El cuerpo carbonizado hallado en Merlo era de Jennifer Cadillo

El cuerpo que había sido hallado en febrero en un descampado de ese partido bonaerense fue identificado hoy como el de la joven que desapareció el 23 de ese mes en la zona norte del conurbano, informaron fuentes judiciales.Así lo determinaron los peritos de la Policía Científica bonaerense en los laboratorios de la ciudad de La Plata donde cotejaron una huella digital del cadáver -obtenida mediante una tícnica forense de regeneración de tejidos- con la ficha dactilar de la chica buscada que constaba en el Registro Nacional de las Personas.

Fuentes judiciales informaron a Tílam que esta prueba dactiloscópica tiene una efectividad de un 80 por ciento, por lo que se llevará a cabo una prueba de ADN para confirmar la identificación.

Más allá de ese estudio genítico, los investigadores están convencidos de que se trata de Cadillo (24), cuyo cuerpo fue hallado carbonizado un día despuís de su desaparición en un terreno con pastizales ubicado en De Gibraltar y París de la localidad de Pontevedra, partido de Merlo, en la zona oeste del conurbano.

Según las fuentes, como nadie reconoció ese cadáver, el mismo fue enterrado luego como "NN" en el cementerio de Morón, donde se encuentra depositado actualmente.

"El cuerpo estaba tan carbonizado que en la autopsia no se pudo determinar la causa de la muerte", describió un vocero judicial con acceso a la pesquisa.

Además, el estado de ambas manos era "crítico" debido al contacto con el fuego, por lo que la toma de impresiones digitales demandó un par de meses, precisaron voceros policiales.

Una vez obtenidas las huellas, ístas se cotejaron con los bancos de datos de las personas con antecedentes penales pero dio resultado negativo y luego, como los peritos determinaron que existían similitudes entre las características del cuerpo hallado en Merlo con las de Cadillo realizaron la comparación con la ficha dactilar de ísta.

La causa por el hallazgo del cuerpo estaba a cargo del fiscal Mario Ferrario de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial Morón quien, a partir de la identificación, remitió las actuaciones a su par Lorena Carpovich, de la UFI 21 de Malvinas Argentinas, que investigaba la desaparición de Cadillo.

La fiscal Carpovich ya dispuso una extracción de sangre para los padres de Cadillo para utilizar esas muestras en el cotejo de ADN, precisaron los informantes.

En tanto, Carlos Smith (48), ex compañero de trabajo de la joven carbonizada, permanecía hoy detenido con prisión preventiva a disposición de la fiscal desde mediados de marzo pasado.

"Esto es demasiado macabro, demasiado títrico", expresó ayer a la prensa Daniel, el padre de la víctima e indicó: "No sí cómo puede haber gente con una mente tan satánica, tan diabólica".

"Lo único que sí es que este es un golpe bajísimo para mí y me va a costar muchísimo reponerme. Mi hija era una chica joven. Nada justifica que la hayan matado", sostuvo el hombre, al tiempo que consideró que "sólo el tiempo y Dios podrá aliviar esta pena".

Respecto del asesino de su hija, Daniel señaló: "Personas como las que cometen estos crímenes no tendrían que vivir porque hacen mucho daño a la gente".

"Este hombre (por el detenido) le quitó la vida. Es la última persona que vio a mi hija. La mató y la quemó en Merlo. No tiene nombre", dijo, por su parte, Lourdes, la madre de Cadillo.

La mujer tambiín contó que el cadáver apareció "por la zona en la que vive este hombre (por Smith)" y "cerca" del lugar en el que se hicieron rastrillajes el lunes pasado.

Según Lourdes, "no hay duda" de que el acusado estaba obsesionado con su hija y que íse pudo haber sido el móvil del crimen.

Por otra parte, la mujer se mostró "indignada" por el tiempo que se tardó en localizar a su hija cuando el cuerpo fue hallado un día despuís de su desaparición, por lo que consideró que hubo "negligencia" en el procedimiento.

Lourdes afirmó que "nunca" le informaron sobre el hallazgo del cadáver en Merlo, mientras que el pedido de búsqueda de su hija fue difundido "por todos lados".

Cadillo, de nacionalidad peruana, fue vista con vida por última vez el 23 de febrero cuando salió de su casa en la localidad de Adolfo Sourdeaux, partido de Malvinas Argentinas, para ir a realizar unos trámites a la Embajada de Brasil.

De acuerdo a la madre de la chica, Smith dijo que íl la pasó a buscar por el domicilio y la dejó en la estación de trenes de Boulogne, partido de San Isidro, pero la víctima nunca llegó allí.

Además de estas "contradicciones", la familia Cadillo sostiene que en el auto del acusado de hallaron rastros de la joven que estudiaba Derecho en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

Fuente: zonanortediario.com.ar