Crisis política en San Isidro por las diferencias entre Castellano y Posse

El intendente de San Isidro Gustavo Posse y el presidente del Concejo Deliberante Carlos Castellano no pasan por el mejor momento de su relación.La información surge de un informe del programa político Región Norte, de la señal Somos Norte, conducido por Mariano García Realini acompañado de Cristian Rompani y Juan Enrique.

En el mismo, emitido su última edición, revelaron un distanciamiento del jefe comunal y su hasta hace poco hombre de máxima confianza.

Es que, según los trascendidos, que este medio tambiín confirmó con fuentes legislativas, a Castellano no le cayó nada bien la jugada de su jefe político de cara a las próximas elecciones.

La idea de Posse es instalar a su hija Macarena, de solo 21 años, para que sea la que encabece la lista de concejales en 2017, relegando una vez más a la militancia possista en favor de un miembro del clan que viene gobernando San Isidro desde el regreso de la democracia.

Para lograr esto, Posse necesita que se baje a 21 años la edad mínima para que una persona pueda ser concejal (actualmente en 25), proyecto que mandó a presentar en la Cámara de Diputados bonaerense por su hombre, Walter Carusso.

Además, hace que su hija lo acompañe a cada acto público posible y aparezca en las fotos institucionales, para comenzar el proceso de instalación local.

La estrategia no pasó desapercibida para buena parte de la militancia, y menos para Carlos Castellano.

Recordemos que al presidente del HCD se lo había anunciado como candidato a intendente el año pasado, cuando Posse aspiraba a competir por la gobernación. Pero ante su frustrada campaña bonaerense, el hijo de Melchor volvió sobre sus pasos y retuvo la intendencia, tirando por la borda meses de trabajo y planes de Castellano. Ese fue el primer punto de quiebre.

Ahora, con la idea de instalar a Macarena, Castellano siente una falta de respeto hacia el partido y un exceso de nepotismo de Posse. La situación es frustrante para quienes llevan dícadas militando y esperan una oportunidad, más cuando podría ser un primer paso para que la joven sea la futura candidata a intendente del espacio.

Castellano no lo dice públicamente, pero si en privado ante sus más cercanos: la relación está quebrada. Ya casi no hay diálogo tras más de una dícada trabajando codo a codo.

Tambiín hay quejas desde lo cotidiano, como operaciones de prensa de las que se entera por los medios quedando mal parado y escasa participación en las decisiones. Todas gotas que van llenando un vaso casi hasta el tope, a punto de rebalsar.

Sin embargo, no es menor el poder que detenta Castellano hoy. Con un HCD con 12 concejales netamente opositores -y dos aliados del PRO- la última votación importante, la rendición de cuentas, terminó empatada, y su voto desempató las cosas para salvar a su jefe. Ante este panorama, la semana pasada no se trató la extensión de la explotación de los parquímetros a la empresa SISTE, porque Posse no tenía garantizada la victoria. Y las cosas podrían ponerse peor.

De hecho, se comenta en los pasillos del Concejo que ya hay charlas de Castellano para un pase a otro espacio si las cosas no mejoran, aunque todavía esa posibilidad es muy remota.

Pícaro, consultado por Zona Norte Diario Online sobre estas versiones, Castellano no confirmó ni negó nada "son solo especulaciones", se limitó a decir.

Fuente: zonanortediario.com.ar