Se entregó un abogado prófugo en causa por asociación ilícita, acordó colaborar y lo excarcelan

Uno de los abogados que estaba prófugo en el marco de la causa que investiga una asociación ilícita que armaba causas vinculadas al narcotráfico y que estaba supuestamente liderada por el fiscal de San Isidro Claudio Scapolán, se presentó ante la Justicia y, tras aportar datos como un “imputado colaborador”, fue excarcelado, informaron fuentes judiciales.

Se trata del abogado Matías Pedersoli, quien estaba en calidad de prófugo desde el 24 de julio último como acusado de integrar esa asociación ilícita compuesta, según los investigadores, por 41 personas, entre ellas el fiscal Scapolán como jefe, otros dos abogados prófugos, policías y funcionarios judiciales.

El defensor de Pedersoli, Gabriel Iezzi, confirmó que el letrado se entregó ayer por la mañana ante el fiscal federal de San Isidro a cargo del caso, Fernando Domínguez, ante quien acordó los detalles para ser considerado un “imputado colaborador”.

“Le contamos al fiscal qué elementos podía aportar como imputado colaborador y se hizo un acuerdo en el que ambas partes firmamos”, dijo Iezzi, quien explicó que tras ese encuentro Pedersoli fue llevado ante la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, quien fue la encargada de homologar el acuerdo.

Arroyo Salgado indagó a Pedersoli por la tarde, en una audiencia en la que confesó que era un empleado del estudio del abogado Gustavo Semorile (actualmente prófugo en esta investigación) y que “era su colaborador y cumplía los pedidos que le hacía su jefe”, explicó Iezzi.

El defensor agregó que Pedersoli “trabajó apenas dos años en el estudio de Semorile, pero la realidad es que sólo hacía lo que le pedía su jefe, no tenía nada que ver son las decisiones que se tomaban”.

Tras la indagatoria, la jueza ordenó la excarcelación del imputado colaborador, quien de todas formas continúa involucrado de la investigación.

En la causa además de Semorile, hay un tercer abogado imputado y con pedido de captura, llamado Francisco García Maañon, familiar de otros funcionarios judiciales.

Por el caso, se encuentran detenidos desde hace 20 días dos secretarios del fiscal Scapolán, llamados Gustavo Sanvitale y Maximiliano Jarisch, como así también nueve efectivos de la policía bonaerense: los comisarios Marcelo Di Rosa y Roberto Adrián Okurzaty; los subcomisarios Oscar Antonio Caviglia y Juan José Magraner; los oficiales principales Juan Alberto Elizalde y Juana Elizabeth Medina; el subteniente primero José María Delgado; el sargento Santiago Ignacio Cabre; y el ayudante Alexis Jesús Tabares.

En tanto, la jueza Arroyo Salgado aún no puso nueva fecha para la indagatoria del fiscal Scapolán, la cual se frustró en dos oportunidades, dijeron las fuentes judiciales.

El fiscal federal Domínguez considera que a Scapolán como jefe de la organización que extorsionaba “a presuntos narcotraficantes para que abonen un canon mensual por protección y/o para no detener a sus familiares y/o allegados”, o a “personas sin vínculos con el narcotráfico, bajo la amenaza de hacerlos pasar como tales”.

Según el fiscal, los hechos ocurrieron entre el 2012 y el 2015, cuando Scapolán estaba al frente de la ex Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Investigaciones Complejas de San Isidro, disuelta en 2016.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar / Télam)