Chabán se peleo con el tribunal y pidió se aparte del caso

Luego de declarar durante casi 3 horas Omar Chabán pidió ayer que el Tribunal Oral 24, donde se lleva a cabo el juicio en el que se lo responsabiliza por 194 muertes en Cromagnon, boliche que gerenciaba cuando esto ocurrió, se apartara del caso porque de acuerdo a íl: falta acusar a otros responsables, se siente "condenado de antemano" y "no lo escuchan".
La decisión de atender su reclamo o no, recae ahora sobre el tribunal jerárquico del tribunal, la Cámara de Casación Penal. Esta deberá expedirse dentro de las próximas 48 horas hábiles y tiene 10 diez para reanudar el juicio. De no ser así, este será declarado como nulo y habrá que volver a empezarlo.
La audiencia realizada ayer, en una sala llena de familiares de las víctimas expectantes de escuchar las palabras de Chabán, estuvo marcada por la tensión y entredichos entre el acusado y la presidenta del tribunal, María Cecilia Maiza.
El ex gerente del local de Once, dijo que en el banquillo de acusados tambiín deberían estar quien era el Jefe de Gobierno porteño cuando ocurrió la tragedia -Aníbal Ibarra-, el dueño de Cromagnon
-Rafael Levy-, los responsables de la habilitación municipal -la sociedad Lagartos-, el personal de SAME que atendió a las víctimas y “los tres descerebrados que prendieron las bengalas”.
Además, definió a la justicia como una “maquinaria macabra” y al juicio como una “teatralización”. “No estoy preparado para este ámbito. Este lugar está lleno de elementos simbólicos, opresivos, con un sobrepeso en este espacio por la relación con los crímenes de lesa humanidad”, Chabán se refería a que el juicio se lleva a cabo en la misma sala de audiencias de la Cámara Federal donde fueron juzgados los comandantes de la última dictadura militar.
Según afirmó el acusado, el principal culpable era el poliuretano que cubría el local. En cuanto a su parte de la responsabilidad, reconoció sentirse culpable no penalmente sino “de manera metafísica” por “el peso de los muertos”.
Su declaración -que incluyó citas de Sócrates, Foucault y Freud, entro otros, que desafiaban cada vez más la paciencia de la jueza Maiza- fue alcanzando su pico de tensión cuando, exaltado, expresó: “¡Me engañaron, me quemaron el lugar y ustedes deberían estar defendiíndome, si esto no fuera un banana club! No entiendo el rito teatral, digo jurídico, disculpe si le cae mal”. La respuesta de Maiza fue que no importaba si a ella le caía bien o mal, que esa no era ocasión para que hable de la sociedad sino para rebatir los hechos que se le atribuyen.
Ante el estado de excitación al que estaba llegando la situación, el fiscal Jorge López Lecube le sugirió al acusado que consulte con su abogado, Pedro D Attoli, los límites de los temas de su declaración. Tras haber hecho caso a esta recomendación, Chabán dijo : “Deseo que se aparten de la causa, porque cuando estaba preso en Marcos Paz ustedes dilataron mi libertad. El tribunal de Casación interpuso su relación de jerarquía y me dio la libertad. Ese prejuzgamiento, esa condena, me hace pedir su apartamiento de la causa”.
Luego de un receso para almorzar, despuís del cual Chabán y D Attoli no aparecieron, los jueces se fueron para deliberar y regresaron a las dos horas con la resolución de mandar el DVD de la audiencia y las actas a la Cámara de Casación para que esta decida como proceder ante el reclamo.
Los familiares de las víctimas de la tragedia emitieron hoy un documento que acusa a Chabán y sus abogados de armar un “acting” para demorar el juicio y no tener que responder ni rebatir los hechos que se le imputan: “Se preparó muy bien, orquestando la maniobra manipuladora, acordada evidentemente con sus abogados”.

Fuente: zonanortediario.com.ar