Detienen a un joven acusado de haber asesinado a su amigo con el que había ido a cazar en Campana

Un joven de 22 años fue detenido hoy acusado de matar a un amigo con quien había ido a cazar en junio a una isla sobre un arroyo, en el partido de Campana, para robarle dinero que había cobrado horas antes por un trabajo en un campo, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Francisco Gómez, quien fue apresado esta madrugada tras dos allanamientos en el barrio San Jacinto, en ese distrito situado a unos 80 kilómetros al norte de la Ciudad de Buenos Aires.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el joven se negó a declarar ante la fiscal Laura Brizuela, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Zárate – Campana, quien esta mañana le imputó el delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en perjuicio de Silvino Bogado (22), de nacionalidad paraguaya.

Según las fuentes, el domingo 28 de junio por la noche Bogado desapareció tras haber compartido un fin de semana de caza con un adolescente de 17 años y con Gómez en una isla sobre un arroyo, en Campana.

Cuando se disponían a regresar, alrededor de las 20 de ese domingo, Bogado y Gómez abordaron una piragua sobre el canal Alem, a unos 300 metros hacia el río Paraná y pasando el arroyo Las Piedras, mientras que el adolescente decidió quedarse en esa isla hasta la mañana siguiente, determinaron los investigadores.

Sin embargo, a los pocos minutos, el adolescente escuchó una detonación de arma de fuego y gritos desesperados de uno de sus amigos pero a pesar de sus esfuerzos no logró ver lo que ocurría por la oscuridad.

Ese muchacho se quedó esperando toda la noche en la isla y recién al otro día un capataz de la zona lo llevó de regreso y fue en busca de sus amigos.

En simultáneo, como Bogado no había aparecido, su familia hizo una denuncia por “averiguación de paradero”.

Mientras continuaba la búsqueda del cuerpo en aguas del arroyo Las Piedras, el acusado se presentó en la comisaría de la zona pero sólo declaró que no sabía qué le había pasado a Bogado, por lo que en un principio la justicia no dispuso ninguna medida.

Personal de la Brigada Canina K9 comenzó la búsqueda por el arroyo y el río hasta que finalmente su cuerpo fue hallado flotando en el agua.

La autopsia dispuesta por la fiscal determinó que el joven recibió un escopetazo en el pecho y un machetazo en la cabeza.

Los investigadores encontraron todas las pertenencias de la víctima menos su billetera que tenía alrededor de 16.000 pesos que había cobrado por su trabajo en un campo de la zona.

Con estos datos, los pesquisas sospechan que el móvil del crimen pudo haber sido por el robo.

Por último, el acusado había sido grabado por la víctima horas antes del hecho efectuando disparos con la escopeta que todavía no fue encontrada y se cree que fue utilizada para cometer el homicidio.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar / Télam)