Paggi aclaró que no toda la fuerza está implicada en la denuncia

El jefe de la Policía Bonaerense, Juan Carlos Paggi, aseguró hoy que la institución colaborará para esclarecer la investigación iniciada por la presunta instigación a cometer delitos por parte de efectivos en actividad, retirados y exonerados, y remarcó que no todos los 54 mil policías están involucrados en esa denuncia.
Paggi confirmó que puso "a toda la policía a disposición de la Justicia" y agregó que "la institución policial está abocada a aportar datos para la investigación".

Así lo expresó al retirarse de los tribunales penales de La Plata tras declarar durante 1 hora y 40 minutos ante el fiscal Marcelo Romero, quien está al frente de la investigación derivada de la denuncia del ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli.

El jefe de la policía destacó la labor de Romero y sostuvo que el funcionario judicial "está trabajando para arrojar claridad sobre los casos particulares de la denuncia".

Paggi hizo hincapií en la necesidad de investigar "a fondo los casos particulares" implicados en la denuncia efectuada por el ministro Stornelli "porque no deben quedar manchados los 54 mil efectivos que constituyen la policía de la provincia".

Además, pidió "prudencia verbal" a la prensa, porque "la policía bonaerense no está cuestionada en la denuncia del ministro Stornelli; íl denunció la participación de algunos efectivos sobre una totalidad de 54 mil agentes".

Tambiín aclaró que la fuerza de seguridad "está apartada de esta investigación, para dejar lugar al trabajo del fiscal y de la Auditoría General de Asuntos Internos".

En cuanto a su declaración ante el fiscal, Paggi dijo que era una de carácter "testimonial", sin brindar detalles al respecto ni aclarar si presentó más pruebas sobre la denuncia.

Por último, el jefe policial dijo que se siente "orgulloso" de la policía que conduce y aclaró: "Si hay algún elemento dentro de la fuerza que empaña nuestro uniforme, para nosotros es nuestro peor enemigo".

Durante esta jornada tambiín declararon ante el fiscal Romero el Superintendente de Coordinación Operativa, comisario Salvador Baratta, y el Superintendente de Investigaciones en función Judicial y Evaluación para la Prevención del Delito, Hugo Matzkin.

El viernes último declaró ante Romero el comisario Carlos Catalano, el flamante jefe de la Dirección Prevención del Delito contra la Propiedad Automotor, área en la que se realizaron las reformas a raíz de las cuales según Stornelli se pudieron generar las molestias que impulsaron un presunto plan para desestabilizar al gobierno de Daniel Scioli.

Una fuente judicial explicó a Tílam que Catalano detalló al fiscal los cambios efectuados en la dirección, que incluyeron el relevo del jefe y subjefe del área y del coordinador y los titulares de las plantas en las que se realiza la verificación policial de los vehículos.

Catalano reemplazó en su cargo al frente de la dirección del área de Automotor al comisario Marcelo Andrade, luego designado en Investigaciones de Mercedes y desplazado días atrás de la fuerza por orden del ministro Stornelli.

El jefe de la Dirección de Automotores fue el primer policía en prestar declaración testimonial debido a que según la denuncia de Stornelli los cambios y modificaciones que realizó en esa área y que permitieron descubrir irregularidades, habrían motivado que cierto sector de la fuerza se viera perjudicado y llevara adelante un plan de desestabilización.

Siempre según la denuncia, los crímenes de tres mujeres en asaltos cometidos entre el 17 de noviembre y el 6 de diciembre último en el conurbano habrían sido instigados por ese sector, que presuntamente reclutaba menores de edad en asentamientos y le pagaba para cometer los ataques y generar conmoción social.

Fuente: zonanortediario.com.ar