La Policía disparó más de 40 balas de goma a jóvenes que hacían una fiesta en Escobar

Una fiesta en una casa, ruidos molestos denunciados por los vecinos y una presunta pelea entre los asistentes al encuentro culminó con un enfrentamiento entre un grupo de jóvenes y efectivos de la policía bonaerense que efectuaron varios disparos con balas de goma que alcanzaron a los adolescentes.

Los hechos se dieron en el interior de una casa situada sobre la calle Nigromante al 400, entre Los Tilos y Los Aromos en Loma Verde, partido de Escobar, cerca de las seis de la mañana del domingo, luego de que vecinos denunciaran ruidos molestos y un enfrentamiento entre los asistentes a la fiesta, que eran entre 30 y 40 personas.

En ese contexto, según las versiones preliminares, llegó la policía a quien le habrían arrojado piedras. Lo que siguió fue que el grupo de uniformados comenzó a efectuar disparos con balas de goma. “Le quisieron quitar una de las escopetas a los policías, por eso es que ellos comenzaron a disparar al suelo, como establece el protocolo. Pero no le apuntaron a los chicos”, dijo una fuente oficial a este medio.

Sin embargo, los chicos agredidos aseguraron que los disparos fueron a quemarropa y, como se ve en las imágenes, uno de ellos recibió un impacto cerca del ojo derecho por lo que fue trasladado a un centro de salud porteño donde permanece en observación, según publicó el medio local El día de Escobar.

“Me tiró de frente, a unos seis metros de distancia, sin dar la voz de alto, ni nada. Sentí el impacto de una, fueron segundos”, le dijo al medio local Joaquín González de 18 años y agregó: “Me metí a la casa agarrándome la cara, porque me sangraba mucho. Me fui hasta el fondo y ahí me encontré con dos oficiales, que me pidieron que me tire al piso. Yo lo hice, pero igualmente me seguían gritando y diciendo de todo. Yo les pedía por favor que llamen una ambulancia, que estaba perdiendo mucha sangre, y uno de ellos me pateó la cabeza y me dijo que me calle la boca. Después vino otro y me pateó también”.

Así quedó uno de los jóvenes heridos

Por su parte, fuentes municipales, dijeron a este medio: “Nos juntamos con la familia, los escuchamos. También a los vecinos de la zona a qué denunciaron los disturbios y el descontrol que hubo en la fiesta. Además, pedimos que se vea el accionar interno de la policía y estamos colaborando con la fiscalía en todo lo que podamos aportar para la investigación”.

Tras el enfrentamiento el saldo de jóvenes heridos llegó a 11. Además, se recogieron más de 40 cartuchos de balas de goma en la zona. En tanto, la investigación sobre el accionar policial y lo que sucedió a la madrugada quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción de Delitos Complejos de Zárate-Campana, a cargo del fiscal Martín Zocca. A su vez, tomó intervención la Dirección de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar / La Nación)