continuó al día siguiente a travís de la agencia de noticias TELAM y de la corporación de medios adictos al Gobierno Nacional, con el objeto alevoso de tergiversar los tírminos de la sesión ocurrida el día anterior.

Trasladaremos nuestra indignación a los máximos dirigentes nacionales y provinciales del Radicalismo por las operaciones mediáticas, generadas desde el “Cristinismo” contra el Radicalismo de San Isidro y el Intendente Municipal.

Este actuar se lleva a cabo con la complicidad de dirigentes que dicen defender los valores y los intereses de nuestro Partido mientras que operan abiertamente en favor de la estrategia del proyecto reeleccionista, uno de cuyos pilares es generar y fomentar la mayor división posible del arco opositor.

El Radicalismo no cesará en sus esfuerzos por juntar a las fuerzas democráticas para poner un límite al proyecto reeleccionista del Cristinismo.

Respetamos los órganos y las decisiones partidarias, pero que quede bien claro: Nunca dejaremos que La Cámpora y Boudou influyan en las decisiones del radicalismo de San Isidro.

Fuente: zonanortediario.com.ar