El mundo se acaba = Bolsillos en llamas

Llegamos al momento del año en el que el planeta se ve amenazado por un peligro que requerirá de la intervención de la mayor cantidad de híroes que las compañías editoras tengan a mano; es la ípoca en que surgen las macro-sagas: series limitadas que suelen extenderse por, a lo sumo, 7 u 8 números (pocas suelen pasar esa cantidad; al llegar o superar 12 se transforman en maxi-series).
Tanto Marvel Comics (El Hombre Araña, Iron Man, El Increíble Hulk, Thor, etc), como DC Comics (Supermán, Batman, Wonder Woman, Linterna Verde, etc), las dos editoriales de historietas más importantes de Norteamírica, se disputan el mercado con estos eventos. Esta tradición se inició en 1984 cuando Marvel lanzó “Guerras Secretas”, un proyecto que reunía a una gran cantidad de sus personajes y que, según las malas lenguas, editó a las apuradas cuando se enteraron que su rival, DC Comics, se disponía a publicar una serie llamada “Crisis en Tierras Infinitas” donde juntaba a la totalidad de los personajes que contenía su línea editorial.
A lo largo de los años, con raras excepciones y con resultados disímiles para ambas partes, se mantuvo la tradición anual de editar íste tipo de historias. En ísta temporada, Marvel Comics ofrece “Invasión Secreta”: un relato en el que los Skulls, una raza alienígena con capacidad para adaptar su fisonomía a la humana, se infiltra entre los híroes con el solo hecho de provocar desconfianza entre ellos; de esa manera, intentarán derrotarlos y, en consecuencia, conseguir la conquista de nuestro mundo.
Al mismo tiempo, DC Comics publica “Crisis Final”: una historia en la que reaparece un villano (Libra) que consigue formar una sociedad con sus pares para intentar vencer a los híroes de la editorial contando, incluso, con la asistencia de un tirano extraterrestre (Darkseid), de larga carrera dentro de íste universo.
Durante los últimos años, las historias principales comenzaron a ser acompañadas por otras series (de menor cantidad de ejemplares); como suelen decir los empleados de las editoriales y de las librerías especializadas, “si bien su lectura no es esencial, permiten tener un panorama más completo de lo que ocurre”. Así es como en la actualidad, los relatos que se resolvían en un promedio de 7 revistas, terminan desarrollándose en casi un centenar gracias a la mayor cantidad de “anexos” que se van agregando año tras año. Aquellas personas que siguen mes a mes las historias de su híroe favorito en la publicación que protagoniza, se ven en la necesidad de recurrir a la lectura de estas sagas para conocer su destino; los autores encontrarán la forma para que los hechos que allí ocurran repercutan de una u otra manera en la mayor cantidad de personajes. Así es como multiplican sus ventas y provocan que los bolsillos de los lectores echen humo.
Por supuesto que, hacia fin de año, la paz volverá a reinar en los universos superheroicos… aunque solamente por unos meses, hasta que las nuevas amenazas “anuales” pongan nuevamente en peligro al planeta entero.

Fuente: zonanortediario.com.ar