UCR y SRA Un siglo y medio de coherencia ideológica

Juan Ignacio Lorente de la Agrupación La Cámpora de Zona Norte analiza lo acontecido la última semana; la desición de Cobos de votar en contra del proyecto de retenciones móviles y una mirada histórica a cerca de los gobiernos radicales y las entidades que representan al campo.

Sin caer en reflexiones que corresponderían a un revisionista histórico más que a un articulista, es necesario invitar a la sociedad, a reflexionar con su conciencia dispuesta a recordar algunos capítulos de la historia argentina.

Julio C. C. Cobos, desempató a favor de la oposición, el Jueves pasado por la madrugada una votación en el Honorable Senado de la Nación, que tenía por objetivo ratificar una resolución ministerial y aprobar una serie de medidas que ponían en ventaja a los productores de menos de 1500 toneladas (entre 300 y 500 Hectáreas de producción) sobre los de mayor superficie, es decir pooles de siembra y grandes productores. Su voto negativo puso en jaque político al Poder Ejecutivo, obligándolo así a derogar las retenciones móviles y a retrotraer las alícuotas de las retenciones a la soja a los niveles de noviembre pasado, situación en la que pooles de siembra, pequeños, medianos y grandes productores de soja pagaban exactamente lo mismo; el 35 % del precio Free On Board (precio del producto embarcado).

Hasta el miírcoles, la Federación Agraria Argentina había logrado que los pequeños productores a los que representaba, pagaran el 30 % de retenciones en todo el país y en el caso de los extra pampeanos el 25%. Todo esto fue echado por la borda cuando el Vicepresidente Julio Císar Cleto Cobos votó en contra del proyecto oficialista, siguiendo la línea que la desestabilizadora Mesa de Enlace había sugerido.

Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria, acompañó los pedidos de derogación de las retenciones móviles y la retrotracción de los valores de las alícuotas a niveles de Noviembre del 2008, encabezados por la SRA y CRA. En un gesto que oscila entre la inocencia y la inexperiencia política, habría pensado que aún reduciíndose las alícuotas para todos los productores, los beneficios para los pequeños y medianos iban a ser conservados, pero esto no era motivo de preocupación de los demás integrantes de la Mesa de Desestabilización.

CRA y SRA representan a los grandes productores y pooles de siembra, que acostumbran ganar a costa de las pírdidas de los pequeños y medianos productores, en detrimento de la sociedad en general y las economías regionales en particular.

En la mesa de cafí, o cualquier ámbito de reflexión, es necesario sugerir que sea tomado en cuenta el suceso que tuvo lugar en la sede de la F.A.A. en la Ciudad de Rosario, cuando Buzzi ante la exigencia de explicaciones por parte de un militante de quince años, respondió que no le importa la historia de la Sociedad Rural.

A juzgar por los resultados, es la coherencia histórica de la S.R.A. la que dejó por fuera de la discusión las necesidades y carencias que verdaderamente padecen la agricultura familiar y los pequeños productores agrarios.

Para entender el accionar de la Sociedad Rural, hay que pensar en la política llevada a cabo desde su creación. Las 13 familias que la fundaron, en su mayoría eran propietarios de tierras en donde aún yacían los cadáveres de sus verdaderos dueños; los pueblos originarios asesinados por Julio Argentino Roca, en el Genocidio que la historia oficial llama “Conquista del Desierto”. Años despuís, entre 1921 y 1922, 1500 argentinos, entre peones rurales y compañeros de lucha, fueron fusilados por el Ejírcito en lo que la sociedad conocería como “La Patagonia Rebelde”. Días despuís los militares eran recibidos con una cena de gala en la sede de Buenos Aires de la Sociedad Rural, para festejar el accionar del Ejírcito, a favor de los intereses de esa institución. 1500 Argentinos fueron asesinados, por pedir mejoras para mitigar el hambre de sus familias. Fueron muertos por las órdenes del Presidente Radical Yrigoyen, a manos de grupos de tareas y un regimiento de caballería. De la misma forma en que miles de Ciudadanos Argentinos (Según la Constitución de 1953) de origen Americano, eran torturados, descuartizados y sus mujeres e hijas violadas, bajo las Ordenes del Coronel Roca, en el período posterior a 1778, cuando Roca se convirtió en Ministro de Guerra. En tal sentido, es menester recordar las solicitadas de la SRA que felicitaban a la genocida y oligárquica tiranía del actual Reo Videla, que tambiín violaba mujeres y adolescentes, robaba niños y les quitaba sus propiedades a los secuestrados por razones políticas.

