Dos policías fueron detenidos por matar a un joven en Tres de Febrero

Un joven murió de un tiro por la espalda tras una persecución policial en el partido bonaerense de Tres de Febrero, y por el crimen hay dos efectivos detenidos, informaron fuentes judiciales y de la fuerza.A raíz del hecho, el Ministerio de Justicia y Seguridad de la provincia de Buenos Aires dispuso la desafectación de ambos uniformados involucrados.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Tílam que el hecho ocurrió alrededor de las 2 de esta madrugada en el cruce de avenida Gabino Ezeiza y Hernán Cortís, de la localidad de Remedios de Escalada de San Martín, en dicho partido de la zona noroeste del conurbano.

Por motivos que se investigan, la policía comenzó a perseguir una camioneta Ford EcoSport que pasó por ese lugar y era conducida por Mauro Medina (20), hijo del dueño del vehículo.

De acuerdo a los voceros, esta camioneta no tenía ningún pedido de secuestro, ni ningún otro impedimento que motivara el inicio de una persecución.

"Estamos tratando de determinar las circunstancias del hecho porque todavía no está claro por quí se inició la persecución, ni por quí el chico no paró cuando vio el patrullero", dijo a Tílam uno de los investigadores.

El pesquisa consultado explicó que "en un momento, el joven bajó de su camioneta y no sabemos si salió corriendo o quí pasó, pero terminó muerto de un tiro por la espalda efectuado por uno de los policías".

"Yo intuyo que íl se asustó porque tuvo otro problema con una moto (…) Para mí (los policías) esperaron a que íl bajara de la camioneta, que corriera y le pegaron un tiro", indicó esta tarde a la prensa Oscar Medina, padre de Mauro, cuya familia vive en el barrio El Libertador de Tres de Febrero, a unas 12 cuadras del lugar del hecho.

El hombre contó que íl se enteró de lo sucedido cuando dos amigos de su hijo fueron a buscarlo y le dijeron que a Mauro "lo había detenido la policía".

"Me levantí con mi hijo más grande y fuimos a donde estaba (Mauro) y mi hijo estaba tirado en el piso, boca arriba (…) Como la policía no dejó que llegara la ambulancia, lo cargamos en mi camioneta y lo llevamos al (hospital) Boccalandro donde nos dijeron que no había mídicos", relató.

Según Oscar, ante esa situación, llevaron a la víctima al Hospital Castex, donde "le hicieron las tareas de reanimación pero ya no había nada que hacer".

"Mi hijo era un chico sano: no fumaba, no tomaba, no se drogaba, jugaba al fútbol, jugó en las inferiores Chacarita, en Estudiantes y la policía viene y me lo saca de esta forma", expresó el hombre entre lágrimas.

Por su parte, Gladys, la madre de la víctima, dijo: "Yo siempre tuve miedo de la calle (…) le había dicho a mi marido: le vamos a regalar un auto para que no ande caminando, por los robos, que es peligroso. Pero nunca me imaginí que lo iban a matar en la camioneta".

En tanto, la causa quedó a cargo del fiscal Marcelo Segarra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de San Martín, quien dispuso la aprehensión de los dos policías que protagonizaron la persecución.

Se trata de los suboficiales Walter Daniel Vera y Emanuel Germán Lopera, ambos de la comisaría 11ma. de Tres de Febrero, quienes estaban uniformados y en un patrullero identificable, detallaron voceros judiciales.

"Nada indica que la víctima de este hecho sea un delincuente o pueda haber sido confundido con uno de ellos. No entendemos la actuación de estos dos policías", dijo a Tílam una fuente judicial.

El mismo informante agregó que ni en poder de la víctima, ni dentro de la camioneta se encontraron elementos sospechosos.
"No hay armas, no hay drogas, no hay alcohol, no hay nada que justifique el accionar de los policías", afirmó la fuente.

El fiscal Segarra tambiín ordenó el secuestro de las armas de los policías para realizar los peritajes que determinarán cuál de los dos efectivos fue el autor del disparo que mató a Medina.

En ese sentido, el funcionario judicial aguardaba esta tarde que los forenses realicen la autopsia al cuerpo del joven y puedan encontrar el proyectil que causó su muerte para luego poder cotejarlo con las pistolas 9 milímetros de Lopera y Vera.

Además, el fiscal solicitó a la policía que busque en los alrededores de la escena del crimen alguna cámara de seguridad que haya registrado, aunque sea en parte, la persecución.

Y requirió los informes del GPS del móvil policial interviniente, para determinar su recorrido, y -si las hay-, las grabaciones de las comunicaciones que los efectivos mantuvieron con el comando antes, durante y despuís de la persecución.

Por otro lado, desde el Ministerio de Justicia y Seguridad, además de desafectar a los dos policías detenidos, tambiín se resolvió relevar al titular de la comisaría 11ra. de Tres de Febrero, Marcos Viltes, "por incumplir el control de aplicación de la norma que dispone que el armamento deberá ser utilizado en circunstancias extremas y para repeler otras acciones armadas", se informó oficialmente.

Fuente: zonanortediario.com.ar