Macri y Obama brindaron por el futuro y la amistad de la Argentina y los Estados Unidos

El presidente Mauricio Macri aseguró que la llegada del mandatario estadounidense, Barack Obama, se produce en un “momento perfecto en que los argentinos hemos comprendido que debemos construir relaciones maduras y sensatas con todos los países del mundo, basados en tres compromisos fundamentales: diálogo, beneficio mutuo y responsabilidades compartidas”.El jefe de Estado formuló estas palabras al brindar esta noche por el futuro de la Argentina y los Estados Unidos, el bienestar de ambas naciones y la paz, al pronunciar una alocución durante la cena de honor que le ofreció a su par norteamericano.

A su turno, el presidente de los Estados Unidos de Norteamírica afirmó que el encuentro que mantuvo hoy con el Jefe de Estado argentino marca “un nuevo comienzo” en la relación bilateral y destacó los valores que ambos pueblos comparten.

“Aquí, en Buenos Aires, vemos como Usted desea comprometer a la Argentina con la comunidad global para establecer el liderazgo histórico que Argentina tuvo durante muchos años, y lo acogemos con beneplácito”, puntualizó Obama, quien llegó al país en visita oficial de dos días.

“Tenemos muchas cosas en común. Compartimos los valores de la libertad, la oportunidad, el compromiso ante la justicia, los derechos humanos y el estado de derecho”, añadió.

Remarcó que, además, “intentamos cumplir con el ejemplo de un argentino singular: Su Santidad el Papa Francisco”.

Recordó el presidente Obama que recibió al Pontífice el año pasado en la Casa Blanca y que en esa oportunidad “se preocupó por las personas más vulnerables como se preocupa para tratar al prójimo como quiere que nos traten a nosotros”.

En su discurso, el presidente Macri miró a su par y alzando la copa le dijo: “Lo invito a brindar por el futuro y el bienestar de nuestra gente y por la paz”.

Sostuvo el Presidente argentino que “las oportunidades que tiene este continente nos obligan a dejar rencores del pasado entre Amírica Latina y los Estados Unidos y mirar hacia el futuro”.

Bregó para que en Amírica “no haya pobreza” y “eso requiere mejor educación, trabajo de calidad y que luchemos todos juntos contra el narcotráfico y el terrorismo”.

“Tenemos que mejorar, y mucho, la calidad de nuestra democracia, la defensa de los Derechos Humanos y la búsqueda de transparencia”, añadió Macri en otro pasaje de su discurso.

Compartieron la mesa con los presidentes, las respectivas primeras damas, Juliana Awada y Michelle Obama; la vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti, y su esposo; la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Susan Rice; el embajador de los Estados Unidos en la Argentina, Noah Mamet, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña y su esposa.

Tambiín asistieron a la cena, ministros, secretarios de estado, así como los jueces de la Corte Suprema de Justicia, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, gobernadores, sindicalistas y personalidades de la cultura, entre otros.

Macri subrayó que los Estados Unidos fue “la primera República que reconoció la nuestra independencia” y destacó que “Argentina creció con los mismos valores” que el país norteamericano.

“La Argentina, como los Estados Unidos, es un país de soñadores y emprendedores. Tenemos confianza en nuestra capacidad y creatividad y miramos con optimismo el futuro. Por eso creo que su visita tiene mucho para darle al pueblo argentino y americano”, remarcó.

Señaló que la relación entre ambas naciones debe sustentarse en “el diálogo, la buena fe y la convicción de que todo lo que vamos a construir se basa en la confianza”.

El jefe de Estado nortemericano aseguró que disfrutó “mucho” de la reunión que mantuvo al mediodía con el Presidente Macri, que se sintió conmovido por la visita a la Catedral Metropolitana e inspirado en el encuentro con los jóvenes, esta tarde en la Usina del Arte, por “su talento, optimismo y visión de futuro”.

Expresó que desea regresar a la Argentina, porque es un “país extraordinario y su gente maravillosa” y le agradeció a Macri por “esta bienvenida extraordinaria y tan cálida”.

Cerró su discurso, citando una frase del escritor Jorge Luis Borges cuando dijo que “creo que en este país tenemos cierto derecho a la esperanza”.

Y cerró su discurso con la copa alzada: “brindo por Mauricio, Juliana, por la amistad de nuestros pueblos y nuestro derecho inviolable a tener esperanzas. Al gran pueblo argentino, salud”.

Fuente: zonanortediario.com.ar