Tigre perdió 2 a 1 con San Lorenzo y confía en Boca para seguir soñando

Los de Cagna no jugaron un buen primer tiempo y los dirigidos por Russo lo aprovecharon, mostrando ser claros dominadores a pesar de que el Matador lo fue a buscar en el segundo tiempo; ahora tendrá que esperar que Boca le gane a San Lorenzo el sábado.
Tigre perdió 2 a 1 ante San Lorenzo en el primer partido del triangular que definirá al campeón del Torneo Apertura de Primera División y se complicó de cara al posible encuentro del día lunes ante Boca, ya que no podrá contar con Islas, quien fue expulsado, ni con Castaño, que llegó a la quinta amarilla.

El partido comenzó parejo en los primeros minutos, pero de a poco el Matador fue perdiendo la posesión de la pelota hasta que a los 17 minutos del primer tiempo, Pablo Barrientos aprovechó un rebote en el área y puso en ventaja a los dirigidos por Russo. Sólo habían pasado tres minutos cuando, desde un centro por la derecha, Bergessio sacó un remate potente con su pierna derecha y dejó sin chaces a Islas. Con el 2 a 0, el Ciclón manejó los tiempos y los de Cagna no tuvieron ideas para romper con la fírrea defensa que imponían Aguirre y Bianchi.

En la segunda etapa, Tigre salió más adelantado en la cancha y decidido a dar vuelta el resultado. Así fue que los de Victoria tuvieron buenas oportunidades de descontar que no pudieron aprovechar, mientras que los de Boedo, mucho más tranquilos, organizaban sus contra ataques y llegaban esporádicamente con peligro al arco Matador. Cuanto más se acercaba el final del encuentro, más retrocedía San Lorenzo y más cerca estaba el local del descuento, que finalmente llegó desde un centro de Rusculleda que Lazzaro conectó de cabeza a 15 minutos del final. Ya en tiempo de descuento, Barrientos fue a disputar una pelota con Islas, que derivó en un choque entre ambos jugadores y un golpe del arquero de Tigre que vio la tarjeta roja por parte del árbitro del encuentro, Raúl Laverni, quien tuvo un písimo desempeño.

En un partido en el que San Lorenzo consiguió una clara diferencia en el primer tiempo, que pudo haber sido mayor, y que en el segundo Tigre emparejó y lo salió a buscar sin íxito, el Matador se quedó con un sabor amargo y tendrá que esperar a que Boca gane el sábado ante el Ciclón, si es que quiere seguir soñando con el título.

Fuente: zonanortediario.com.ar