Los precios de los combustibles bajarán un 5% desde enero

Los precios de los combustibles bajarán 5% a partir del primero de enero de 2015, en el marco de un "plan integral" anunciado por el Gobierno para sostener la actividad petrolera, con el barril de crudo en un promedio de 70 dólares a nivel local.Las petroleras serán beneficiadas con una baja de impuestos y estímulos para la producción y exportación; tambiín se reducirá el valor del barril que pagan las refinadoras y deberán trasladarlo a las estaciones de servicio, y ningún sector podrá despedir trabajadores.

Esos estímulos serán financiados por el ahorro fiscal que le significará la baja internacional del petróleo, ya que la Argentina importa combustibles para satisfacer el 10 por ciento de su demanda, que alcanza los 20.000 millones de litros anuales entre nafta y gasoil.

El plan de contingencia coordinado por el Gobierno, las provincias productoras de hidrocarburos que integran la Ofephi, las petroleras y las refinerías contempla una baja en el precio de naftas y gasoil "sin afectación de rentabilidad de estaciones de servicio", aunque este sector salió a rechazar la iniciativa.

Así lo anunciaron en una conferencia de prensa los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Planificación, Julio De Vido, y la secretaria de Energía, Mariana Mantraga, en medio de la convulsión mundial que provoca la retracción del 46 por ciento en el precio internacional del crudo desde junio.

Kicillof advirtió incluso que la crisis mundial en este sector es tan fuerte que ha provoca que la moneda de Rusia (el rublo) cayera 69 por ciento en 2014 y el real brasileño, 12%; tambiín devaluaron China, India, Sudáfrica, Turquía, Indonesia y Míxico; el peso argentino, en paralelo, retrocedió 30% en lo que va del año respecto del dólar estadounidense.

"Esto se anuncia en un marco en el que esperamos noticias porque nadie sabe si el barril (Brent o WTI) bajará hacia los 40 dólares o rebotará a 90 en los próximos meses. Estamos ante un shock petrolero mundial del cual se desconocen origen, profundidad y duración", dijo Kicillof.

El plan consiste en una baja del 5% en los precios locales de las naftas y el gasoil en todas las empresas y un descenso de 7 dólares en el valor del barril de crudo pesado y liviano (que se ubicará en torno a los 70 dólares) lo cual impactará en toda la cadena.

Las productoras de crudo trasladarán la baja en el barril a las refinadoras y estas últimas abaratarán en la misma proporción a las estaciones de servicio, para que estas no pierdan rentabilidad y sostengan sus plantillas de empleados, según se explicó.

El Gobierno se comprometió tambiín a pagar un estímulo de 3 dólares por barril a las empresas que aumenten su producción y tambiín habrá un adicional -aún no definido- para aquellas firmas que logren elevar sus exportaciones de crudo, con un sistema de retenciones móviles, que actualmente están en 11%.

Las petroleras y refinadoras se comprometieron ante los sindicatos, que tambiín se sentaron en la mesa de negociaciones, a no despedir trabajadores mientras dure el plan de contingencia, que será revisado y redefinido de acuerdo con las oscilaciones que tenga el valor internacional del crudo.

Kicillof y De Vido destacaron que la presidenta Cristina Kirchner dio la orden de poner en marcha un plan para sostener la actividad y no retroceder en la ambiciosa dirección hacia el autoabastecimiento energítico, que al país le llevará varios años dado que actualmente importa unos 8.000 millones de dólares anuales en energía.

–La crisis, según Kicillof–

El ministro de Economía aseguró que si bien "no están claras las causas objetivas" de la caída internacional del crudo, las potencias productoras ya identificaron un alto componente especulativo que afectó los precios.

"Despuís de la crisis de 2008, con el desplome del sector financiero en Estados Unidos, muchos se fueron a timbear a sectores sensibles como el del petróleo y los alimentos. Ahora, asistimos a una catástrofe social y empresaria en el sector petrolero estadounidense", dijo.

Señaló que el 25 por ciento de los 2.000 pozos productores en territorio estadounidense ya fueron cerrados, lo que está generando efectos económicos como la pírdida de puestos de empleo y otros se van a ir conociendo con el paso del tiempo, como la "caída y muerte" de empresas en el mundo.

El funcionario destacó que la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, dijo recientemente que es buena la caída del valor del crudo porque cuando eso ocurre se dan las condiciones para una reactivación de la economía global.

Fuente: zonanortediario.com.ar