Unasur respaldó a Evo Morales ante la crisis en Bolivia

La presidenta Cristina Fernández y los mandatarios latinoamericanos que integran la Unasur concluyeron en Santiago de Chile las deliberaciones para analizar la situación de Bolivia; tras más de cinco horas de debate en la cumbre redactaron un documento de apoyo al presidente boliviano.
Además, resolvieron crear una comisión para investigar los asesinatos ocurridos en Pando. Y avalaron la puesta en marcha de una "mesa de diálogo" entre el oficialismo y la oposición. Evo Morales había remarcado esta tarde la advertencia de que en su país se estaba gestando un golpe de Estado. Ordenaron detener al prefecto de Pando por la muerte de al menos 30 campesinos.
El encuentro se desarrolló en el Palacio de La Moneda, con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, como anfitriona. Y contó con la asistencia de los jefes de Estado de la Argentina, Brasil, Uruguay, Pataguay, Colombia, Venezuela y Ecuador.

En el texto final, los presidentes expresaron "su más pleno y decidido respaldo al gobierno constitucional del presidente Evo Morales, cuyo mandato fue ratificado por una amplia mayoría".

Asimismo, advirtieron que "rechazan enírgicamente y no reconocerán cualquier situación que intente un golpe civil y la ruptura del orden institucional y que comprometa la unidad territorial de la República de Bolivia".

"Cuando se afecta la estabilidad democrática de un país se afecta la de toda la región, por eso es muy importante esta voluntad manifiesta de jefes y jefas de Estado", expresó tras el encuentro la presidenta Cristina Kirchner.

En la reunión, los mandatarios escucharon con atención al presidente Evo Morales, quien ya remarcó la advertencia de que en su país se está gestando un golpe de Estado.

UNASUR tiene una continuidad de pronunciamientos a favor de la institucionalidad democrática de Bolivia. Una declaración reciente señaló que el organismo regional "lamenta la prolongación de las acciones de grupos civiles que conducen a pírdidas de vidas humanas, a personas heridas, a destrucción de bienes públicos y privados, al debilitamiento institucional y riesgo para la democracia y que podrían amenazar su unidad e integridad territorial".
La presidenta chilena, Michelle Bachelet destacó no querer "permanecer impávidos ante una situación que nos preocupa".
El objetivo del encuentro, en cuya gestación participó en forma activa Cristina Kirchner, fue "proponer una actitud constructiva que permita acercar las partes, al mismo tiempo que se apoyan los esfuerzos del pueblo boliviano y de su gobierno por garantizar el proceso democrático y la estabilidad y la paz en Bolivia".

Fuente: zonanortediario.com.ar