Clausuran y allanan el colegio de Castelar donde investigan abusos

El municipio de Morón clausuró hoy el colegio Juan Bautista Alberdi de la localidad de Castelar, donde se investigan abusos contra niños de 3 y 4 años cometidos en el jardín de infantes de la institución, mientras que la Justicia allanó el establecimiento y la casa del cocinero, acusado de haber cometido esos ilícitos.El colegio fue clausurado por el municipio de Morón y allanado por la Justicia tras una masiva reunión de padres, quienes exigieron la inmediata detención del cocinero, acusado de ser el autor de los abusos.

La clausura se realizó este lunes por la tarde por el intendente de Morón Lucas Ghi ante fallas de seguridad e higiene mientras que la fiscalía tres a cargo de Pablo Galarza ordenó el allanamiento de la institución y de la casa del cocinero, de nombre Luis, donde se secuestró documentación y netbooks, entre otros elementos.

Una asamblea a la que concurrieron unos 150 padres resolvió hoy requerir en la puerta de la fiscalía precisiones de la causa en la que se investigan al menos seis casos de abusos contra niños de entre tres y cuatro años que concurrían al jardín de infantes del colegio privado, perteneciente a la red Vaneduc.

Mauro González, padre de un niño que concurría al establecimiento, dijo a Tílam que "venimos a pedirle al fiscal la inmediata detención de este hombre y que se tomen medidas contra el colegio, pero nos dijeron que primero había que hacerle pericias a los chicos y que declaren en Cámara Gesell ya que si se lo detenía antes de estos procedimientos salía en libertad a las pocas horas".

"Las autoridades del colegio en ningún momento hablaron con nosotros nunca dieron la cara mas allá de lo que salió ante los medios, El cocinero, a quien los chicos se referían como ‘el señor de delantal blanco’ estaba en su casa y la Policía lo tuvo que alojar por pocas horas en la comisaría ante la furia de los padres".

La provincia de Buenos Aires dispuso que mañana no haya clases en el establecimiento hasta que se determinen todas las responsabilidades, al tiempo que la directora del colegio aseguró que permanecerá en el cargo hasta que se aclare la situación tras lo cual "renunciará porque algo falló en la institución".

Nora Pinedo, directora bonaerense de educación de gestión privada, dijo a Tílam que mañana "no habrá clases en el colegio primero para evaluar los daños ocasionados dentro del colegio y segundo para iniciar el presumario a la institución que pondremos a disposición de la Justicia".

"Entendemos la reacción de los padres ante un hecho de esta naturaleza pero nosotros como Estado debemos evaluar que pasó, cuales fueron las causas pedagógicas no atendidas y los avisos que dieron los padres", destacó la funcionaria.

Pinedo aseguró que "más allá del presumario que realizaremos hay una guía que deben seguir todos los docentes ante este tipo de casos" y añadió: "Hay que deslindar la responsabilidades y evaluar la situación por lo que mañana habrá tres inspectoras no sólo viendo los daños sino tomando testimonios a los directores".

"En función de esto evaluaremos si prolongamos o no la falta de dictado de clases", dijo Pinedo quien aseguró que la sanción mayor "pasa por quitarle la habilitacion a la institución para funcionar o intervenir la escuela aunque ahora deberemos actuar en forma coordinada con el municipio de Morón que ya dispuso la clausura".

El caso tomó estado público cuando los padres tomaron conocimiento de la existencia de cuatro denuncias por abuso y todas ellas apuntaban al cocinero.

Los padres irrumpieron el sábado y el domingo en el colegio y exigieron con hechos de violencia respuestas a las autoridades de la escuela, algunas de las cuales debieron irse custodiadas por la Policía sin dar explicaciones.

El intendente de Morón Lucas Ghi, mantuvo hoy una reunión con 150 padres y clausuró la institución por "fallas de seguridad e higiene" al tiempo que los acompañó a la fiscalía, donde los padres exigieron la inmediata detención del cocinero.

El fiscal Pablo Galarza, a cargo de la fiscalía tres, ordenó el allanamiento de la institución donde se secuestró documentación ,mientras que tambiín se allanó la casa del cocinero.

Ghi dijo que "tratamos de contener a los padres en esta difícil situación, hasta ahora son cuatro las denuncias aunque en la reunión surgieron otros testimonios por lo que seguramente serán más los casos".

Indicó además que le pidió a la fiscalía "la ampliación de las medidas y la celeridad en la actuación porque se trata de una situación altamente lesiva para la salud psíquica y física de los niños"

Según relataron los padres, el cocinero aprovechaba la ausencia de la maestra para "bajarle la bombacha" a algunas nenas, a las que "manoseaba" y "besaba en la boca".

Catalina, madre de una alumna del jardín aseguró que “las autoridades del colegio no dan respuesta, no se hacen cargo de nada”, y denunció que “aún no han separado al cocinero de su cargo”.

“Queremos que esto se sepa, que toda la comunidad educativa sepa lo que esta pasando en el colegio”, señaló la mujer.

Fuente: zonanortediario.com.ar