Crimen en Ituzaingó: mataron a un matrimonio y al padre de la mujer

Los tres fueron asesinados a palazos en una casa de ese partido del oeste del conurbano y la Policía investiga si se trató de un ajuste de cuentas , ya que en la vivienda no faltaba nada; la hija de tres años de la pareja fue hallada escondida debajo de una mesa y los bebís mellizos estaban durmiendo en una de las habitaciones.
El hecho fue descubierto cerca de las 21.30 en una casa ubicada en Profesor Bagnat 1065, del barrio San Alberto, en el oeste del conurbano, por un vecino que es efectivo de la policía federal y regresaba a su vivienda, tras lo cual llamó al 911 y denunció lo que pasaba.

Policías de la comisaría 4a. de Ituzaingó encontraron los cuerpos de Walter (30), su esposa María Fernanda (29) y de su suegro Jorge, en un patio trasero de la casa, y todos tenían golpes en distintas partes del cuerpo y algunos puntazos.

Dentro de la casa, los efectivos hallaron distintos objetos contundentes como palos y fierros, con los cuales los delincuentes habrían asesinado a sus víctimas.

Según un jefe policial, el policía federal observó el portón abierto de la casa y se fijó a travís de una ventana si ocurría algo extraño.

En ese momento, observó los cadáveres del matrimonio que era dueño de una empresa distribuidora de comestibles y frutas secas.

La principal hipótesis que manejan los pesquisas es que se trató de un hecho vinculado a una venganza, posiblemente vinculada al trabajo de las víctimas, y que el suegro del dueño de casa fue asesinado porque estaba en ese lugar en el momento menos indicado.

Además, los pesquisas tienen claro que la o las personas que participaron del hecho conocían a sus víctimas, ya que ístos le habrían abierto la puerta.

Es que ninguno de los accesos a la casa están violentados, explicó un jefe policial.

Lo que sí tienen prácticamente descartado es que el hecho estí vinculado a un robo o a un intento de robo, ya que en la casa había televisores, LCD, computadoras, electrodomísticos y otros objetos de valor que quedaron allí.

Peritos de la Policía Científica y personal de la comisaría 4° de Ituzaingó trabajaban esta mañana en el lugar en busca de huellas.

El efectivo de la policía federal que encontró los cadáveres contó hoy a la prensa que cuando estaba llegando a su casa le llamó la "atención ver el portón de esa casa abierto".

"Ellos, generalmente a esta hora, ya están en su casa cenando. Entonces me acerquí a ver quí pasaba. Cuando lleguí y vi que nadie contestaba el llamado me trepí por los techos y bají en el patio donde encontrí los cuerpos tirados en el piso, ya sin vida", dijo.

"Despuís de encontrar a los cuerpos recorrí la casa temiendo encontrar lo peor. Por fortuna, los tres niños estaban ahí. Los levantí y los lleví a mi casa, donde llamamos al 911, al rato llegaron los patrulleros de la comisaría 4°".

Fuente: zonanortediario.com.ar