Padres del jardín Tribilín reclaman ante la Justicia y el municipio

Padres de niños que concurrían al Jardín Maternal Tribilín de San Isidro, investigado por maltrato a los menores, realizaron anoche un acto en las puertas del establecimiento para protestar por la falta de avances en la causa judicial y reclamar acciones a la municipalidad local."Los padres están preocupados por lo que les ocurrió a sus hijos y buscan justicia", dijo uno de ellos, Diego, al dirigirse al resto de los padres que colmaron la calle O’Higgins e Intendente Becco, frente al jardín maternal, con banderas y pancartas en las que que se leía: "con los chicos no" y otras consignas.

"Hoy queremos pedir públicamente a cualquiera que tenga datos para aportar a la causa, que se acerque, que se acerque a la fiscalía y a los abogados que nos representan para poder ayudar a esclarecer esto", agregó.

Luego de agradecer a los padres que llevaron a sus hijos a los peritajes psicológicos, Diego manifiesto que "no es un momento grato y la Justicia se tendría que replantear a dónde deben ir esos chiquitos, como este jardín llenos de delincuentes, muy poco preparados para lo que tendrían que hacer con ellos".

El padre agregó que "hoy no me gustaría que como este tema no es más mediático, la justicia se olvide y pasen años en que no hay ninguna condena y ningun esclarecimiento de este hecho".

Gonzalo Romero, abogado de los padres, reseñó como está la causa hasta el momento y manifestó: "Pasa el tiempo y no hay resultados, ya que los únicos testigos de los hechos fueron las imputadas y los chicos y las víctimas, con lo cual ísa va a ser la herramienta fundamental con la que vamos a contar".

Por último, el letrado sostuvo que la causa está en la parte final del período de producción de prueba y que, a pesar de las graves acusaciones por amenazas y maltrato de los niños, no hay ningún detenido por el momento.

Javier, otro padre, dijo a Tílam que "el municipio de San Isidro reconocía a Tribilín como "establecimiento educacional Jardín Materno Infantil" desde 2002, cuando a travís del Boletín oficial local lo eximió del pago de tasas", lo que consideró "una vergüenza".

"Tribilín no tenía habilitación para funcionar como Jardín, y solo contaba con la aprobación de una presentación de planos", agregó el ofuscado padre, que bajo una pertinaz llovizna relató a Tílam las contradicciones del intendente Gustavo Posse respecto de la habilitación del establecimiento.

Fuente: zonanortediario.com.ar