Dos años sin Jorge Julio López

Pasaron 24 meses sin noticias acerca del paradero de Julio López testigo que con su declaración logró la condena del represor Miguel Etchecolatz por crímenes de lesa humanidad; hoy habrá marchas en todo el país para pedir la aparición con vida de el albañil dos veces desaparecido; un análisis de los resavios de la dictadura y la cultura del miedo.
Si algo caracterizó al proceso de reorganización nacional (1976-1983) con respecto a otras dictaduras militares es que además de censurar, perseguir, torturar puso en el imaginario popular una construcción social que caracteriza a las víctimas del aparato estatal: “ El Desaparecido”. “Los desaparecidos son eso, desaparecidos; no están ni vivos ni muertos” palabras del dictador Jorge Rafael Videla, Jorge Julio López estuvo desaparecido desde octubre de 1976 hasta junio de 1979. Esto no solo demuestra la cobardía de los usurpadores del poder sino tambiín su fin: deshumanizar a las personas, robarle su identidad, que nunca jamás nadie ose rendirle un homenaje, ni siquiera le dieron la oportunidad a sus familiares y amigos de saber donde están sus seres queridos o donde fueron enterrados. Pasaron treinta años en los que nada fue fácil: Juicio a las juntas, levantamientos carapintadas, la obediencia de vida y el punto final, los indultos de Menem y finalmente la derogación de las leyes de impunidad. Se empezó a condenar a los autores de crímenes de lesa humanidad, tortura, secuestros, robo de bebes y cuando parecía que por fin la impunidad iba a ser derrotada, que la memoria y la justicia iban a prevalecer, otra vez los fantasmas del pasado vuelven a aflorar. Militantes de los años de plomo como Cecilia Pando, intimidaciones y amenazas a agrupaciones de derechos humanos, grupos de tareas que siguen en actividad y finalmente el 18 de Septiembre de 2006. El albañil ex militante de base de una unidad básica peronista barrial Jorge Julio López desaparece por segunda vez luego de declarar como querellante y testigo en la causa que condenó a cadena perpetua al represor Miguel Etchecolatz.

Pasaron 2 años de su desaparición en el barrio Los Hornos de La Plata; vimos los golpes de efecto ineficaces poniendo la foto de López en los patrulleros una gran ironía teniendo en cuenta el historial de la bonaerense, los 200.000$ de recompensa que se pidieron por alguna noticia de su paradero. León Arslanian ex ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires dice que Julio López está muerto, ¿Dónde? ¿Quiín? son respuestas que ni el ex ministro ni el actual ni las autoridades saben o no quieren responder. Lo que si queda claro es que pasaron 24 meses sin ninguna investigación seria, sin datos fehacientes de su paradero y con cuadros retirados de las fuerzas de seguridad que buscan por todos los medios que esta batalla la gane la impunidad y que siguen tan vigentes como hace 30 años.

Fuente: zonanortediario.com.ar