Le arruinaron la fiesta

Un hombre que creyó ser testigo de un secuestro dio aviso a la policía de inmediato, los oficiales que llegaron al lugar quedaron sorprendidos por lo que estaban viendo; se trataba de una despedida de solteros.

No todo lo que brilla es oro. Bien lo sabe la DDI de San Isidro que alertada por un aviso de secuestro en la zona movilizó todas sus unidades para dar cuenta de que en realidad se trataba de una despedida de solteros. El confuso hecho ocurrió ayer en horas del mediodía cuando un hombre de 66 años llamó al 911 para denunciar un secuestro. El virtual testigo se encontraba en la estación de servicio ubicada en calles Rolón y Márquez de Las Lomas de San Isidro y observó el sospechoso traslado de un joven de un auto a otro. Según el testimonio la presunta víctima tenía los ojos vendados y fue obligado a subir al rodado por la fuerza.
La policía decidió investigar la denuncia y pudo dar con el paradero del rehín y sus victimarios. Menuda sorpresa se llevaron al ver que el secuestro era nada más ni nada menos que una despedida de solteros en la cual un economista sueco de 26 años era trasladado a la fiesta. Luego del correspondiente pedido de disculpas parte de los oficiales, el grupo de amigos intentó continuar con el festejo pero ya era tarde, a esa altura la fiesta estaba arruinada.

Fuente: zonanortediario.com.ar