Posse, Cafiero y Moreau: Balance y perspectivas sobre la democracia

Organizado por el Instituto Abierto para el Desarrollo y Estudio de Políticas Públicas (IADEPP), se realizó anoche en el salón del Colegio de Martilleros de San Isidro la Jornada “25 años de democracia: balances y perspectivas de un desafío” que tuvo como oradores al intendente de San Isidro, Dr Gustavo Posse, y a los ex senadores nacionales Antonio Cafiero y Leopoldo Moreau.
Cada uno y en su medida trazó los rasgos más destacados de esta etapa de la vida argentina en democracia, recordando las luchas por recuperarla que las precedieron y los desafíos que impone, a nivel local, regional y mundial, frente a los eventuales cambios que se vislumbran.

En su exposición, el intendente sanisidrense, recordó instancias previas e iniciales del renovado proceso democrático en el país y tambiín se refirió a los desafíos que se plantean desde lo local. Dijo al respecto:

“Creo que hoy hacer democracia es acercar el nivel de decisión lo más próximo a la gente, a la ciudadanía, el pueblo. Y la mejor manera de acercarlo es a travís de la descentralización. Y eso se logra a travís de la reforma del Estado”, dijo.

“Eso significa que el modo de decidir estí más cerca de las regiones, de los municipios, de los corredores productivos, del trabajo de las Ong’s”, agregó.

“Y quiero decirles que hay muy pocos lugares desde donde poder actuar, arraigar. Y en lo que se refiere a la verdad, esta nunca va a pasar de moda porque siempre se termina imponiendo”, indicó Posse.

“Tal vez no lo hagamos de manera correcta y posiblemente, la provincia más atrasada en un proceso que no es de ahora sino que proviene de hace 35 o 40 años sea la provincia de Buenos Aires”, subrayó.

“Quienes advirtieron que se requería esa reforma del Estado impulsándolo hacia las autonomías municipales fueron dos personas, que entonces fueron muy criticadas y que además se lo mostró como un pacto, cuando en realidad existía un acuerdo en la gente que manejaba los contenidos de la política y que fue el caso de Leopoldo Moreau y Antonio Cafiero”, manifestó luego.

“Quienes supimos todos estos años al frente de un municipio, con las dificultades que suceden, con las presiones, con la falta de autonomía, nosotros reivindicamos de manera absoluta la realización de la convocatoria, de la consulta y, ojala, hoy para todos los bonaerenses, en este proceso evolutivo de la democracia, la reforma de la constitución de 1991”, precisó Posse.

Por su parte el Dr. Antonio Cafiero recordó el momento liminar en el que finalmente los argentinos sintieron que la democracia quedaba definitivamente asegurada y consolidada cuando la gente que se había reunido en Plaza de Mayo vieron en el balcón de la Casa de Gobierno al presidente de la Nación, Raúl Alfonsín, acompañado de los dirigentes principales de la oposición, con motivo de los sucesos de Semana Santa.

“Ese instante, eternizado por una fotografía, dio la vuelta al mundo cuando se convirtió en la tapa del ‘New York Times’, mostrando a los dirigentes del mundo que esta vez y para siempre quedaron sepultados y para siempre los instrumentos que sirvieron en ocasiones anteriores para interrumpir la vida en democracia”, señaló.

“Creo que la historia no está determinada por leyes naturales. Tanto la historia como la política es, en definitiva, el resultado de las acciones humanas. No hubiíramos tenido democracia en la Argentina si no hubiíramos tenido un hombre de la calidad y estatura política de Raúl Alfonsín”, resaltó.

“El advenimiento de la democracia costó mucha sangre, mucho dolor, mucha prisión, proceso del que fui testigo”, dijo.

“La democracia no se consigue sin sacrificio. Y cuando se reconquista, no termina ahí la labor de los políticos. Allí es cuando reciín comienza. Porque cuando adviene nuevamente la democracia, se despierta una enorme cantidad de aspiraciones que habían estado sumergidas por mucho tiempo”, enfatizó.

“La democracia que al menos nosotros conocemos, está cuestionada en todo el mundo. Y existe el riesgo de caer en alguna forma de totalitarismo. Para evitarlo, deberemos ser los demócratas quienes debamos conducir los procesos. Y estos deberán estar asentados en tres pilares fundamentales: la memoria, la verdad y la justicia”, concluyó.

Leopoldo Moreau, por su parte, por ser el primer orador tuvo a su cargo recordar la labor que cumplieron los jóvenes políticos de entonces, que mantuvieron la esperanza de un futuro en democracia y las luchas que sostuvieron para mantener vigente la política, aún a riesgo de sus vidas. Rememoró en tal sentido, a travís de la anícdota, diferentes episodios que rubricaron aquellas instancias.

Las palabras de bienvenida a la Jornada, como anfitrión del lugar, estuvieron a cargo del presidente del Colegio de Martilleros, Carlos María Ipuche. Luego habló el presidente del IADEPP, Jorge Alvarez, para explicar los motivos de la reunión.

Previo a los oradores invitados, tambiín habló, en representación del organismo auspiciante, el Subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Jefatura de Gabinete y Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Martín Cosentino.

Los oradores recibieron un diploma de homenaje y tambiín la diputada provincial Cecilia Moreau, procedió a la entrega de una placa recordatoria en homenaje a Melchor Angel Posse y recordó tambiín a Hernán Posse, fallecido en un accidente de tránsito cuando retornaba de un encuentro de la juventud radical.

Fuente: zonanortediario.com.ar