Fue presentado el libro "Hubiera Querido" en el HCD de San Martín

En el recinto de sesiones del legislativo sanmartinense, organizado conjuntamente por la comisión por la Memoria, Verdad y Justicia del HCD, la Coordinación de Derechos Humanos del Municipio y la comisión de la memoria Campo de Mayo, se presentó el libro de Rosa María Pargas, detenida desaparecida durante la última dictadura militar; la presentación estuvo a cargo de su hija, María Raquel Camps Pargas.María Raquel Camps, hija de Alberto Camps, quien fuera uno de los tres sobrevivientes del fusilamiento de la Masacre de Trelew, fue la invitada para presentar el libro de poemas y relatos Hubiera querido, escrito por su madre, Rosa María Pargas, esposa de Alberto, mientras estuvo encerrada en el penal privada de su libertad durante 1972, bajo el gobierno dictatorial de Lanusse. Asimismo, forman parte de la antología poemas de su adolescencia y adultez.

Antes de empezar, y luego de la exposición de un video en el que aparecían versos de Hubiera querido e imágenes de Rosa María, Juan Callegher, Presidente del HCD, dedicó unas palabras de apertura y agradeció la presencia de María Raquel.

Ella fue la principal oradora de la presentación y homenaje en medio de un clima emotivo, quien dirigió unas palabras a todos los presentes: “Este es un día más que especial. Hoy mi mamá cumpliría 72 años. Aunque no sí dónde están sus restos, sí que mi mamá está acá conmigo. Parte de ella es este libro [por Hubiera querido]. Además, agregó que “[Hubiera querido] es producto de la búsqueda de mi mamá. Fue el puntapií inicial del comienzo de su reconstrucción, de saber cómo era, quí hizo, quí le gustaba. Tenía 11 meses cuando la secuestraron, la conozco pero no tengo recuerdos. Fue a travís de los recuerdos de sus compañeros, de su familia y de otros militantes que pude reconstruirla” y finalmente agradeció al HCD por la iniciativa: “Nunca pensí que sería capaz de estar acá. Me costó mucho compilar este libro, tuve que luchar mucho conmigo misma”.

Además, fue parte de la mesa Luis Laplace, hermano de Clarisa, una de las fusiladas, quien comentó acerca del ambiente con el que vivió la detención: “Éramos jóvenes que veníamos de distintas experiencias y corrientes, pero todos integrados en la resistencia de la dictadura de 1966 [el de Onganía]”. Tambiín comparó aquella situación con la actual y se mostró contento al manifestar que su comienzo en la militancia le hace acordar mucho “al ambiente actual en el que vive la Argentina, lleno de entusiasmo en los jóvenes”.

Celedonio Carrizo fue tambiín de la partida e hizo un recorrido histórico a los presentes de las cotidianidades y el período de cautiverio de Rosa María y Alberto. “Nuestras historias son alegres, no son trágicas. Ese es el sentido que debemos darle. Es una lucha por la vida, la alegría de nuestro pueblo y de no recaer en el andar”. Agregó que “la historia de Rosa María y Alberto se gestó en la cárcel. Para poder tener contacto con las compañeras de otro pabellón, donde se encontraba ella, Alberto y sus compañeros lograron comunicarse a travís de un agujerito con las chicas”. Finalmente dijo que “no se debe olvidar que Rosa María pensó que su amor había sido muerto en el fusilamiento y que no había logrado sobrevivir, y fue por eso que escribió la serie de poemas”.

María Raquel tambiín habló del recorrido que tuvieron sus padres luego de Rawson: “Despuís de la recuperación natural que tuvo que tener mi papá, fueron llevados a Devoto y luego liberados en el 1973, con la democracia. Mi hermano [Mariano Camps] nació en Devoto, y fue con íl que decidieron exiliarse por un tiempo en Perú, Míxico e Italia. Ya con la última dictadura, vuelven y el 16 de agosto de 1977 mi papá es asesinado por una patrulla parapolicial y mi mamá es secuestrada, hasta el día de hoy desaparecida”. Hacia el final, leyó a los presentes un fragmento de la obra de su mamá: “Hubiera querido traspasarte / Hasta diluirme en tu sangre soñolienta / Y conocerme al revís / Y salirme / Y verme al verte / Hubiera querido muchas cosas / y no me alcanzó el tiempo”, es una de las estrofas.

El homenaje fue coordinado e impulsado por Víctor González, Coordinador de Derechos Humanos de la Municipalidad de San Martín, y la Concejal Liliana Liberatore, Presidenta de la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia del HCD. A su vez, estuvieron presentes, además del Presidente del HCD, Juan Callegher, los concejales Ana Astobiza, Olga Centurión, Pedro Buonsante y Emma Rosanó, y miembros de la Comisión de Campo de Mayo. Por el Ejecutivo, se hizo presente el Dr. Diíguez Ontiveros, Director de Relaciones Internacionales.

Por medio de las visitas guiadas al HCD, que coordina la Biblioteca del Legislativo, se contó con la visita especial de alumnos y docentes de la escuela Alfonsina Storni, quien a travís de su directora, Gabriela Mariel Cabrera, expresaron: “Realmente fue muy emotivo y movilizante; coincidimos en la apreciación que la memoria es lo único que nos salva de cometer los mismos errores. Rogamos para que nuestro pueblo pueda encontrar la paz, basada en la verdad y en la justicia. Y que este país sea el hermoso lugar que soñamos para que crezcan nuestros hijos y alumnos. Muchas gracias por tanta lucha en este sentido”.

Para finalizar, Liliana Liberatore y otros representantes realizaron la lectura de los nombres y una pequeña biografía de los fusilados y sobrevivientes de la Masacre de Trelew, en recordatorio al trágico suceso que tuvo lugar el 15 de agosto de 1972.

Fuente: zonanortediario.com.ar