San Fernando: tras el incendio, Bimbo cierra su planta y despide a sus 300 empleados

El grupo de origen mexicano decidió no restaurar la fábrica que se incendió en mayo y donde se producían congelados y de esta forma sale de esa categoría

Tras de haber sufrido un grave incendio el 9 de mayo de este año, el Grupo Bimbo decidió cerrar definitivamente su planta de San Fernando donde trabajaban 300 empleados que, según señaló la misma compañía, serán despedidos e indemnizados.

“Luego de haber analizado todas las acciones posibles para revertirlo, lamentablemente nos vemos incapacitados a reconstruir la planta. Y con mucho dolor, nos vemos imposibilitados de reubicar a los 300 colaboradores que allí trabajaban”, informó Bimbo a través de un comunicado.

El establecimiento, que elaboraba productos congelados, no había recibido ninguna tarea de reconstrucción desde el siniestro. Y pesar de que el Grupo de origen mexicano tiene otras cuatro fábricas en el país -otras 3 en Buenos Aires y una en Córdoba-, la firma señala que no reubicará a estos trabajadores.

“La planta de San Fernando era una de las 5 plantas que Bimbo tiene operativas en el país y se dedicaba a producir alimentos congelados. En 2018, fue reconvertida tecnológicamente, a través de una inversión de más de u$s 25 millones”, agregaron desde la compañía.

La decisión implica, además, salir de la categoría de congelados, justamente, la que más sufrió por las restricciones y los cambios de consumo durante la pandemia.

La fábrica hoy, tras el brutal incendio

Desde el gremio de Pasteleros, al que pertenecen 200 de ellos, denunciaron que, luego del incendio la firma decidió “no reconstruir la planta de congelados” de esa localidad bonaerense. “Tienen otras cuatro plantas. Si bien no pueden reubicar a todos, seguramente si tienen buena voluntad pueden hacerlo con algunos trabajadores. Si bien la planta de San Fernando hacía solamente congelados, hay mucha gente que podría trabajar en otras plantas”, señalaron.

En tanto, la empresa en su comunicado agradece a sus empleados: “Estaremos por siempre agradecidos a todos los colaboradores que día a día dedicaron parte de su vida a elaborar panificados que permitieron alimentar al país y a la región. Queremos destacar especialmente a todos aquellos que la noche del incendio estaban en el lugar y dieron aviso instantáneamente a los bomberos, quienes pudieron tomar posesión de la planta a los pocos minutos de haber registrado las primeras señales de humo, y gracias a ello no hubo víctimas fatales ni heridos”.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar)