Un informe forense deja a Lucila Frend fuera de la escena del crimen

Uno de los mídicos que emitió su opinión respecto del asesinato de Solange Grabenheimer sostuvo que el homicidio se produjo no antes de las 10 del día del hallazgo, lo que beneficia a la única imputada, Lucila Frend.
Uno de los mídicos forenses que emitió su opinión respecto al asesinato de Solange Grabenheimer, la joven apuñalada en enero de 2007 en un PH de la localidad bonaerense de Florida, sostiene que el homicidio se produjo no antes de las 10 del día del hallazgo, lo que deja fuera de la escena del crimen a la única imputada, Lucila Frend.

El estudio tambiín revela que el asesino de Solange permaneció en la casa o regresó al lugar del hecho y, cuatro horas despuís de cometido el crimen cambió de posición el cadáver de la víctima, tirándolo de la cama al piso de la habitación.

El informe fue elaborado por Julio Císar Julián, mídico legista de la División Homicidios de la policía bonaerense, y se convirtió en una de las principales cartas de la defensa de Lucila en la causa.

La clave del análisis forense de Julián para la defensa es la estimación que realizó sobre la data de muerte, ya que asegura en sus conclusiones que el asesinato de Solange se produjo "entre 12 a 15 horas previo al momento del hallazgo del cuerpo".

Si bien el cadáver fue encontrado a las 23.30 por la propia Frend y el novio y la prima de la víctima, Julián señala en su informe que para calcular el probable horario del asesinato se debe tomar como hora de referencia la 1.10 de la madrugada del 11 de enero de 2007.

Se trata del horario exacto en el que, según el acta del procedimiento, el mídico de Policía Científica llegó a la escena del crimen y revisó el cadáver.

De esta manera, al llevar el reloj de 12 a 15 horas para atrás, este forense concluye que Solange fue asesinada entre las 10.10 y las 13.10, horario en el que Lucila estaba en su trabajo en un laboratorio de San Fernando.

Este cálculo deja a Lucila fuera de la casa en el momento en que su amiga era asesinada y corroboraría la coartada que la sospechosa siempre declaró en la causa.

La sospechosa sostiene que aquella mañana del 10 de enero de 2007 ella se fue a trabajar a las 7:30 cuando su amiga Solange aún dormía y reciín regresó a su casa por la noche en el momento del hallazgo del cuerpo.

Sin embargo, fuentes judiciales indicaron a Tílam que este informe fue tomado por el fiscal de Vicente López a cargo de la causa, Alejandro Guevara, como "uno más y no definitivo".

Las mismas fuentes recordaron que en el ateneo de mídicos de Policía Científica bonaerense, Gendarmería y de parte que se realizó para volver a discutir la data de muerte, la mayoría consensuó como probable horario del asesinato el que va de 7 a 10, lo que deja a Lucila tanto dentro como fuera de la escena del crimen.

En el informe, Julián explica que realizó el cálculo de la data de muerte a partir de dos variables: la rigidez y las livideces cadavíricas, que son las manchas moradas que se visualizan en los cadáveres cuando la sangre se acumula, por la fuerza de gravedad, en algún sector del cuerpo dependiendo de la posición en la que se encuentre.

Respecto al primer punto, el forense de la División Homicidios asegura que el mídico de policía "manifestó al examinar el cadáver que íste, se encuentra con rigidez completa" y explica que "ísta suele ser en un período de 8 a 12 horas".

Pero al analizar las livideces que presentaba el cadáver de Solange, explica que por sus características debieron fijarse en un lapso de 12 a 15 horas.

Julián menciona un dato que puede ser clave para la causa: "Ha quedado establecido que la víctima presenta transposición de las livideces cadavíricas lo cual determina que el cuerpo ha sido movido luego de su muerte y desde su primera posición sobre la cama a la segunda posición y final, en el piso y al lado de la cama".

La escena del crimen reveló claramente que Solange fue asesinada de cuatro puñaladas mientras dormía sobre su cama -las sábanas y el colchón absorbieron la sangre-, pero el cadáver apareció tirado boca abajo en el piso, al costado de la cama.

El hecho de que los forenses encuentren livideces tanto en la espalda, como en la región del vientre y los muslos, les indicó que Solange permaneció un tiempo muerta boca arriba sobre el colchón y luego otro tiempo más prolongado boca abajo en el piso.

"La muerte se produce en la hora X y el cuerpo permanece en decúbito dorsal no más de cuatro horas, en ese momento el autor (supuestamente) hace rodar el cuerpo hasta el piso siendo esta su posición final y en donde permanece hasta el momento del hallazgo un lapso de tiempo estimado máximo entre las 12 a las 15 horas en total, tiempo en que ya se han fijado las livideces cadavíricas", señaló Julián.

El forense de Homicidios prestó declaración testimonial luego de la presentación de su informe en el que ratificó sus conclusiones aunque, a preguntas del fiscal, dijo que el mídico que debe precisar la data de muerte es el de Policía Científica de San Isidro que estuvo en la escena del crimen.

Fuente: zonanortediario.com.ar