Prisión perpetua para el viudo y el "pai" por el crimen de Silvia Prigent

Ambos fueron condenados por haber asesinado de dos tiros en la cabeza a la docente en Tigre en 2011.Las condenas fueron otorgadas por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de San Isidro.

El viudo Daniel Sfeir y un ex empleado suyo fueron condenados hoy a prisión perpetua por haber asesinado de dos tiros en la cabeza a la esposa del primero, la docente Silvia Prigent, en 2011 en la localidad bonaerense de Tigre, informaron fuentes judiciales.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de San Isidro consideró a Sfeir -ausente durante la lectura de fallo-, y Jorge Bini (63), alias "El Pai" o "Indio", coautores del "homicidio calificado por el vínculo" de Prigent (50).

En el caso de Bini, a quien se lo conoció como "Pai" no por la religión umbanda sino por su apodo de "Paisano", hay dos filmaciones que lo comprometen en la causa: una en la que se lo ve en el locutorio de Zárate desde donde dieron aviso de dónde estaba tirado el cadáver de Prigent y otra en el local de celulares de Escobar donde fue vendido el telífono móvil de la víctima.

Al ser detenido, Bini, quien era la mano derecha de Sfeir en su empresa de recolección de residuos, confesó ser el autor del asesinato, aunque dijo que ocurrió en un forcejeo cuando Prigent sacó un arma y discutían por una supuesta relación amorosa que ella no quería terminar.

Los investigadores no creyeron en la confesión de Bini y están convencidos de que Sfeir asesinó a su esposa con la colaboración de su empleado. Prigent (50) fue asesinada de dos tiros en la cabeza el día que desapareció, el 29 de diciembre último.

Tras 10 días de búsqueda, un vecino encontró su cuerpo en un descampado ubicado a la vera de la ruta 26, en la zona del Dique de Luján, en el límite entre los partidos de Tigre y Escobar.

El viudo fue detenido el 13 de enero, luego de que el fiscal Iribarren lo acusara de ser el autor del crimen.

Las cámaras de seguridad del municipio de Tigre que lo ubican yendo al lugar del crimen, el análisis de las antenas donde fue captado su celular y algunos testigos clave, son las principales pruebas con las que el fiscal logró la detención del viudo como principal sospechoso.

El mes pasado se conoció una escucha telefónica que comprometió más en la causa al viudo Sfeir. "Yo la mandí a matar" es la frase que se escucha desde el telífono celular de Sfeir cuando tres días antes de su detención llamó a su casilla de mensajes de voz.

Para el fiscal Iribarren, se trata de un caso de violencia de gínero en el que el móvil del crimen podría ser la doble vida que, según la investigación, el viudo llevaba con su reconocida amante.

Fuente: zonanortediario.com.ar