Intendentes de la región repudiaron la manifestación policial en la Quinta de Olivos

Tras la movilización de efectivos de la Policía Bonaerense a la Quinta de Olivos, rodeando la residencia presidencial armados y con patrulleros, los intendentes de la zona norte y oeste del conurbano salieron a repudiarla.

Mediante sus cuentas de Twitter, los jefes comunales bonaerenses -tanto del Frente de Todos como de Juntos por el Cambio- mostraron su indignación por el accionar policial, más allá de la legitimidad de su reclamo laboral.

Julio Zamora (Tigre) enfatizó: “Repudio la actitud de amedrentamiento de los policías que rodean la Quinta de Olivos, inaceptable en democracia. El Presdente Alberto Fernández y el Gobernador Axel Kicillof son hombres de diálogo que se comprometieron a atender los legítimos reclamos”.

“Las armas y los patrulleros son para defender a la ciudadanía. Los consensos se construyen dialogando, no mediante la fuerza. Llamo a la reflexión y al respeto de las instituciones del Estado”, añadió.

Por su parte Jorge Macri (Vicente López) dijo: “Los policías bonaerenses merecen mejores condiciones de trabajo. Pero su reclamo no puede ser en la Quinta Presidencial. Esta metodología no es buena para la democracia, ni para los argentinos”.

Asimismo, Fernando Moreira (San Martín) destacó: “Por más válido que pueda ser un reclamo salarial, las fuerzas de seguridad rodeando la Quinta de Olivos con armas y patrulleros solo generan miedo en la gente”.

“El camino debe ser siempre el diálogo y este gobierno ha demostrado su voluntad de resolver los problemas por esa vía”, agregó.

Mientras que Federico Achával (Pilar) opinó: “Siempre vamos a reivindicar al diálogo como el único camino para resolver las cosas. Y nuestro presidente Alberto Fernández ya demostró que está dispuesto a escuchar. Es inadmisible lo que está pasando en la Quinta de Olivos. El reclamo es justo. Los métodos violentos no”.

Ariel Sujarchuk (Escobar) sumó: “No se pueden tolerar reclamos salariales con armas y patrulleros rodeando la quinta presidencial. Las exigencias -aunque legítimas- deben presentarse y resolverse a través de los canales institucionales que corresponden”.

Además Osvaldo Cáffaro (Zárate) destacó: “Se puede comprender la legitimidad de un reclamo salarial, pero rodear la Quinta Presidencial para mantener una paritaria armada es un atropello a las instituciones”.

“Condenemos este avance avalado por quienes no respetan la decisión de las urnas y garanticemos el corazón de nuestra democracia, ¡que no nos confundan! Bandera de Argentina”, disparó.

Diego Valenzuela (Tres de Febrero) manifestó: “Sin dudas los policías deben ganar más: hay que jerarquizar y reconocer su trabajo, solo así vamos a tener más seguridad para nuestros vecinos. Pero la presencia de efectivos armados alrededor de la quinta de Olivos deslegitima un reclamo justo de la Policía de la Provincia”.

Juan Zabaleta (Hurlingham) expuso: “Rodear la Quinta Presidencial con patrulleros y oficiales armados es inaceptable y deslegitima un reclamo salarial totalmente válido y que hay que resolver. No confundamos ni asustemos a la gente, que ya bastante angustia tiene con la pandemia. Hago un llamamiento a la cordura”.

Alberto Descalzo (Ituzaingó) afirmó: “Tal como dijo el Presidente Alberto Fernández, el gobierno nacional va a atender el reclamo dialogando con sensatez. Es inadmisible rodear la Quinta Presidencial con patrulleros y oficiales armados. Este tipo de acciones invalidan todo tipo de reclamo. Hoy más que nunca debemos estar unidos, contamos con un gobierno nacional y provincial con toda la voluntad de resolver cualquier tipo de conflicto a través de la única vía que concibe la democracia: el diálogo”.

Finalmente, Lucas Ghi (Morón) reflexionó: “La Policía tiene derecho a reclamar por una mejora salarial como el conjunto de los trabajadores pero su carácter de fuerza armada exige que sean extremadamente cuidadosos en la manera que manifiestan ese reclamo”.

“Sabemos del enorme esfuerzo que hace cada una y cada uno de nuestros policías. Reconocemos su compromiso y vocación de servicio, que quedaron mayormente demostrados en este contexto de pandemia”, continuó.

“Entendemos sus reclamos, pero garantizar el orden público y respetar las instituciones democráticas debe primar por sobre todas las cosas cuando se trata de funcionarios públicos que tienen la enorme responsabilidad de portar armas. No tengo dudas de la voluntad política del Gobernador para atender y solucionar cada uno de los reclamos de la Policía bonaerense, como quedó demostrado una vez más con los anuncios de las últimas horas”, dijo Ghi.

Y concluyó: “Esperamos que esa voluntad sea recíproca y podamos seguir resguardando la seguridad del conjunto de las y los bonaerenses”.

Fuente: (Cristian Salles para www.zonanortediario.com.ar)