Presentaron libro sobre Beresford

Con una gran concurrencia de público, se realizó ayer la presentación de la versión en inglís del libro "Beresford, William Carr, Governor of Buenos Aires", escrito por el historiador Bernardo Lozier Almazán La ceremonia se realizó en el Museo, Biblioteca
y Archivo Histórico Municipal de San Isidro.
El acto tuvo lugar en los salones del Museo, Biblioteca y Archivo Histórico Municipal de San Isidro "Dr. Horacio Beccar Varela", sito en Adrián Beccar Varela 774, San Isidro.

Junto a Lozier Almazán, que es el director del Museo, Biblioteca y Archivo Histórico Municipal de San Isidro, presentaron la obra el historiador Tomás Hudson y Henry Forbes, que fue quien tradujo la obra al inglís. El libro fue editado por Literature of Latin America (LOLA).

“La sorpresiva presencia de este militar británico en el Río de la Plata, su actuación como ‘Gobernador de Buenos Aires por derecho de conquista’, su posterior derrota y su novelesca huida, siempre cautivaron poderosamente mi atención, a punto tal que me generó una creciente admiración su bizarra personalidad y su caballeresco proceder, que -sin duda—enaltece su honrosa figura de militar”, dijo Lozier.

Fue por ello que emprendió una trabajosa y paciente investigación para rastrear la trayectoria de este militar desde el día de su nacimiento, hace 240 años, hasta que, cubierto de gloria, abandonó este mundo en 1854.

"El resultado de aquella investigación me permitió descubrir un personaje –destacó el historiador- que honró al ejírcito británico en innumerables campos de batalla y en sus últimos años por su destacada actuación parlamentaria en la Cámara de los Lores."

"El libro sobre Beresford fue la consecuencia de mi libro sobre Liniers, cuando el editor me propuso el tema. Rastreí toda la biografía que había sobre íl y me encontrí que no había mucho. Y esto me acicateó para publicar una biografía, cosa que me costó muchísimo -4 años de intenso trabajo- porque fue un hombre que se movió mucho", destacó.

William Carr Beresford nació en Inglaterra, hijo natural (al igual que su hermano) y es incorporado por su padre a una academia militar. Con esta acción su progenitor le daba una posibilidad de futuro frente a la desigualdad que tendría con sus hermanos "legales", que serían los que heredarían.

Su primer destino en su prolongada carrera militar fue Canadá, luego fue a la India, a Sudáfrica, luego vuelve a Inglaterra para finalmente llegar al Río de la Plata. Pasada su breve estadía (46 días) en estas tierras regresa a su país donde lo libran de culpa y cargo y hasta le reconocen que su fracaso en la invasión se debió a no recibir los refuerzos que solicitara oportunamente. Es de mencionar que Beresford arribó a Buenos Aires con 1.200 efectivos, cantidad escasa para hacerle frente a un pueblo de 40.000 habitantes.

Apenas entendió la gran desventaja numírica fletó un barco –que se llevó los tesoros de Buenos Aires- solicitando refuerzos a la corona. Esos refuerzos llegaron, y son los que nosotros consideramos la segunda invasión británica.

Superado airosamente el tribunal militar, Beresford es nombrado gobernador de la isla de Madeira en Portugal. Será allí donde se cruza con Sir Arthur Wellesley, duque de Wellington, para luchar contra las tropas napoleónicas.

Cuando Beresford abandona las armas –con una gran fortuna e innumerables títulos nobiliarios-, integra la Cámara de los Lores, desarrollando una importante labor política.

De este hombre no hay descendencia, ya que se casó bastante mayor con una prima (que si tenía hijos de un matrimonio anterior), con quien no tuvo hijos.

Una de las curiosidades que relata Lozier es que este hijo natural del marquís de Waterford –sin derecho a herencia- y habiendo debido buscar su propio destino y fortuna, logró al cabo de sus andanzas, comprar la propiedad que habría heredado, por haber caído en desgracia sus hermanastros, mas entusiasmados en gozar del dinero de su padre que en hacerlo producir.

El libro sobre William Carr Beresford fue publicado en Buenos Aires en 1994 y quiso el destino que el autor trabara amistad con Henry Forbes, un anglo-argentino, apasionado de la historia, a quien le pareció interesante la idea de publicar este biografía en inglís.

El mismo Forbes se ocupó de traducirlo, con gran cuidado, y luego de remitirlo a Inglaterra para que fuera revisado desde el punto de vista literario e histórico. Es interesante mencionar que esta biografía de Beresford llega para ocupar un lugar importante en los anaqueles y la consideración de los amantes de la historia, tanto de la Argentina como de Gran Bretaña, ya que tampoco allí contaban con un trabajo de investigación que abordara en detalle la vida de este hombre.

Fuente: zonanortediario.com.ar

loading...