Demuelen la Escuela Nº5 de San Fernando luego de su incendio

La Comuna coordinó y se hizo cargo económicamente de la tarea, estiman concluirla en 10 días; el objetivo es agilizar la vuelta de los alumnos a clases; el Intendente Luis Andreotti presenció el accionar acompañado de vecinos; “Es una pena que hayan quemado el establecimiento. Pero a esta demolición no hay que tomarla con tanta tristeza. Sino con alegría, ya que permitirá la futura ampliación del colegio y la vuelta de los chicos a clases”, expresó el Jefe Comunal.El Municipio de San Fernando se hizo cargo económicamente y coordinó la demolición del sector incendiado de la Escuela Nº5 para agilizar la vuelta de los chicos a clases y garantizar su seguridad. Ninguna autoridad de la Provincia, organismo responsable de las escuelas, se hizo presente durante el accionar. La angustia, emoción y esperanza fueron los protagonistas de la templada mañana.

Un amplio grupo de vecinos del barrio se reunieron en los alrededores de la institución educativa (Cordero y Paraná, Virreyes) que fuera quemada en la madrugada del pasado martes 5 de marzo en un lamentable y repudiable acto de vandalismo. Los rostros acongojados de los vecinos expresaban la angustia, tristeza e impotencia por el incendio; sin embargo, tambiín descubrían la esperanza naciente en las tareas emprendidas y coordinadas por el Municipio de San Fernando. El repudio al Gobierno de la Provincia fue unánime, la falta de presencia fue notoria. En diez días culminará esta demolición.

“Hoy comenzó la demolición. Esto no hay que tomarlo con tanta tristeza, aunque sea una pena que hayan quemado la institución, sino con la alegría de que es el comienzo de una limpieza. Esta demolición permitirá la futura ampliación del colegio para que los chicos puedan desarrollar nuevamente las clases”, sostuvo el Intendente, presente en la demolición junto a los vecinos y autoridades municipales.

“Estamos demoliendo lo más afectado. Una vez que concluya esta tarea y tiremos los escombros, vamos a realizar el estudio de las otras estructuras. Debemos garantizar que los chicos convivan en un lugar seguro”, sostuvo Andreotti. Al tiempo que agregó: “A partir de ahí, con la ayuda que nosotros le estamos brindando al Consejo Escolar, y esperando a que el Gobierno de la Provincia haga su aporte ya que es el organismo responsable de los colegios: esperamos poder brindar un servicio educativo como corresponde”.

Durante la mañana comenzaron las tareas de demolición. Los operarios iniciaron sus trabajos apuntalando las partes del edificio que todavía estaban sanas y que podían correr el riesgo de ser arrastradas junto al fuerte desarme. Tambiín se tiraron los escombros que estaban sueltos. Lo próximo por hacer es cortar las cabreadas del techo. “Con esto, hemos realizado la parte más crítica del trabajo dándole una mano a la Provincia. No podíamos esperar más tiempo y coordinamos la demolición del edificio que corría alto riesgo de colapso. Estimamos que en 10 días concluirán las tareas. Ahora, resta ver cómo van a encarar la nueva etapa de la obra. Lo que queremos garantizar, como Municipio, es que la parte sana del edificio pueda empezar a funcionar lo antes posible”, explicó Gastón D’Aquino, el Secretario de Obras Públicas.

En contramano con las intenciones de las autoridades provinciales, el Municipio de San Fernando no quiso emprender ningún tipo de trabajo habiendo chicos adentro del establecimiento educativo debido a las inseguridades y riesgos que implican la convivencia entre obreros y maquinarias. “Queremos trabajar con seguridad”, dijo al respecto el funcionario. Para dicha tarea, la Secretaría de Protección Ciudadana y el área de Defensa Civil dispusieron un operativo de prevención para preservar el segundo cordón y el corte de calle para que los trabajadores puedan desempeñarse de la mejor manera y cuidar a los vecinos. Hubo una ambulancia de San Fernando Salud acompañada por la Cruz Roja.

Durante el accionar se esperaba la presencia de alguna autoridad del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires; pero no se produjo. “Hoy la Provincia no tuvo participación; ni el inspector vino. Yo creo que la Provincia no tiene problemas políticos en San Fernando, sino que tiene funcionarios con desidia. Esta es una muestra más de la desidia de Provincia”, enfatizó el Intendente Andreotti; mientras que D’Aquino agregó: “Hoy tenían que estar los inspectores. Los responsables de la demolición, la dirección o parte tícnica tienen que correr por parte de la Provincia. Hasta ahora no tuvimos la suerte de que hayan venido, pero el Municipio y los vecinos no podían esperar más y procedimos con nuestra inspección”.

Los vecinos que se reunieron en forma espontanea en la zona; vecinos que alguna vez fueron alumnos de la escuela y que actualmente acompañaban todas las mañanas o tardes a sus hijos; vecinos que en alguna oportunidad festejaron su cumpleaños o rezaron un padre nuestro en el establecimiento (que tambiín funcionaba como comedor y en alguna ocasión hizo las veces de iglesia); manifestaron, sollozos y entre lágrimas, su sinceras opiniones.

“Estoy muy triste en este momento. Es muy doloroso. Estoy agradecida al grupo de mamás presente, a los directivos del colegio y al Intendente Andreotti por su trabajo. Que esto no vuelva a pasar, hay que respetar el derecho de nuestros hijos”, sostuvo Cintia. “Ver la imagen del colegio, primero incendiado y ahora cayendo, duele mucho. Te parte el alma ver a todos llorando. Pero ahora hay que empezar”, alentó María Rodríguez, quien fustigó: “Queremos que la Provincia responda por nuestra escuela, los chicos están perdiendo clases”. “Queremos que se hagan cargo de algo que les corresponde; el Municipio no tiene la responsabilidad y, sin embargo, está trabajando por nosotros”, concluyó Karina, reafirmando el pedido.

Tras al acto de vandalismo, los espacios más comprometidos de la escuela fueron el comedor, las instalaciones de cocina, el SUM (Salón de Usos Múltiples), el hall de acceso y el depósito. No solo sufrió daños materiales sino colaterales ya que 400 chicos almorzaban todos los días en el comedor, que fue afectado en su totalidad y fue demolido completamente. Se resolvió trasladar a los chicos de la escuela secundaria a la Escuela Tícnica Nº 3, quienes ofrecen seis aulas. Los chicos de la escuela primaria tendrán un lugar en el sector del secundario de la escuela incendiada, en aquellas aulas que no están ediliciamente afectadas.

Fuente: zonanortediario.com.ar