Enrique García y su larga agonía

Desde 2009 se veía venir una derrota de Enrique García en Vicente López, ya en esas elecciones el oficialismo había terminado en el tercer lugar con la lista encabezada por Josí Menoyo; tras 24 años el ciclo del Japonís terminó y el distrito entra en una nueva etapa.No fue sorpresa. A pocos sorprendió el triunfo de Jorge Macri sobre Enrique García en Vicente López. Es que el líder del PRO ya había ganado en las primarias por 23 a 18 puntos, y esa distancia prácticamente se mantuvo en este 38 a 34 final. A lo sumo podemos decir que hubo un alargue, una agonía que duró más de lo que debería haber durado para el jefe comunal más antiguo del conurbano.

No buscamos hacer leña del árbol caído ni mucho menos, pero es necesario explicar por quí un intendente que llegó a tener tanta aceptación entre los vecinos hace unos años hoy se va con una derrota en la última elección de su carrera política.

Hay muchos factores que confluyeron. Un antiperonismo a nivel local muy fuerte que no le perdonó al intendente de origen radical su alianza al kircherismo, una polarización con Jorge Macri, que representaba el cambio luego de 24 años de la misma gestión, una reedición del duelo entre el PRO y el FPV con resultado similar al obtenido en la ciudad de Buenos Aires.

Pero no hay que olvidar al detonante social que significó para esta gestión municipal la mega obra del Vial Costero. Innumerables marchas de vecinos, reclamos de todos los sectores de la sociedad y un Municipio que se negaba a escuchar el reclamo. Represión mediante, casi todos los medios nacionales reflejaron esta situación. Fue así que en 2009 el oficialismo perdía su primer elección, quedando en tercer lugar. Pero el Japonís se negaba a ver la realidad y culpaba a quien encabezó la lista, Josí Menoyo, el problema de relación con la sociedad era mucho mayor.

Así fue tambiín que en esa oportunidad la lista ganadora fue la de Unión Pro, todo un antecedente de lo que se vendría.

Las obras del Vial Costero continuaron, sus relaciones carnales con el gobierno nacional se profundizaron, y el cansancio de Vicente López tambiín.

De esta manera llegaron las elecciones primarias, con un García confiado, que casi no hizo campaña y con un Jorge Macri que salió a copar el distrito con todos los recursos de comunicación que el PRO utiliza como nadie. Y vaya que lo logró. Macri ganó las primarias sacandole 5 puntos al Japonís (23 a 18).

En ese momento, a dos meses de las elecciones generales, se despertó García e intentó recomponer su relación con la sociedad, de la mano de la consultora de Enrique Albistur, y con la ayuda de todo el arco kirchnerista que bajó a sus candidatos (Leo Rial con lista de adhesión del PJ y Julio Ceresa de Nuevo Encuentro). Una campaña maratónica, obras y anuncios diarios, las calles repletas de cartelería, publicidad en la televisión abierta. Nada alcanzó. Si bien en estas elecciones el intendente llegó a los 34 puntos, con lo que casi duplicó su elección en las primarias, Jorge Macri, producto de la polarización y el profundo deseo de un cambio de la sociedad trepó al 38% y se impuso en Vicente López.

Ahora al Japonís solo le quedarán recuerdos, de aquel intendente que supo ser y ya no será. En cuanto al distrito, las expectativas son muchas. Habrá que esperar para ver en acción al PRO al frente del Ejecutivo para juzgar. La realidad marca que desde el Legislativo la oposición será mayoría, por lo que la lógica indica que el gobierno será controlado para que prime la racionalidad. Habrá que esperar.

Fuente: zonanortediario.com.ar