Las monedas las tiene el gran bonete

A partir del día 08 de Septiembre del año en curso, la línea de transporte 71 de Villa Adelina, ha dejado de cambiar en su administración monedas al público; el problema de la escasez de monedas es un grave inconveniente que causa verdaderas complicaciones a todos los vecinos.
Días pasados en la zona de Belgrano debí hacer una cola de cuarenta y cinco minutos en una sucursal del Banco Nación para cambiar monedas, luego de dicha espera me entregaron tan solo $4 en monedas de un peso.

Le consulte al cajero cual era la razón que me cambiaba tan escasa cantidad, su respuesta fue ¨Hay escasez de monedas y no nos mandan del central¨

El mismo día fui a un locutorio para hablar por telífono, había un cartel en cada cabina donde se podía leer: Disculpen las molestias pero las llamadas solo se podrán hacer si paga su gasto con monedas – si no tiene monedas: NO HABLE.-

Yo pensí que ocurriría si una persona debe llamar a una ambulancia, solicitar un turno a un mídico, llamar a un familiar para consultar o solucionar algún problema. Sencillo no lo podrá hacer.

Un niño va a un quiosco, si no tiene monedas no puede comprar al igual que un adulto que va a comprar cigarrillos, o simplemente golosinas para llevarle a sus hijos al retornar a su hogar.

Conseguir monedas para viajar en el transporte automotor es una verdadera odisea, digna de figurar en el libro de los record Guiñes, e incomprensible para los turista provenientes de otras latitudes.

Esta semana fui a sacar fotocopias, en varios sitios consulte y si uno no paga con monedas no es posible sacar las citadas fotocopias, pero en una librería leí en un cartel que decía que: por falta de monedas se entregaría como vuelto biromes de buena calidad y el valor de las mismas era de $0,25, es decir entregaban de acuerdo al valor del vuelto, una, dos o tres biromes.

A río revuelto ganancia de pescadores. Dando una vuelta en las cercanías de la terminal de la citada línea de transporte automotor, un comerciante conocido, donde generalmente realizo compras, me comento en voz baja, que de la citada línea le traían a su negocio monedas, eso si, el servicio digamos tipo delivery tiene su costo, 94×100, a lo que le consulte ¿Cómo es eso? Simple, si quieres monedas las tenes que pagar, te traen $94 pero vos tenes que entregarles $100, estamos hablando de un 6% de utilidad para la línea de transporte.

Realizaba otra compra en un supermercado chino de la zona y la esposa del dueño, tambiín de origen chino, se hallaba en la caja, luego de solicitarme monedas para el pago de la compra que realice, me dijo que la perdonara pero que a ellos les vendían a un precio bastante elevado las monedas, razón por la cual las debían cuidar mucho.

Ante la situación planteada por no poder obtener monedas en la terminal de la citada línea en la ciudad de Villa Adelina, consulte a un inspector de la línea, que se hallaba en una parada importante de su recorrido, cabe acotar que este señor vende boletos a los usuarios antes de subir al vehículo, el mismo me manifestó que la línea no cambia más monedas al público, que solo se limita a vender los boletos en paradas claves de su recorrido donde hay una afluencia de usuarios importantes.

Consultado si sabía el porque de tal resolución de la empresa, me manifestó que era una decisión de la empresa y que desconocía los motivos por los cuales una empresa que recibe de manera continua monedas en sus unidades, deja de canjearlas al público, que es quien retroalimenta el circuito.

Según trascendidos la línea habría realizado un convenio con una red de hipermercados.

He consultado a varias cajeras de varios hipermercados y me han manifestado que además de los bancos, era probable que recibieran tambiín monedas de líneas de transporte automotor.

Pero el problema no termina allí, días pasados debí viajar a la zona sur del Gran Buenos Aires, sorpresa, en la Estación Constitución, sin ser una hora pico, se apiñaban los usuarios esperando obtener su boleto. Había solamente una caja para sacar boleto, siendo esta sola caja donde se daba vuelto, además tiene prioridad las personas con capacidades diferentes y embarazadas o con bebes, el resto de las cajas, era para pago exacto, es decir toman las monedas o billetes y no dan vuelto. Por la tarde se habilita en otro sector lateral del hall de dicha terminal ferroviaria otra caja que da vuelto.

Mi sorpresa no terminaba, al ir a sacar boleto para viajar en el subterráneo, me halle con un panorama similar, varias cajas para pago exacto del viaje y tan solo una caja para sacar boleto y que nos den vuelto.

El tema de la escasez de monedas es realmente grave para todo el pueblo, en especial para las personas pertenecientes a las clases mas bajas, donde tambiín tenemos que contar a los jubilados y pensionadas, ya que las personas que se mueven en vehículos particulares no tienen problemas, además abonan todos sus gastos con dinero plástico, es decir con tarjetas.

Ante la grave situación que se manifiesta y se agrava cada día, seria interesante que el estado salga a dar explicaciones, a desmentir o ratificar que la escasez de monedas se debe como se rumorea porque las mismas, son compradas por Chile para fabricar nuevas monedas, ya que su costo es más bajo que si se compra metal virgen.

Si un tema tan sencillo como es la falta de monedas no lo puede solucionar el estado nacional, esto dará que pensar a los habitantes, quienes deben padecer una situación conflictiva, sufrir mal trato, ya que no es nada grato para quien esta del otro lado del mostrador o la caja, no poder contar con las monedas APRA dar el vuelto, y muchas veces queda mal ante el cliente y ante si mismo.

Cabe recordar que hace varias dícadas atrás los transportistas automotor acaparaban las monedas para presionar y obtener aumentos de los pasajes en dicho medio de locomoción.

Otro trascendido es que las monedas son desviadas, previo pago de un porcentaje, a las casas de juegos, casinos, Bingos, etc., ya que muchas máquinas de las denominadas tragaperras o tragamonedas funcionan con monedas de curso legal.

Si se esta comercializando de manera espuria con las monedas, ya sean entidades bancarias, líneas de transporte, o sea quien sea, el estado debe tomar medidas contundente de manera inmediata, para que este valioso elemento, reitero en especial para las clases más bajas, aparezcan y se solucionen los problemas que se subsistan de manera cotidiana y en todos los ámbitos.

Recordemos que un pasajero, que no tenía las monedas necesarias para pagar su pasaje, estando aparentemente con algunas copas de más, asesino al conductor de la unidad donde pretendía viajar. Una vida humana que se podía haber salvado, si las monedas estuvieran al alcance de cualquier habitante de este bendito país, donde ocurren cosa inverosímiles y se busca rapiñar algún dinerillo con cualquier situación que afecte a la sociedad.

Tal vez haya llegado el momento de que se aclare a donde van a parar todas las monedas que son un patrimonio nacional, es decir es del pueblo, no de un banquero, ni del directorio de una línea de transporte o de cualquier otro avispado que tiene acceso a suficiente cantidad de monedas.

Es de esperar que alguien se apiade de los usuarios, del pueblo y del patrimonio nacional y las escasas monedas vuelvan a circular de manera normal y se termine este calvario para todos los usuarios.

Fuente: zonanortediario.com.ar