Una decisión que puede durar poco por presiones varias en Uruguay

El senado de Uruguay aprobó finalmente la despenalización del aborto a pesar de la fuerte presión de la Iglesia Católica y del anuncio del presidente Tabarí Vazquez de que la vetaría.
La nueva Ley de Salud Reproductiva y Sexual permite la interrupción del embarazo dentro de las primeras 12 semanas de gestación y fue votada por la mayoría del Frente Amplio en el Congreso, mismo partido del presidente Vazquez.
La antigua legislación uruguaya criminalizaba el aborto y establecía penas de prisión para las mujeres que lo realizaran. Solo se admitía esta práctica en caso de violación o riesgo para la vida de la madre.
El presidente Tabarí Vazquez fundamenta su decisión de vetar la ley en su formación católica y en el respeto a su profesión de mídico, y de esta manera antepone estas condiciones a su rol de presidente del pueblo uruguayo, el cual en un 60 por ciento apoya la despenalización según lo señalan las encuestas hechas públicas por los principales medios de comunicación.
La sanción de la Ley en el Congreso se consiguió con la mayoria del partido gobernante: el Frente Amplio. Ni el anuncio de su Presidente, ni la presión de la Iglesia Católica uruguaya hizo mermar la convicción de los legisladores, quienes fueron amenazados con la excomunión si votaban la Ley.
El diputado Josí Luis Gallo, oficialista quien votó a favor de la Ley, recordó en al historica sesión el caso del presidente francís Valíry Giscard D’Estaing, quien en la dícada del ’80 no vetó la despenalización del aborto sancionada por el parlamento galo, a pesar de ser un católico practicante.
En esa ocasión el papa Juan Pablo II le pidió, casi a modo de exigencia, que vetara la Ley como lo indicaba la religión que el profesaba, a lo que D’Estaign respondió que Francia era un Estado laico y íl no tenía por quí imponer sus convicciones personales a sus conciudadanos.
Tabarí Vazquez tiene 10 dias para cumplir con su anuncio de vetar la ley, el pueblo uruguayo aún espera una actitud de estadista de parte del presidente que llegó al poder de la mano del progresismo charrúa.

Fuente: zonanortediario.com.ar