La verdad sobre Farm Frites

La fábrica de papas fritas congeladas instalada en Vicente López, desde hace años avanza agresivamente sobre sus vecinos; así lo demuestran las reiteradas denuncias realizadas ante el Municipio por quienes tienen que sufrir las 24 horas los olores nauseabundos, los ruidos permanentes, los camiones de gran porte q no pueden circular por las calles del barrio sin provocar destrozos y roturas.Estas son las molestias que “normalmente” soportan los vecinos del barrio, que de tanto en tanto además deben sufrir los “accidentales” escapes de amoníaco y las inundaciones dentro de sus casas con los desechos grasientos que la Empresa arroja a los desagües pluviales y cloacales.

Ninguno de los reclamos fue atendido seriamente por la gestión del Intendente García que tambiín hizo caso omiso a los incumplimientos sobre habilitaciones municipales, aprobación de planos, respeto de las normas del Código de Edificación en que incurren Farm Frites y su subsidiaria Coolmind.

La desatención tambiín recibida por parte del Gobierno de Jorge Macri, familiar directo de Fabio Calcaterra, titular de la firma, llevó a los vecinos a presentar ante el Concejo Deliberante un pedido de clausura sobre los establecimientos. Hasta hoy, el expediente iniciado continúa sin resolución en la Comisión de Industria y Comercio.

Nuevamente unos y otros coinciden en privilegiar el negocio de los empresarios “amigos” por sobre las necesidades de los vecinos que confirman que más allá de las promesas en el cambio de Gobierno, todo resulta siendo “más de lo mismo”.

Mientras los Concejales vinculados al gobierno anterior intentan demorar las decisiones proponiendo “soluciones” como la de derivar el reclamo al poder Ejecutivo para que evalúe e intervenga sin plazo ni instrucción sobre que hacer, los Concejales del Pro no se presentan en las reuniones tratando de ganar tiempo dejando traslucir que están en la búsqueda de una solución que nunca aparece.

Nuestros representantes del FAP en la Comisión, presentaron y firmaron junto al Concejal de la UCR un proyecto de Ordenanza que preví la clausura de los establecimientos con un plazo máximo de un año para efectivizar el traslado a otra zona donde si cumpla con las normativas vigentes y con el tiempo necesario como para garantizar los puestos de trabajo y no resentir la producción.

Reafirmamos nuestro compromiso con los vecinos afectados y ninguna otra alternativa que no sea aprobada por ellos, contará con nuestro apoyo.

Fuente: zonanortediario.com.ar