Tigre ganó pero Boca gritó campeón

Los de Cagna ganaron por 1 a 0 pero no pudieron alzarse con la copa, ya que necesitaban dos goles de diferencia, de todas formas el conjunto de Victoria fue despedido por su hichada como un campeón en reconocimiento a una gran campaña y un gran esfuerzo.
Tigre le ganó a Boca por 1 a 0 con un gol de Lázzaro pero no le alcanzó para consagrarse campeón, a pesar del gran esfuerzo y de haber jugado un muy buen partido. Los de Ischia se alzaron con la copa del torneo Apertura, rompieron con el maleficio del campeonato perdido en la final ante Estudiantes y volvió a consagrarse como el mejor de Argentina.

El primer tiempo fue parejo, aunque en los primeros minutos el conjunto de Ischia se mostró mejor que su rival en el manejo de la pelota y tuvo las aproximaciones más importantes, aunque sin causar demasiada inquietud en el arco de Tigre. Poco a poco los Matadores fueron emparejando el juego y tambiín se fue acercando al arco Xeneize, pero sin poder ingresar al área o llegar hasta el arquero García. Hubo que 4esperar hasta los 20 minutos para ver la primera acción clara de gol, y fue para Boca, luego de que Jerez perdiera una pelota en la mitad de la cancha, que derivó en una contra que llegó a dejar a Figueroa en la puerta del área, pero cuyo remate fue bien contenido por Ardente. Por su parte, los de Cagna continuaron llegando al campo rival aunque con situaciones tibias y poco claras. El partido era trabado y con pocas situaciones para romper la paridad en el marcador, por eso una de los hechos más relevantes fue un claro tiro de esquina a favor de Boca, que no fue cobrado ni por el juez de línea, Maidana, ni por el árbitro del encuentro, Pezzotta, quienes recibieron los insultos de todo el estadio. Sobre el final de la primera etapa, los equipos parecieron reaccionar, a los 35 minutos una buena jugada colectiva entre Ibarra y Figueroa, terminó con un díbil tiro de Gracián que quedó en las manos de Ardente. Un minuto más tarde, un tiro libre mal ejecutado por Morel le dio la posibilidad a Boca de anotar el primer tanto, a traves de una contra encabezada por Gracán, quien con un pase desacomodó a toda la defensa de Tigre y dejó sólo a Dátolo que perdió el control de la pelota, que manzamente llegó otra vez a las manos del arquero Matador. En el último minuto, Tigre estuvo a punto de sorprender, ya que Viatri dio un mal pase que cayó en los pies de Morel, quien inició el contra ataque y remató desde fuera del área, aunque al lugar en el que estaba ubicado García. Pezzotta marcó el final del primer tiempo que tuvo pocas situaciones de gol, muy trabado y que mostró a Boca más tranquilo por la ventaja de goles.

Para la segunda etapa Ischia debió hacer un cambio obligado, ya que en los últimos minutos del primer tiempo, Dátolo, que venía haciendo un buen partido, sintió una molestia en la parte posterior de su pierna izquierda, y tuvo que ser reemplazado por Álvaro Gonzáles. Los primeros minutos fueron similares a lo que ya se había visto, tigre más adelantado en le campo e intentando vencer a la defensa de Boca, que se mostró bien parada y sin fisuras, mientras que los Xeneizes llegaban esporádicamente con remates de media distacia que siempre encontraban bien parado al arquero rival. A los 17 minutos Cagna decide darle mayor poder ofensivo al equipo, ya que tenía que conseguir dos goles de diferencia y el tiempo se agotaba, y manda a la cancha a Altobelli formando un tridente con Luna, Lázzaro y Altobelli. De a poco Boca salía del fondo y comenzaba a atacar más, sin embargo, a los 22 minutos Matías Gimínez mete un centro al área y Lázzaro aprovecha una mala salida del arquero García para poner el 1 a 0 y dejar al Matador a un tanto de ser campeón. Luego del error del arquero Xeneize, Ischia tomó la desafortunada decisión de sacarlo de la cancha y reemplazarlo por el debutante Ayala. García se fue caminando hacia el banco y pidiíndole explicaciones al tícnico, que intentó justificar su determinación. Despuís del tanto, los de Cagna recibieron un empujón anímico que hizo que comenzaran a presionar bien adelante para intentar llegar al segundo gol. Los de Cagna siguieron atacando y los de Ischia cada vez se preocupaban más por cuidar su arco, aunque sin meterse decididamente en el fondo. Villegas ingresó a los 42 minutos en lugar de Arruabarrena y Tigre pasó a tener cuatro delanteros en el área rival, descuidando el fondo pero que era bien aguantado por el arquero Ardente de gran actuación. A los dos minutos del final Palacio fue expulsado por Pezzotta por exceso verbal y de ese tiro libre que cayó en el área de Boca, Tigre casi llega al segundo gol. El partido terminó y a pesar del esfuerzo de Tigre Boca se consagró campeón.

Los de Cagna hicieron una gran campaña pero no les alcanzó para ser campeones. Sus hinchas demostraron estar orgullosos del equipo y los despidieron con aplausos y una ovación. Tigre tendrá que esperar al menos un torneo más para gritar campeón pero sin duda ha comenzado un camino que ya no se puede desandar.

Fuente: zonanortediario.com.ar