La historia se repite

Como hace cuatro años atrás Argentina se consagró campeón olímpico de fútbol; la selección sub 23 venció 1 a 0 a Nigeria con un gol de Di María y otro gran partido de Lionel Messi, logró el tan ansiado oro.
Se lo merecían, hicieron un gran torneo dejando atrás a seleccionados de renombre como Holanda y Brasil (baile incluido); el cuco Nigeria quien nos había derrotado en la final de Atlanta 96 era la última prueba para este equipo y hoy demostraron estar a la altura de las consecuencias.

La final a priori parecía ser complicada y lo fue, el conjunto africano se plantó bien en el campo de juego y el partido fue muy parejo. Una habilitación de Messí luego de un rebote permitió que Di María defina con categoría por arriba del arquero para poner el 1 a 0 a los 12 del segundo tiempo, marcador que se mantendría hasta el final del cotejo. Si bien el seleccionado argentino no pudo desplegar el nivel de juego mostrado antes los cariocas, los dirigidos por el Checho Batista aguantaron el resultado ante un Nigeria que se fue de lleno al ataque inquietando al fondo argentino y a Sergio Romero de buena actuación en el arco.

Se ganó sufriendo pero se ganó, segundo oro consecutivo y otra alegría para el fútbol que fue, es y será el deporte más popular de la Argentina.

Párrafo aparte para la actuación de Lionel Messi, fue el mejor jugador de las olimpiadas y no caben dudas es uno de los mejores jugadores del mundo.

Fuente: zonanortediario.com.ar