El riesgo de a quién dejamos la decisión de despenalizar las drogas

Muy seguido en la Argentina vemos como algunos opinólogos reflejan pareceres copiados de modelos ajenos a la idiosincrasia nacional, que no solo carecen de realidad sino que más bien, y más grave, se encuentran viciados de intereses oscuros. La cuestión, planteada por el Gobierno Nacional, acerca de la posibilidad de despenalizar el consumo de drogas merece algunas reflexiones que parecen de importancia a la hora de que algunos tomen decisiones que afectan al conjunto de la sociedad y pueden comprometer el desarrollo de las futuras generaciones.
En primer lugar cabe señalar que experiencias anteriores de despenalización y no prohibición de sustancias adictivas, ha logrado resultados nefastos para la salud de la población. En nuestro país, el alcohol provoca 25.000 muertes por año (70 por día), mientras que el cigarrillo se lleva 40.000 vidas (110 por día).
En segundo lugar, para combatir a quienes proveen muerte se necesita decisión política, la cual implica recursos económicos y humanos al servicio de los organismos de control e investigación.
En tercer lugar, se necesita generar espacios de contención para aquellos que están sumergidos en la adicción.
Finalmente, al ser un tema que directa ó indirectamente nos afecta a todos los ciudadanos, al ser un condicionante a la hora de delinquir mediante la utilización de metodologías violentas que no valoran la vida, ha de ser expuesto a la sociedad para que se informe sobre las consecuencias, los actores implicados, los efectos, la normativa actual y la propuesta, para que la ciudadanía se exprese en un referendum vinculante .
Es hora de que desde el Estado Nacional se promueva en serio la participación de la gente sobre todo en cuestiones tan sensibles ya que es demasiado peligroso dejar en mano de algunos funcionarios la decisión sobre la despenalización de la droga al comprometer nuestro presente y sobre todo, nuestro futuro.

Fuente: zonanortediario.com.ar