Es la misma SRA que dejó en estos días expuesta a la Federación Agraria a una doble negativa. Por un lado han perdido 10 puntos de ventaja por sobre las alícuotas actuales, y por el otro pasaron a formar parte de la orgullosa Oligarquía Argentina, con su vanguardia política a la cabeza; la Sociedad Rural Argentina.

Aunque ante las cámaras lo nieguen, CRA y SRA son dos agrupaciones que nunca negaron ser la oligarquía agrícolo-ganadera y tampoco han escondido el orgullo que les genera ser los herederos de Roca, Varela (verdugo de los peones fusilados en la Patagonia Rebelde) y Martínez de Hoz, y esto les da una legitimidad incuestionable. Ellos son la oligarquía argentina y esto los enorgullece. Probablemente, si pudieran, pedirían que se eliminen las retenciones por completo y con los salarios de los trabajadores los subvencionen.
En estos días, es menester tener en cuenta dos cosas, tanto la Sociedad Rural, como el Radical Cobos, han obrado en concomitancia y con coherencia histórica. 86 años atrás la U.C.R. de Yrigoyen, daba la orden de fusilar a los peones y la Sociedad Rural, agasajaba a los militares. 86 años mas tarde, la U.C.R. echa por tierra las reivindicaciones de los evolucionados peones (hoy pequeños productores) y la S.R.A. expresa un sentimiento de empatía con los que han dado paso a las mejoras a los terratenientes, limitando el beneficio a los pequeños productores.

Los que votaron y crearon el proceso político que derrotó al proyecto oficial en el Senado, está compuesto si se analiza por los mismos actores políticos que hoy saben reconocer en su historia, la realidad de su presente.

Un presente de peones rurales mal pagos y enfermos por los agroquímicos, de pueblos originarios Salteños desalojados por topadoras de la gobernación del actual Senador Romero, para dar paso al cultivo de la Soja. De nada sirve recordar los nombres de todos los actores políticos que trabajaron a favor de la SRA, pero si es necesario recordar que deberían realizarse un psico-diagnóstico. Es difícil definir que es preferible para cualquier ciudadano que no tiene campos, si perder la vida o ser fotografiado junto a una columna de ciudadanos de Palermo y Barrio Norte, convocada por Duhalde, Menem, Elisa Carrió, Luis Barrionuevo, Hugo Biolcati y otros.

Inevitablemente, el voto negativo de Cobos, trae a las conclusiones un concepto que hasta hace poco parecía anacrónico; las medidas populares y las medidas del Radicalismo, nunca han sido lo mismo. Radicalismo popular, es Oxímoron tanto como Sociedad Rural trabajando para el Pueblo Argentino. Por eso la historia demuestra que el campo Nacional y Popular, no vota Radicales y los Radicales no adoptan medidas Nacionalistas ni Populares. En tal sentido obraron Miguens y Cobos, en defensa del legado que sus antecesores políticos les han dejado.

Por estas horas sería práctico pensar o anhelar a un Eduardo Buzzi distanciado de la Sociedad Rural, con humildad reconociendo el error cometido y tomando una postura productivista, como las de la Unión Industrial Argentina u otro actor productivo. Esto no significa que sean oficialistas, sino que aún con todas las discrepancias que pueden y deben tener, trabajan respetando los procesos democráticos que hoy son imprescindibles.

El Corolario de esta crisis, es simplemente recordar, que Eduardo Buzzi se olvidó de recordar la Historia de la Sociedad Rural a la hora de encarar un reclamo en conjunto y la Conducción del Gobierno olvidó la historia de la de la Unión Cívica Radical en el momento de encarar un proyecto Nacional y Popular.

Fuente: zonanortediario.com.ar

loading...