InicioINFORMACIÓN GENERALProvinciaBuenos Aires y sus Cadenas de Valor

Buenos Aires y sus Cadenas de Valor

Si hay un ámbito donde la Provincia de Buenos Aires ha mostrado en los últimos años un despliegue tícnico interesante es en el acompañamiento al sector productivo, sea por su trabajo asociado a cámaras empresarias como UIPBA (Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires) para misiones comerciales y rondas de negocios o bien por el desempeño del Banco Provincia para posibilitar inversiones.La presentación de las 16 cadenas de valor destacadas por parte del equipo de estudios económicos del Grupo BAPRO, en el marco del Seminario “Financiamiento Bancario y Cadenas de Valor”, permitió actualizar la mirada de algunos expertos como Bernardo Kosacoff o Jorge Katz, cuyas opiniones respecto de como hacer “sintonía fina” a las industrias argentinas es seguida atentamente por empresarios, funcionarios y acadímicos de Argentina y la región sudamericana.

Durante la apertura de la jornada, Gustavo Marangoni (Presidente del Grupo BAPRO) lanzó una línea de críditos para cadenas de valor con un primer tramo de 50 millones de pesos, tasas preferenciales que rondarán el 12% anual y un año de plazo. Durante su discurso expresó que "a travís de convenios con empresas núcleo en una cadena, el banco se incorpora siendo un socio estratígico en el desarrollo, dando financiamiento a las PYME proveedoras, distribuidores y clientes".

"Impulsar las cadenas de valor es una forma de hacer `sintonía fina´ en materia de financiamiento, tal como propone la presidenta Cristina Fernández de Kirchner" señaló Marangoni y explicó que las cadenas estratígicas serán coordinadas con el ministerio de la Producción provincial dentro de un plan que prioriza promover la sustitución de importaciones, sectores con potencial exportador, mano de obra intensivos y con densidad dentro del tejido PYME o de alto impacto regional.
Dos miradas: Kosacoff y Katz

Koscacoff afirmó: “Hoy un producto es muy difícil decir que es made in USA o tal nacionalidad, lo que se puede decir es que made in world, que se produce con distintas localizaciones de partes de generación de la producción, inclusive conocimiento con localizaciones a travís del mundo y que son marcas mundiales que tienen una importancia decisiva en la generación del comercio”.

Respecto de desarrollo económico global Kosacoff consideró: “El mundo está cada vez más complicado” y no sólo porque se desaceleraron los países desarrollados sino porque hay que competir en “cadenas globales de valor” –fenómeno que sigue vigente desde los años 70– y apareció el mundo asiático. “El mundo asiático produce más, mejor y más barato y, encima, con guerras de divisas. El desafío es mucho más complicado y es parte de la sintonía fina” sostuvo.

Por su parte Katz, comentó que “en este momento hay que reinventar la estructura productiva” poniendo la mirada no sólo en aquel potencial productivo existente hoy, sino tambiín en otras cadenas o etapas dentro de las cadenas de valor que pueden tener desarrollo a futuro (cercano).

“Durante el período Bachelet, Chile con la acuicultura (ejemplificó) logró captar el 30% de la demanda mundial de salmón. Pero hoy el mundo de Piñera se parece más al de Martínez de Oz o Domingo Cavallo”, añadió y llamó la atención respecto del manejo de los recursos naturales y la distribución de los bienes públicos en los países de Sudamírica: “En Chile 5 empresas son dueñas de los derechos del 70% del agua”.

Cabe señalar que en declaraciones públicas a comienzos de 2011 (Diario Página 12) Katz recordó que el proceso de apertura de la economía, siguiendo los dictados del Consenso de Washington, se tragó 10.000 empresas en Brasil y 15.000 en nuestro país. Subrayó además posiciones alternativas como el Sudeste asiático “donde el Estado construye capacidades, como Corea, China, Singapur o Malasia. Ahí el Estado no va al Consenso de Washington, sino que se hace cargo de construir la estructura para insertarse”.

La exposición de tres casos exitosos estuvo a cargo del Ing. Gustavo Grobocopatel (Presidente del Grupo Los Grobo), Roberto Domenech (Presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas –CEPA.) y el Ing. Daniel Novegil (CEO de Terniun).

Grobocopatel consideró que, en función de la demanda de alimentos creciente a nivel planetario las plantas industriales del siglo XXI tendrán su eje en la Biotecnología. En tanto que Domenech describió el crecimiento exponencial de su sector, el cual invierte 100 millones de dólares al año para potenciar su expansión. Novegil contó la experiencia del programa ProPyMEs junto a 640 clientes y proveedores, recordando que tambiín que “la cadena metalmecánica es el 20% del PBI Industrial de la Argentina”.

* El papel del BCRA

En su disertación dentro del Seminario de BAPRO el gerente general del Banco Central, Matías Kulfas, resaltó el cambio de panorama respecto al crídito productivo a partir de las posibilidades que se abrieron con la reciente reforma de la Carta Orgánica del BCRA. Asimismo, destacó el acompañamiento y respaldo de entidades como Garantizar y FOGABA, para facilitar la inversión de las pequeñas y medianas empresas.

Fuente: www.zonanortediario.com.ar

Artículos relacionados

Últimas noticias